2011: El año del cine búlgaro

Artículo publicado el 7 de Diciembre de 2011
Artículo publicado el 7 de Diciembre de 2011
El cine búlgaro es un éxito: dos películas que compiten en el Festival de Cannes, siete películas apoyadas por el Centro Nacional de Cinematografía de Bulgaria y numerosos estrenos; incluso llega más allá de la frontera búlgara. Deseamos que en 2012 continúe con éste éxito.

Dos películas en Cannes 2011 y un premio

Desde el año 1990, el cine búlgaro no volvió a aparecer en los medios de comunicación del Festival de Cannes, en el que compiten dos películas: The Island de Kamen Kalev en la “Quincena de los Realizadores” y Avé de Konstantin Bojanov en la “Semana de la Crítica”. La producción cinematógrafica Love.net de Iliyan Djevelekov se presentó al mercado y el primer cortometraje de Doroteya Droumeva, titulado Der Brief (The letter), recibió el primer premio de la asociación Cinéfondation el 21 de mayo de 2011.

The Island se rodó una gran parte en Bulgaria y en Francia, y se podría considerar la película europea por excelencia. El realizador búlgaro Kamen Kalev escogió como actores principales a la francesa Laëtitia Casta y al finés Thure Lindhart. La película narra la historia de una pareja que llega a una pequeña isla búlgara, frente a la costa del Mar Negro, donde desconectan de la vida cotidiana y del resto del mundo. ¿O se desconectan de ellos mismos?

Kalev, muy popular en Bulgaria, ya pisó Cannes en 2009 con Eastern Plays, seleccionada para la "Quincena de los Realizadores". Narra la historia de dos hermanos que viven en la periferia de Sofía, cada uno con sus problemas: uno de ellos, artista, metido en la droga; el otro, sigue el extremismo. El primero de ellos estaba interpretado por Christo Christov, cuyo personaje es una visión de su propia vida, ya que era dependiente de la droga y murió durante el rodaje. Ovanes Torosyan personifica al segundo hermano y refleja una cierta juventud decepcionada, personaje muy frecuente en el cine búlgaro actual. Aparece también en Avé, donde tiene el papel principal junto a Anjela Nedyalkova. Ambos interpretan a dos jóvenes que realizan un road-trip a través de Bulgaria.

La juventud y el amor en el punto de mira

El tema de la juventud aparece en docenas de películas búlgaras como Podslon (Abrigo) de Dragomir Cholev,Ketsove (Sneakers) de Ivan Vladimirov y Valeri Yordanov, Lora ot sutrin do vecher (Lora from morning till evening en inglés) de Dimitar Kotsev, y Tilt de los hermanos Chouchkov. Ésta última narra la historia de amor de dos jóvenes, Stash (Yavor Baharov) y Becky (Radina Kardjilova), del mismo grupo de amigos que sueñan con abrir su propio bar. Separados por acontecimientos trágicos debido a la caída del muro de Berlín y a los cambios políticos presentes en toda Europa, ambos se encontrarán en condiciones difíciles en las que deberán luchar por su amor.

Como la película anterior, el tema del amor aparece también en Love.net, producción que presenta una serie de historias paralelas de personajes que intentan cambiar sus vidas a través de Internet o divertirse en la red. Trata sobre el amor en todas sus formas: el amor místico e inevitable o el amor superficial, incluso el amor virtual a primera vista.

Aparte de la temática de la juventud, el cine búlgaro también plasma el propio pasado del país en películas como Tilt o Stypki v pyasyka (Footsteps in the sand). Ésta última, dirigida por Ivaylo Hristov, es una tragicomedia protagonizada por Ivan Barney sobre el cambio de régimen político en Bulgaria.

Dificultades en la producción y la distribución

Tanto éxito hace aparecer en las pantallas de Bulgaria una buena docena de películas en 2011. Sin embargo, detrás del éxito están los problemas, ya que el cine búlgaro tiene grandes problemas financieros. El Centro Nacional de Cinematografía de Bulgaria sólo financió la producción de 7 películas en 2011, en comparación con las 28 películas financiadas en 2010. Por ello, se espera que el cine búlgaro trabaje con otros países europeos, como en el caso de Eastern Playsk y de The Island (ambas coproducidas con Suecia). Otra película, coproducida con Eslovenia, Alemania y Hungría, es Svetat e golyam i spasenie debne otvsyakade (The World is big and salvation lurks around the corner en inglés) de Stefan Komandarev. Ésta última ha recorrido festivales del mundo entero. El acuerdo de coproducción franco-búlgaro, firmado el 22 de septiembre de 2011 en París por el Ministro de Cultura francés, Frédéric Mitterand, y su homólogo búlgaro, Vejdi Rachidov, permitirá ayudar con una parte de la financiación de la producción.

Otro problema al que se enfrenta el cine búlgaro es la escasa distribución de sus películas. En la capital búlgara tan sólo existen tres cines que programen regularmente películas europeas, incluidas las búlgaras. En otras ciudades, la presencia de cines de arte y ensayo es extraña. Así, las películas producidas tienen un camino repleto de obstáculos.

A pesar de los problemas y dificultades, el cine búlgaro no se rinde y sigue produciendo películas de gran calidad, repletas de interrogaciones sobre el pasado y el presente y es de esperar que su futuro sea cada vez más brillante.

Foto: portada © http://www.themovielove.net/ ; vídeo (cc)youtube