1989: Mis recuerdos sobre los últimos días del Telón de Acero

Artículo publicado el 4 de Noviembre de 2014
Artículo publicado el 4 de Noviembre de 2014

Ahora soy consciente de lo importante que fue el año 1989 para mi vida y la historia del mundo entero. Pero por entonces no podía ni imaginarme los cambios trascendentales que se estaban llevando a cabo.

No es de extrañar que con nueve años no me interesase la política. A nadie de mi familia le interesaba. La primera vez que me di cuenta de que estaba pasando algo fuera de lo normal fue durante una celebración familiar (tenemos 3 cumpleaños entre finales de noviembre y principios de diciembre). Nuestro televisor en blanco y negro mostraba las enormes manifestaciones que se sucedían pero no recuerdo que nadie le prestase atención. Gente mal vestida pronunciando largos discursos. ¿Qué más daba?

Buenos comunistas y malos comunistas

Todo cambió cuando quitaron el retrato del presidente checoslovaco Gustáv Husák de la pared de nuestra clase en la escuela. Esa foto era casi parte del inventario. Llevaba 14 años en el poder y la mayoría pensaba que allí seguiría durante toda su vida.

Las siguientes semanas fueron muy agitadas. Algunos profesores nos advertían contra la histeria anticomunista, intentando hacernos ver que había "comunistas buenos" y "comunistas malos", y que no debíamos insultar o agredir a los niños con padres comunistas. Pero esto no era lo más importante.

Lo que mejor recuerdo es que fue entonces cuando empecé a dudar de lo que los adultos decían y hacían. Los profesores admitieron que lo que nos habían contado sobre nuestra historia hacía solo unas semanas no era verdad, o al menos no del todo.

¡Václav Havel presidente!

Era difícil procesar todo esto con tan solo nueve años. ¿A quién podía creer cuando hasta los profesores mentían? Con el tiempo aprendí que no fue solo culpa suya. Muchos de ellos crecieron durante el régimen comunista que ahora se estaba colapsando, y con una rápidez increíble. Por suerte, aunque las semanas entre mediados de noviembre hasta el final de 1989 fueron frenéticas, el exdisidente Václav Havel fue elegido presidente y no hubo ningún muerto. Un caso diferente fue el de Rumanía, donde corrían ríos de sangre por las calles y Nicolae Ceaușescu fue ejecutado por sus crímenes en un juicio irregular y arbitrario.

Más allá del Telón: 25 años de fronteras abiertas

Hace 25 años cayó el Telón de Acero. Hace 10 años, 8 países excomunistas se unieron a la UE. ¿Pero qué sabemos de nuestros vecinos más allá de la frontera? ¡Envía tu artículo a berlin@cafebabel.com y forma parte del equipo!