Adiós a Messenger: “morenika_19” y “er_nano_xulo” se quedan sin “@hotmail.com”

Artículo publicado el 8 de Marzo de 2013
Artículo publicado el 8 de Marzo de 2013
El 15 de marzo Windows Live Messenger será retirado en favor de su hermano estonio adoptado. Cerca de 100 millones de usuarios con una cuenta en este servicio de mensajería pasarán a utilizar Skype e iniciarán sesión desde una cuenta de Microsoft. ¡Larga vida a una de las primeras redes sociales!

Los que, como yo, alcanzasteis la adolescencia con la llegada del nuevo milenio ya estaréis familiarizados con estas tres letras: MSN. La red de Microsoft significó mucho para mucha gente desde su lanzamiento en 1995. Su sistema de mensajería —rival de AOL— fue probablemente la primera red social, tal como la denominaríamos hoy, en alcanzar la popularidad, transformando la interacción social en línea: pasó de los mensajes públicos y los chats a poderse llevar a cabo de forma privada con nuestros amigos del mundo real.

La popularidad del servicio ha ido decayendo desde su auge, especialmente desde que Google se erigió como su mayor rival. Tras diez años desde su creación, la marca tuvo que reinventarse y pasó a llamarse Windows Live. Además, el inexorable crecimiento de Facebook tampoco ha ayudado a mantener la cifra de usuarios: en 2009, MSN tenía 330millones de usuarios. Sin embargo, Microsoft no se quedó de brazos cruzados y en 2011compró el sistema de voz sobre Internet Skype por la magnífica suma de 8.500 millones de dólares.

El amor en tiempos de Hotmail

No vamos a decir que echaremos de menos a este veterano de la mensajería instantánea porque seguramente no lo haremos. Su servicio de correo electrónico Hotmail ya ha sido reemplazado por Outlook sin armar mucho revuelo. MSN fue pionero en su momento, pero Internet sigue con su arrollador avance y no hay tiempo para la nostalgia. Hoy podemos chatear con nuestros amigos en línea sin tener que descargarnos ningún software. De hecho, seguramente muchos de nosotros preferimos usar nuestros teléfonos para ello. Skype seguirá siendo un programa de voz fiable, pero la función de mensajería instantánea ha pasado innegablemente a otras manos. A lo largo de los años, Microsoft ha intentado hacer el servicio más atractivo renovando constantemente su imagen. De hecho, MSN fue uno de los primeros en ofrecer los servicios de videollamada viables, aunque fueron en vano. Skype ofrece lo mismo que MSN pero de forma más sencilla y eficaz. Era inevitable que esto sucediera.

Antes de condenar a MSN al olvido digital, dediquemos unos instantes a repasar sus logros. Para muchos, MSN supuso un gran cambio: pasamos de sentarnos en frente de la televisión a sentarnos en frente del ordenador. Hizo que pasarse la noche conectado no fuera algo solo de frikis. Cuando veas a un joven tecleando un centenar de palabras por minuto, pregúntale como aprendió a teclear tan rápido. Probablemente te dirá que fue gracias a chatear en línea con sus amigos. MSN era gratis, relativamente seguro y casi todo el mundo lo usaba.

No obstante, lo mejor de todo era que, a ojos de nuestros padres, el estar sentados al ordenador, concentrados con la mirada fija en la pantalla y escribiendo furiosamente, ¡daba la impresión de estar haciendo los deberes! A una edad en que la mayoría de los niños usaban caros teléfonos de prepago y en la que la idea de enviar mensajes gratis era algo inaudito, MSN representaba una manera de pasar las horas hablando con los amigos —a los que habíamos visto escasas horas antes en el colegio en la mayoría de los casos— a coste cero. En él tenían lugar historias de amor, deseo, odio, traición y banalidad. Si no tenías MSN o no podías tenerlo, te lo estabas perdiendo todo.

Idiomas

Fue en la cúspide del auge de la popularidad de MSN cuando me di cuenta de que me gustaban los idiomas. Las vacaciones anuales en caravana a Francia propiciaban el encuentro con otros niños de mi edad por toda Europa. El deseo de seguir en contacto con ellos después de pasar tres semanas callejeando juntos por el campin era fuerte. En el colegio, se nos habían asignado amigos por correspondencia pero nunca llegó a nada. Esos desconocidos al otro lado de la dirección de correo nunca me parecieron reales, sino más bien actores contratados por la escuela para mejorar la nota de nuestras redacciones en francés. Aunque tenían nuestra misma edad, parecían distantes, desconectados, fríos. Podrían muy bien haber sido de Neptuno en lugar de Nimes.

Cuando MSN llegó, todo cambió. La experiencia de chatear con ellos en lugar de mandar emails fue muy distinta. Ya no se trataba de intercambiar cartas forzadas en las que escribíamos sobre nuestras mascotas o el tiempo, todas ellas escritas cuidadosamente al más puro estilo de la prosa victoriana, sino que podíamos dejarnos de formalidades. ¡Pasamos a comunicarnos, a cotillear, podíamos intercambiar palabrotas y también ligar! De acuerdo, ellos escuchaban otra música y pensaban que Homer Simpson sonaba raro cuando hablaba en otro idioma que no era el suyo, pero se trataba de niños con las mismas esperanzas, miedos, quejas y aspiraciones que nosotros. MSN los hizo adolescentes y no extranjeros.

No hay que olvidar que son muchos los competidores en el sector. Entre otros, FaceTime de Apple.

En definitiva, MSN consiguió lo que ninguno de mis profesores había logrado hasta entonces: de repente, pasé a preocuparme por mi gramática y mi sintaxis, cosa que de otra forma probablemente no habría ocurrido. El legado de MSN es que fue el primer servicio en ofrecer la posibilidad de comunicarse sin importar la distancia ni los costes. Ahora estoy informado de lo que hacen mis amigos franceses en la universidad, sé lo que ha cenado una chica alemana a la que conocí en una discoteca y he podido ver los gatitos de mi anterior compañero de piso italiano.

Aunque MSN no tardará mucho en desaparecer, la idea de ofrecer gratuitamente un servicio de comunicación social en Internet al alcance de todo el mundo está a la orden del día y ha inspirado a competidores como AIM, WhatsApp y Google Talk. Fue el pionero, encargado de romper barreras, de dejar de lado tabús y de acercarnos un poquito más al resto del mundo. La generación MSN se va haciendo mayor en un mundo cada vez más conectado. Esperemos que esas conexiones y relaciones, forjadas a oscuras en la distancia, nos sean de utilidad en el futuro.

Fotos: portada, (cc) gonzalo_ar/Flickr; texto, (cc) Ryan Tir/Flickr y (cc) selva/Flickr.