A Bruselas para poner cara a los desahucios

Artículo publicado el 25 de Septiembre de 2013
Artículo publicado el 25 de Septiembre de 2013

Un grupo de 7 españoles viaja a pie desde Córdoba hasta Bruselas para pedir al Parlamento Europeo una Ley que asegure el derecho a una vivienda digna a los ciudadanos. 2.600 kilómetros para concienciar a todo el que tenga unos minutos para charlar con ellos y conozca sus dramas personales. En su paso por París compartimos sus días en la capital francesa.

Antonio, Nazareth, Ana Belén...son sólo alguno de los nombres de los españoles que salieron desde Córdoba, en Andalucía, un 1 de julio. 3 meses después llegaron a Bruselas para protestar contra su situación, para pedir una ley que regule el acceso a una vivienda digna, para frenar el drama de los desahucios, en un país, España, que sólo hasta abril de 2013 llevaba 19.468 expulsiones, 216 cada día. 216 familias en la calle cada 24 horas. Se estima que en todo el año 2012 en España se produjeron 198.116 desahucios. Mujeres, hombres, niños, de todas las profesiones y procedencias, piensen en el drama y una política que parece mirar a otro lado. 

El viaje lo hacen no en su nombre, sino en el de una asociación, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) que consiguió más de 1.500.000 firmas de apoyo para intentar cambiar la ley hipotecaria en España, aunque el Gobierno hizo oídos sordos, y que recientemente recibió el Premio Ciudadano Europeo 2013 de parte del Parlamento Europeo por su "labor en la defensa de los derechos humanos y los valores europeos en un ámbito europeo y transnacional". Lo que para el Gobierno español son actos terroristas, para Europa representan los valores más altos del Ser Humano, curioso. 

A su paso por París pudimos pasar unos días con ellos, en el edificio ocupado en el que vivieron, junto a personas que en la capital de Francia tampoco pueden pagarse una vivieda digna. "El problema es general, no sólo español", a falta de menos de un año para las elecciones al Parlamento Europeo, esperan encontrar en las instituciones europeas una respuesta. Sus camisetas son del color verde, el color de su asociación, el color de la esperanza. 

Fotogalería por Alexander Damiano Ricci