Acuerdo sobre el gasoducto: ¿Hacia una Unión Energética?

Artículo publicado el 25 de Mayo de 2016
Artículo publicado el 25 de Mayo de 2016

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Por primera vez, Polonia y los Países Bálticos firmaron un acuerdo histórico para construir un gasoducto como parte del esfuerzo por detener el dominio energético de Rusia en la región. Fue celebrado como un paso importante hacia la Unión Energética anunciada por Juncker al asumir el liderazgo de la Comisión.

El Presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, atestiguó la adopción del gran acuerdo sobre el IGPL (Interconector de Gas Polonia-Lituania) entre los dirigentes de Lituania, Latvia, Estonia y Polonia. “Hoy hemos hecho mucho más que acabar con el aislamiento energético de los Países Bálticos. Hemos llevado juntos la región hacia delante. Hoy hemos acordado la infraestructura europea que nos unirá, en lugar de dividirnos.”, declaró Juncker. Y según la Primera Ministra polaca Ewa Kopacz, “No exagero al decir que este es un momento histórico. Polonia ha conseguido una muy importante meta estratégica. Tenemos independencia en materia de gas”, dijo ella. Sin embargo, el panorama no parece tan brillante para Polonia como podría parecer. Según el South Front, Qatar, el único suministrador hasta la fecha, es parte del contrato según el cual el precio que Polonia pagará es mucho más alto que el precio anteriormente pagado por Rusia. “El precio del gas de Qatar es 2.5 veces más alto que el ofrecido por Rusia – 700 y 625 dólares por mil metros cúbicos, respectivamente, según la analista de “Alpari”, Anna Kokoreva, nos comunicó”, informaba el South Front. Sin embargo, Moscú verá su esfera de influencia significativamente reducida en las regiones de Europa del Este, y su capacidad de utilizar el gas natural como una herramienta política será anulada.

Según el Financial Times, en términos prácticos, las obras de la infraestructura comenzarán el próximo año y su conclusión se espera para 2019. El gasoducto IGPL, de 534 km de longitud, se prolongará desde Rembelszczyzna, en Polonia, hasta Jauniunai, en Lituania. La capacidad anual del gasoducto se estima en 2.5 billones de metros cúbicos, posiblemente aumentando hasta 4 billones. Su costo total es de 558 millones de euros, los cuales serán financiados por los Países Bálticos e inversión privada junto con la contribución de la Comisión, bajo el Instrumento de Interconexión para Europa

Antecedentes Políticos

Un elemento crucial para el plan de la Unión Energética de la UE es reducir la dependencia de los combustibles fósiles y disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero. Sin embargo, las políticas nacionales descoordinadas siguen siendo un obstáculo para la integración real al mercado. Establecidas bajo el Marco sobre el Clima y la Energía para 2030, la Unión Energética está basada en tres pilares principales: seguridad del suministro, sostenibilidad y competitividad. La UE importa el 53% de la energía que consume, lo que incrementa la preocupación sobre la seguridad del suministro. Después de la anexión de Crimea a Rusia, la UE impuso sanciones a Moscú, con éste intimidando a los países centroeuropeos más pequeños utilizando sus reservas de gas como baza. En mayo, los dirigentes y representantes en materia de Energía de la UE continuaron con la búsqueda de posibles nuevos suministradores, explorando nuevas regiones de suministro de combustibles, pero hasta el momento no se ha alcanzado ningún acuerdo. El pasado septiembre, el Miembro del Parlamento Europeo, Gianluca Buonnano, presentó una propuesta de resolución tras el acuerdo entre Ucrania y Rusia sobre el suministro de gas. En la declaración oficial, Buonnano instó a la UE a retirar las sanciones a Rusia, calificándolas de “error estratégico”, teniendo en cuenta el cuasimonopolio de Rusia sobre las reservas energéticas. Moscú, a su vez, presuntamente ha firmado un acuerdo de gas con Paquistán, un gasoducto de 1100 km con una capacidad anual de 12.4 billones de metros cúbicos, para conectar las plantas de gas natural licuado (GNL) de la ciudad paquistaní de Karachi. “La construcción del gasoducto Norte-Sur va a llevar la cooperación económica entre Rusia y Paquistán a un nuevo nivel”, dijo el Ministro de Energía de Rusia Aleksandr Novak. Sin embargo, se avecinan malas noticias para los consumidores, debido a la subida en las tarifas de gas asegurada por el FMI

El GNL es una de las principales alternativas a las importaciones rusas a través de gasoducto, y de acuerdo con POLITICO, la mayor parte de las importaciones de GNL proceden de Qatar, Argelia y Nigeria. No obstante, nuevas oportunidades podrían aparecer en el horizonte, después de que ENI, la multinacional de petróleo y gas, haya descubierto un yacimiento marítimo de gas gigantesco en Egipto, el que parece ser la reserva más grande jamás encontrada en el Mediterráneo. 

¿Un futuro prometedor pero incierto?

Los Países Bálticos, antiguas Repúblicas Soviéticas hasta el principio de los años 90, son muy vulnerables a las interrupciones de suministro, por tanto, la diversificación de fuentes de energía lejos de Rusia se ha convertido en un elemento vital para los planes de seguridad nacional de cada uno de estos países. Con el acuerdo sellado, los dirigentes europeos creen que un mercado energético integrado está un paso más cerca, esperando llegar a una mayor eficiencia del mercado y a producir precios asequibles para los consumidores. Si bien algunas reacciones se mantienen aún escépticas sobre esta operación política y económica, la construcción de varios gasoductos interconectores entre Polonia y los Países Bálticos permitirá seguir promoviendo su influencia sobre Rusia, aunque no podemos prever lo que las consecuencias a largo plazo de esta inversión supondrán para Polonia y los Países Bálticos