2 de cada 5 europeos, deprimidos: “antes hubiesen intentado aguantar”

Artículo publicado el 25 de Abril de 2012
Artículo publicado el 25 de Abril de 2012
El 38% de los europeos sufre alguna enfermedad mental y pocos son tratados a tiempo. En 2005, esta cifra todavía se situaba en un 27%, según los resultados del último estudio paneuropeo para enfermedades mentales de la revista European Neuropsychopharmacology, que se basa en datos de 30 países. ¿Está la Europa de hoy más deprimida? ¿Tenemos los europeos más tendencia a estarlo?
El Profesor Frank Jacobi, de la Escuela Superior de Psicología de Berlín (PHB), que ha participado en dicho estudio, busca, sobre todo, una cosa: ¡desdramatizar!

cafebabel.com: Profesor Jacobi, ¿es el panorama más soleado en el sur de Europa?

Frank Jacobi: Hemos tratado de evitar comparaciones regionales del tipo "los escandinavos están más deprimidos que los españoles". Las diferencias presentadas en el estudio de los diversos países quizás se puedan explicar por las distintas formas de proceder, pero menos por diferencias reales en cuanto a trastornos mentales, como el miedo o la depresión. No hemos encontrado indicios de que existan claras diferencias en la prevalencia de los diferentes países. Por supuesto, hay excepciones. Como, por ejemplo, en el trastorno adictivo, como el alcohol. En el este y norte de Europa aparecen claramente cifras más elevadas que en el sur u oeste de Europa.

cafebabel.com:Dinamarca es el país más feliz del mundo y el índice de suicidio más elevado lo tiene Lituania: ¿Se puede establecer la depresión también a través de estos estudios?

Frank Jacobi: Barómetros de felicidad o estudios de satisfacción de este tipo que se establecen a través de cuestionarios se centran en otras cuestiones. Por ello, puede ser que existan diferencias temperamentales específicas entre los diversos países. Pero hemos analizado trastornos mentales en el sentido de la clasificación internacional de enfermedades. Cuando no solo se habla de cambios de humor, sino de verdaderos diagnósticos, casi no hay diferencias. Por lo que respecta al índice de suicidio, efectivamente hay diferencias regionales significativas, para las que hasta el momento no se han encontrado ninguna explicación. Pero, en este sentido, hay que señalar también que el índice de suicidio en Europa ha retrocedido continuamente en las últimas décadas.

cafebabel.com: Un retroceso general del índice de suicidio... ¿no se contradice esto con los resultados del estudio?

Frank Jacobi: Nuestro estudio no habla de un aumento drástico en los trastornos mentales en Europa. Simplemente éstos están más en el foco de atención y son reconocidos antes. La gente hoy en día acude antes al medico por ello y obtiene un diagnostico. Las cifras de tratamiento, diagnóstico y bajas por enfermedad han aumentado considerablemente en los últimos años, sin que se pueda afirmar que los trastornos mentales hayan aumentado en general.

cafebabel.com: Por lo tanto, ¿Europa hoy no está más deprimida que hace 30 años?

Frank Jacobi: No, no existen indicios de que haya habido un aumento significativo en enfermedades mentales. Pero hoy tenemos claro la carga de enfermedad que supone este trastorno, lo que en muchos de los casos produce daños a largo plazo y elevados costes.

cafebabel.com: Sin embargo, el 38% de los europeos tiene alguna enfermedad mental: ¿Existe para ello alguna causa concreta?

Frank Jacobi: Debemos tener cuidado y no calificar precipitadamente tendencias sociales actuales, como por ejemplo la inseguridad en el mundo financiero, las incertidumbres de futuro o el desempleo, como la causa de un trastorno mental. Esto es demasiado dramático. Por un lado, hay que tener cierta predisposición y, por el otro, por regla general siempre debe aparecer un cúmulo de circunstancias para que alguien desarrolle un trastorno mental. Cada época tiene individuos con predisposición que por un estrés determinado reaccionan con un trastorno mental. Hoy estas son reconocidos antes. Seguramente en África encontraríamos una carga de enfermedad menor a causa de trastornos mentales, puesto que allí tienen mayor importancia enfermedades de transmisión.

cafebabel.com: Por lo tanto, ¿son las enfermedades mentales fruto de una sociedad postmoderna evolucionada?

Frank Jacobi: Se podría decir que en nuestra sociedad moderna simplemente juegan un papel más importante. En las ramas laborales actuales una enfermedad mental es antes un factor de interferencia. En el ámbito de la comunicación o en trabajos emocionales con personas, estas enfermedades son un factor de interferencia mayor. Las bajas por enfermedad también son más frecuentes que hace solo 30 años, cuando básicamente se trabajaba en la cadena de montaje o en trabajos corporales. En nuestro nuevo concepto laboral los trastornos mentales son más relevantes.

cafebabel.com: ¿Existen diferencias generacionales?

Frank Jacobi: Los trastornos mentales aparecen en todas las generaciones, pertenecen a la vida. Sin embargo, los espectros diagnósticos pueden variar. Muchos trastornos de ansiedad empiezan muy pronto en la adolescencia, algunos miedos generalizados o depresiones aparecen más tarde en la vida. Pero también son importantes los llamados efectos cohorte. Esto significa que los jóvenes están más abiertos ante dichos trastornos mentales, la misma generación hace 40 años, sin embargo, no se planteaba estas cosas y quizá hubiesen intentado aguantar.

cafebabel.com: ¿Cuál es la causa de que nuestra generación aguante menos?

Frank Jacobi: El saber sobre trastornos mentales ha aumentado, la estigmatización ha retrocedido. Hoy en día se sabe más sobre el espectro de las enfermedades mentales, antiguamente estos eran simplemente locos. Entonces, se pensaba enseguida en la esquizofrenia y solo se tenían algunas imágenes en la cabeza. En conclusión, quizá también se pueda decir que hoy en día en entrevistas diagnósticas, por ejemplo, los hombres reconocerían que hasta el momento han sufrido síntomas de ansiedad o cambios de humor.

Fotos: portada (cc)♥KatB Photography♥; FJ ©TU Dresden; depression (cc) peterm2000/ todas cortesía de  Flickr