10 beneficios del deporte en niños

Artículo publicado el 23 de Septiembre de 2016
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 23 de Septiembre de 2016

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Permitir que los niños/jóvenes participen activamente en deportes es una manera fantástica de explotar y desarrollar habilidades para toda la vida. 

Los deportes no sólo juegan un papel importante cómo ejercicio, sino que promueven el desarrollo cognitivo y emocional. Es bien sabido que los niños que participan en deportes son menos propensos a dejar la escuela, consumo de drogas, etc. Mientras que sobresalen en el rendimiento académico y la sociabilidad. A continuación, desde zapatillas new balance baratas, os presentamos los 10 mejores beneficios del deporte para la salud de nuestros jóvenes.

  • Desarrollo físico: Los niños que participan en deportes desarrollan músculos y huesos más fuertes, por lo que es menos probable que se sufran lesiones físicas. Un estudio realizado en Nueva Zelanda sugiere que participar en algún tipo de deporte antes y durante la pubertad ayuda a alcanzar la masa ósea máxima, lo que permite desarrollar músculos y huesos más fuertes que serán la base para el crecimiento futuro.

  • Control de peso: Varios estudios han demostrado que la obesidad infantil es un problema creciente en nuestra sociedad. La práctica de deportes, sin embargo, mantiene a los niños activos y ayuda en la lucha a combatir la obesidad infantil. Si el niño tiene un peso controlado, será más feliz y disminuirá el riesgo de enfermedades cardíacas o diabetes.

  • Mejora la resistencia: La participación en el deporte mejora la resistencia cardiovascular, por lo que disminuye el riesgo de enfermedades de corazón, que es la enfermedad número uno en mortalidad, llevándose 800.000 vidas al año aproximadamente. Con la mejora de la resistencia se mantendrá su corazón sano.

  • Construye el carácter: La práctica de deportes a una edad temprana permite a los niños participar en interacciones sociales y desarrollar habilidades como el trabajo en equipo, el liderazgo y la responsabilidad. Esto hará que el niño desarrollará y practicará diferentes habilidades mentales y morales que podrán trasladar a su entorno en la escuela y en el hogar.

  • Aumenta la autoestima: Ser parte de un equipo con objetivos similares hace que se incremente su autoestima. Hay numerosos estudios que apoyan el impacto del deporte en la autoestima. De hecho, un estudio suizo encontró que los adolescentes que participan en equipos deportivos veían su imagen corporal y su salud de manera positiva.

  • Refuerza la perseverancia: Los atletas se colocan a menudo en situaciones adversas. Durante estos momentos de alta presión, los niños aprenden a perseverar a través de estos desafíos y aprenderá a adaptarse rápidamente. La práctica de la perseverancia a una edad temprana dará lugar a mejorar la habilidad de afrontar situaciones, pensamiento crítico y otras habilidades que se podrán aplicar en la vida cuando se encuentre con desafíos más grandes.

  • Desarrollar habilidades de trabajo en equipo: El trabajo en equipo es una habilidad que va a trabajar durante casi toda su vida, por lo que es importante aprender los conceptos básicos. Los deportes ofrecen a los niños lecciones importantes en la dinámica del equipo. Todos deben trabajar juntos para lograr sus objetivos y que sean ellos mismos quienes se den cuenta de las fortalezas y debilidades, cómo equipo para decidir lo que les puede funcionar mejor cómo estrategia.

  • Disciplina: Practicar un deporte requiere una disciplina en los aspectos tácticos, mentales y físicos. Para tener éxito en el deporte se debe tener dominio de uno mismo, comportarse de manera controlada y precisa. Una buena disciplina se le presentará en diferentes situaciones en la vida y deberá ser capaz de alcanzar sus objetivos y alcanzar su máximo potencial.

  • Promueve la competencia sana: Mientras que a los detractores les gusta afirmar que los deportes juveniles se están volviendo demasiado competitivos, es inevitable que a medida que crecen, los niños se enfrentarán a competencia en la escuela porque lo que deben aprender a interactuar en entornos competitivos. Participar en deportes es un buen método para enseñar a los jóvenes el espíritu deportivo y que hagan su mayor esfuerzo ya que dará lugar a grandes resultados.

  • Proporciona una guía: Los niños necesitan un referente adulto que les oriente en la toma de decisiones. Mientras que los padres y tutores son los mentores en última instancia, participar e involucrarse dentro de las actividades nuestros hijos es una buena manera de activar una relación saludable con él. De hecho, un estudio demuestra que los padres o tutores que se involucran en actividades deportivas de sus hijos, los niños son un 52% menos propensos a faltar a la escuela y un 46% menos propensos a consumir drogas.