4x4: ¡A la retaguardia!

Artículo publicado el 15 de Abril de 2008
Artículo publicado el 15 de Abril de 2008
Para denunciar un estilo de vida que les parece escandaloso, las ecoguerrillas desinflan los neumáticos de los 4x4 cuando la noche cae sobre muchas ciudades europeas, como en Lyon.

El ciudadano de los últimos decenios, queriendo acabar con la sombría trinidad del metro – trabajo – dormir’, afronta desde ahora la jungla urbana como un verdadero aventurero, al volante de su rutilante 4x4… Señas particulares de este tipo de vehículo: su poderoso motor y sus ruedas con tracción que ofrecen una mejor adherencia al suelo, sobre todo sobre un suelo irregular. Solo que, ya ves, contaminan más.

Según la Ademe, la Agencia francesa del medio ambiente y de control de la energía, un 4x4 consume un 33% más que un coche clásico. Ahora bien, Francia se beneficia de una de las mejores redes viarias del mundo, por lo tanto, cabría preguntarse si los baches presentes en las carreteras galas justifican el consumo extra de estos vehículos. Ante tales paradojas, desde el principio de la presente década, la revuelta ruge en Europa.

Neumáticos europeos desinflados

Les Dégonflés en Francia(chris_lori/flickr)

Se llaman Les dégonflés (los desinflados) en Francia, les flagadas en Bélgica, The indians of the concrete jungle en Suecia… A todos les mueve el mismo objetivo: hacer tomar consciencia del contrasentido ecológico del 4x4 en la ciudad. Para hacerlo, esperan que caiga la noche sobre los barrios buenos –donde se encuentran más 4x4 y las calles son más tranquilas– para atacar. Este Cherokee no escapará a los justicieros enmascarados. Ni este Land Rover, ni sus compañeros, sobre los que echan su zarpa: un mensaje cáustico a la atención del propietario que, por la mañana, encontrará sus neumáticos secos.

Jérémie ha conocido bien a los desinfladores de Lyon. Él explica el paso de estos comandos del desinfle: “¡El 4x4 no es más que un sustituto del pene! Es un coche que consume mucho pero que no es más que un producto de lujo, un accesorio, un privilegio para la población contenta que no aporta nada en la ciudad. Podríamos contentarnos con un coche más pequeño y más ecológico”, explica Jérémie. Para los desinfladores, el 4x4 es sobre todo el símbolo de un cierto estilo de vida a denunciar.

¿Cómo se organizan estos grupos de acción alternativos? “Todo es oral, organizamos las citas como se hace para ir al cine. Después hay que elegir una calle larga donde no haya mucho tránsito y algunos vigilan mientras que otros desenroscan las válvulas…” El objetivo es provocar, al final, el debate sobre el lugar de los coches en la ciudad: “Gracias a las acciones destacadas, tendemos a introducir el tema de la ecología en las discusiones familiares… ¡Han bastado una decena de 4 x 4 desinflados en Lyon para que los medios hablen de ello!”, continúa Jérémie.

Leyenda urbana y ecológica

Acciones de Les Dégonflés en las calles de París(chris_lori/flickr)

Además, una sobremediatización ha engendrado también la mitificación de las ecoguerrillas. Del lado de los propietarios de 4 x 4, se ha creado una verdadera paranoia. Y del lado de los ecologistas, los desinflados salvajes por simpatía al movimiento, se propagan por aquí y por allá. Incluso si el movimiento no está verdaderamente activo en Lyon, su espíritu sobrevive a través de una especie de leyenda urbana y una preocupación ecológica siempre presente.

Si al principio el desinflado no era castigado por la ley, después de la inquietud generada por las acciones de liberación de oxígeno, la justicia ha cambiado de chaqueta y distribuye desde ahora multas a los desinfladores. Una realidad que ha frenado el movimiento de Lyon. Jérémie se muestra más comedido: “de todas maneras, el movimiento se hubiera frenado solo. Este tipo de movimiento ecológico no para jamás, pero cambia a menudo de modos de acción”. El joven ecologista subraya también el vínculo entre todas las acciones de desobediencia civil: Despiezadores(contra publicidades gigantes en las ciudades), los Apagadores de neón o incluso los pintores de carril bicis (¡El 10% de los carril bicis lioneses son obra suya!). Objetivos diferentes para un mensaje común: la denuncia de una sociedad que consume por encima de sus posibilidades y contamina sin preocuparse…

Los propietarios de 4x4 afirman en cuanto a ellos, que no contaminan más que un coche viejo y niegan, por tanto, toda polución engendrada por la propia fabricación de su coche. La lucha contra su mala fe no ha terminado, pero el principio de un cambio es difícil aceptar en nuestra sociedad: sopesar las consecuencias de nuestras adquisiciones, 4x4 u otras, y disminuir nuestras necesidades. Una nueva idea de progreso a meditar.

El autor es miembro de la redacción de Cafebabel.com en Lyon