¿África sin preservativos?

Artículo publicado el 18 de Marzo de 2009
Artículo publicado el 18 de Marzo de 2009

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El papa Benedicto XVI comenzó el martes su viaje a África. La prensa europea critica la declaración del Papa de que repartir preservativos no combatiría el problema de la epidemia de sida, sino que lo alimentaría

La Repubblica – Italia

El periódico liberal de izquierda La Repubblica critica con dureza las declaraciones del Papa. "Seguramente, el Papa tiene razón en que la epidemia [de sida] no se puede frenar repartiendo preservativos y reclamando un tratamiento gratuito de los pacientes. Pero añadir que los preservativos empeorarían el problema parece más bien cuestionable. ¿Acaso no es una barrera mecánica que protege a las mujeres y evita el contagio del virus del VIH? [...] La terrible, inhumana dureza de la Iglesia, que ha castigado con la excomulgación a una niña brasileña y a sus médicos por haberle practicado un aborto para salvarle la vida, no constituye un buen ejemplo de la participación de la Iglesia en el dolor humano. El alma de una chica brasileña o el de una mujer de Camerún son para la Iglesia menos importantes que la de un obispo antisemita y un negacionista del Holocausto”.

(18.03.2009) 

Süddeutsche Zeitung - Alemania

 El periódico liberal de izquierda Süddeutsche Zeitung considera errónea la prohibición del uso del preservativo. "El Papa tiene razón, aunque les siga molestando tanto a los notorios críticos de la Iglesia: la lucha contra el sida, uno de los males de África, no se puede ganar poniendo la mayor cantidad posible de preservativos en la mayor cantidad posible de manos. [...] No obstante, los católicos fieles al Papa no tienen por ello un motivo para mostrarse victoriosos, pues el papa Benedicto XVI se equivoca empecinándose en la prohibición del preservativo. [...] La sexualidad no puede controlarse mediante la promulgación de encíclicas. Eso le da tanto miedo al Papa que pone los principios por encima de la Humanidad: los preservativos siguen siendo diabólicos, pase lo que pase. Y, entonces, todos se ponen a discutir otra vez sobre el condón, ya sea con indignación o maliciosamente, y se deja de lado todo lo que la Iglesia Católica tenga para decir acerca del amor, la responsabilidad y la pareja”.

(18.03.2009) 

The Times - Reino Unido

(serenitee2008/flickr)El diario The Times considera la declaración del Papa como "amenaza para la salud pública" y explica que "el Vaticano continúa frenando programas contra el sida de dos maneras: intentando evitar que los servicios médicos católicos repartan preservativos, y poniendo en duda erróneamente la demostrada eficacia de los preservativos en la reducción de las tasas de infección [de VIH]. El papa Benedicto ha demostrado un juicio hábil en algunos asuntos […]. Sin embargo, muchos devotos católicos están convencidos de que el Vaticano debe enmendar su posición respecto al sida. Tienen razón. El proceso científico de observación y prueba demuestra la eficacia de los condones a la hora de prevenir el sida”.

(18.03.2009) 

Jornal de Notícias - Portugal

"El ex-cardenal alemán insiste en llevar a la Iglesia por un camino retrógrado", opina el periódico Jornal de Notícias. "[Bendicto XVI] está en su derecho de exigir a los católicos las reglas que considere correctas. Que las cumplan quienes tengan el alma y el corazón en esa Iglesia. Pero lo que el Papa no puede hacer es hablar para todos –creyentes o no–, hablar para un continente lleno de problemas, y dar un testimonio de su Iglesia que ignore que el uso de preservativos puede ayudar a combatir el sida. Claro que la abstinencia sexual sería el mejor remedio, pero ni el propio Papa creerá en el éxito de tal recomendación. La voz oficial de la Iglesia no puede ser hipócrita respecto al sida, del mismo modo que, por ejemplo, no debe acoger a obispos que niegan el Holocausto. Y, no obstante..."

(18.03.2009) 

ABC - España

El periódico conservador ABC celebra la visita del Papa a numerosos países africanos: "El continente negro es la zona donde la Iglesia ha crecido con más rapidez, nada menos que 140 millones de nuevos fieles en un siglo. La expansión de ideologías revolucionarias o de doctrinas fundamentalistas perjudica la paz y el desarrollo, de manera que la fortaleza del catolicismo es una buena noticia para la lucha contra los males endémicos de ese inmenso territorio. Por ello, el Papa llevará consuelo a miles de enfermos de sida o de lepra y apoyará la labor pastoral de tantos sacerdotes que desempeñan su misión en condiciones objetivamente muy difíciles”.

(18.03.2009)