1989: el comienzo de una nueva era

Artículo publicado el 4 de Noviembre de 2014
Artículo publicado el 4 de Noviembre de 2014

Hace 10 años Polonia y otros países excomunistas se unieron a la Unión Europea y hace 25 años que cayó el Telón de Acero. Estos datos nos llevan a una profunda reflexión del difícil camino que Polonia ha tenido que recorrer y de la compleja historia de Europa Central y del Este.

Érase una vez... la historia comienza en 1989, cuando la Unión Soviética se desmoronaba como una pirámide de naipes, dejando libres a sus países satélite. Por primera vez en décadas, países como Polonia (la antiguamente llamada República Popular de Polonia) podían ir a dónde quisieran, especialmente hacia la libertad. Estos países progresaron, renaciendo de las cenizas de sus pasados comunistas, y se convirtieron en naciones independientes y fuertes en su región.

Presenciar la danse macabre comunista

La historia comienza en 1989, pero no para mí. Mi generación no sufrió bajo el mando comunista. Yo nací años y medio después de aquel crucial junio de 1989. Por eso me apoyo en los recuerdos de quienes tuvieron la mala suerte de vivir la danse macabre comunista mientras estudiaban o estaban en la escuela: mis padres, mi familia y mis amigos. La era comunista está grabada a fuego en los recuerdos de los jóvenes de los años 80 90, ya que fueron ellos los que pudieron presenciar desde primer fila la floreciente libertad. Fueron testigo de la transición del comunismo a la democracia.

Me siento afortunado de no haber tenido que vivir en la Polonia comunista cuando oigo a mi madre contar sus experiencias y las de sus amigos, intentando escapar del ZOMO (la policía paramilitar) o participando en manifestaciones ilegales y disturbios antigubernamentales. Por otro lado, todos cuentan también haber sentido una felicidad inimaginable en 1989, viendo cómo Polonia se alejaba poco a poco de la sombra comunista, realizando sus primeros viajes al extranjero sin que sospechasen que intentarían inmigrar. Sé que nunca viviré emociones tan extremas precisamente porque nací en un país libre.

Cuando se acabó la euforia por la recién conseguida libertad la gente se dio cuenta de que casi nada había cambiado y ahora tenían un largo y duro camino por delante, en busca de un futuro mejor. Sin embargo, las verjas en calles oscuras y los patios ya no les recordaban a sangrientas milicias ciudadanas o a el UB (servicio secreto comunista). Ahora eran áreas de juego para una nueva generación. Y yo soy un orgulloso miembro de esa generación.

Más allá del Telón: 25 años de fronteras abiertas

Hace 25 años cayó el Telón de Acero. Hace 10 años, 8 países excomunistas se unieron a la UE. ¿Pero qué sabemos de nuestros vecinos más allá de la frontera? ¡Envía tu artículo a berlin@cafebabel.com y forma parte del equipo!