Adopta un maromo: la desesperación francesa hecha página web

Artículo publicado el 2 de Enero de 2013
Artículo publicado el 2 de Enero de 2013
Así se presenta el líder francés de encuentros en Internet: “El concepto de Adopteunmec.com es simple. El cliente es el rey o, en este caso, la reina. Las señoritas primero. En el supermercado de los encuentros, las mujeres se llevan las gangas”. ¿Visión hiperfeminista, ironía o una oportunidad de subirse al carro de la fiebre consumista?
Entrevista con tres usuarios de la página de encuentros más innovadora de su generación.

Adopteunmec.com es uno de los grandes éxitos de la web francesa de estos últimos años. Esta página de citas, en la que se supone que las mujeres tienen el poder, fue creada por dos cerebritos doctores en ligar: Florent Steiner y Manuel Conejo, ambos de 34 años. Puesta en marcha en 2008, la prima lejana del sitio Meetic —también francés y uno de los principales portales del sector (N. de R.)—, se ha posicionado rápidamente entre aquellos jóvenes, sobre todo urbanitas, que buscan un poco de todo: planes de una noche, tonteos o algo serio. Sin embargo, aquí no son los chicos quienes dan el primer paso, sino ellas quienes deciden si Bogoss78 o Misterlove pueden contactarlas. Se presenta a los hombres como productos, mientras que las chicas les ponen “nota” según sus “funciones” —masajista, manitas o buen cocinero— y sus “accesorios” —cama de matrimonio o coche, entre otros—.

Para disfrute de las señoritas... ¿Seguro?

Se puede decir directamente: Adopteunmec.com juega la carta de la comedia. Evidentemente, si fuera el concepto contrario —Adoptaunapiva.com—, nos escandalizaríamos. Cuando se trata a los hombres como objetos, se considera que se ofrecen voluntariamente a esta tarea y que encima la disfrutan: es algo que hemos podido confirmar con tres chicos registrados en esta página web. Con una veintena de años, ellos lo ven como una traducción en línea del consumismo actual, tanto de su lado bueno como del malo.

“No me consideraba realmente como un objeto, sino [...] algo así como un servicio

El primero, llamémosle Jules, se registró por primera vez hace dos años, después paró durante un tiempo y se volvió a poner en el mercado hace un mes. Se conectaba casi dos horas al día cuando todavía era estudiante y más o menos cinco minutos en la actualidad. Sus intenciones están claras: “Rollos de una noche cuando se necesitan y, con un poco de suerte, una chica por la que me pille”. Pero las chicas con las que más tiempo ha estado son las que ha conocido en la vida real y “naturalmente” (esto quiere decir, sin duda, de fiesta, en la oficina o gracias a amigos comunes).

Para Maxime, antiguo usuario que encontró el amor en este sitio, la página tiene el mérito de no tomárselo demasiado en serio y de utilizar un lenguaje joven, urbanita y sin complejos. A él, jugar al hombre objeto no le molesta en absoluto, al contrario: “No me consideraba realmente como un objeto, sino como una fuente de diversión, algo así como un servicio”. David, el tercer usuario al que entrevistamos, está registrado desde octubre. Lo que más le gusta es el “juego de la seducción” y el lado divertido de la experiencia. Aprecia sobre todo la postura de las chicas, que tienen “plenos poderes”: “Si las chicas están verdaderamente dentro del juego, es bastante divertido porque se invierten los roles. Aquí las chicas tontean, eligen e invitan. Pienso incluso que es más respetuoso que en la vida real o en la discoteca. Al final, una chica que conozco en ese ambiente, sabe menos de mí que una con la que hablo durante horas en la web”.

Chicos-chicas, modo de envío

Los chicos tienen una visión muy pragmática de lo positivo. Para David, no importa lo que hagan, siempre serán tratados como “objetos”. En cuanto a Jules, su visión de Adopteunmec.com es un reflejo de nuestra época, lo peor que esta tiene: “La página tiene un tono provocativo y describe bien las relaciones sexuales y sentimentales de hoy en día en las que los encuentros se han industrializado”. Una visión bastante negra de esta Generación Y de la que tanto oímos hablar hoy en día: “Hoy, si eres un moderno, tendrás la legitimidad de codiciar una chica bonita”. Una página de encuentros como esta se basa tanto en la imagen que queremos dar, como en las pequeñas mentiras sobre ciertos detalles e incluso en inventarse una vida más atractiva que la propia: “Me di cuenta de que las chicas de la página no se interesaban por mí ya que vivía en el extrarradio. Una vez indiqué que 'Vivo en París', todo resultó ser mucho más fácil”, explica Jules.

Este sitio abrió temporalmente una tienda en París el pasado mes de septiembre.

Hay que reconocer que los chicos registrados en Adopteunmec.com se lo toman con calma: no parecen realmente saber por dónde coger a estas chicas llenas de aplomo ni definir la masculinidad actual. Para Jules, el chico de hoy “es un cazador que ha sabido adaptarse a este nuevo enfoque de encuentros digitales de supermercado”. En cuanto a David, responde con modestia que los chicos son en general “complicados”.

En resumen, nada muy comprometedor para las chicas que vamos —obviamente— más a hacer la compra que a cazar chavales. Las jóvenes de nuestra época oscilamos entre la búsqueda del hombre ideal —equipado con todas las ventajas posibles— y una ligera ironía, porque sabemos de sobra que el príncipe azul es una idea polvorienta que incluso las abuelas fingían creer. Las ilusiones de las chicas sobre su propio poder de seducción es la ocasión para los chicos de “franquear el primer paso”, como dice Maxime. Adopteunmec.com se basa en la controvertida idea de las relaciones entre sexos, haciendo de las chicas las amas del juego y permitiendo a los chicos encontrar planes de una noche sin mover un dedo.

Fotos: portada y texto, © cortesía de la página oficial en Facebook de adopteunmec.com. Vídeo: Bricedelacorte/YouTube.