Aistė Diržiūtė, la Marion Cotillard lituana

Artículo publicado el 24 de Febrero de 2015
Artículo publicado el 24 de Febrero de 2015

Aistė Diržiūtė nació en un pueblecito perdido de Lituania. En opinión de la joven actriz, "o vas tras la multitud o sigues tu propio camino". Con su primer papel importante en The Summer of Sangaile, nos muestra que, efectivamente, no tiene miedo de salirse de los caminos trillados. Entrevista con la impetuosa Aisté Diržiūtė, seleccionada entre las Estrellas fugaces europeas de la Berlinale.  

Con su cara redonda enmarcada por grandes rizos y sus enormes ojos castaños, Aistė Diržiūtė se da un aire a Marion Cotillard, brillando, además. La trayectoria de la oscarizada actriz francesa en Hollywood permite soñar a esta guapa joven de 23 años recién llegada de su Lituania natal. Sus primeros pasos en el cine en la aérea película de Alanté KavaïtéThe Summer of Sangaile, han conseguido que forme parte de las European Shooting Stars, un premio que dirige las miradas, cada año, hacia diez actores jóvenes con un comienzo prometedor durante el Festival Internacional de Cine de Berlín.

En esta película, seleccionada dentro de la sección Panorama de la Berlinale y premiada en el pasado festival de Sundance, Aistė Diržiūtė hace vibrar la pantalla con su aura solar y su juego sutil. Ella interpreta un papel secundario, el de Auste, una adolescente segura de sí misma que vive en la Lituania rural.  Un verano, Auste se enamora de una visitante que está de paso, la misteriosa y torturada Sangaile (interpretada por la sílfide Julija Steponaitytė). El espectador va siendo testigo de los balbuceos de su romance juvenil que se revela lentamente entre la angustia adolescente y el descubrimiento del propio cuerpo, desde sus límites a sus deseos inconfesables. El personaje de Auste se va dibujando en la comisura de una sonrisa, en una mirada o a través de un gesto medido. Para interpretarlo, Aistė Diržiūtė no dudó en salir de su zona de confort y desnudarse, tanto en sentido propio como figurado... 

Encuentro con la joven actriz, ávida de experiencias y de vida, durante la rueda de prensa de presentación de las European Shooting Stars en Berlín.

Cafébabel: ¿Cómo te sentiste estando en la Berlinale, y teniendo todas las miradas en ti?

Aistė Diržiūtė: Tuve la impresión de estar viviendo un sueño. No es algo evidente para mí, porque me considero una persona normal pero, de golpe y porrazo, debo sonreír, cuidar mi aspecto... ¡Es duro ser una estrella! (Risas). Es una oportunidad muy bonita, las puertas están abiertas, ¡sólo tengo que decidir si paso o no! Pero el éxito como actor es también, para muchos, una cuestión de suerte. 

¿Cuáles fueron tus primeras impresiones al leer el guion de The Summer of Sangaile?

Me leí el guion de un tirón y corriendo envié un mensaje a la directora para decirle "¡De acuerdo!". Es  una historia muy emocionante que puede parecer girly de entrada, pero que en realidad habla de cosas muy importantes. Yo misma tuve muchos problemas cuando era adolescente y, cuando leí el guion, me dije que esta sería la oportunidad perfecta para hablar de ellos, que podría ayudar a otros adolescentes a comprender quiénes son de verdad. En aquella época, habría necesitado ver una película como esta.

Tu personaje, Auste, le da la vida al de Sangaile, le permite revelarse ante sí misma, realizarse y madurar. ¿Puedes contarnos más sobre tu personaje?

Auste es un auténtico volcán, está llena de energía. A veces parece salida de un cuento de hadas. Tiene un estilo muy años cincuenta. Es una persona chispeante y muy optimista a la que le encanta ayudar a los demás. De hecho ¡se parece un poco a un oso de peluche! Hay mucho de mí en ella. A mí también me encanta cuidar a los demás, y tengo una visión optimista de la vida: lo que tenga que pasar pasará y será para bien. Estuve debatiendo mucho con Alanté, la directora, sobre la manera de expresar este optimismo, no sólo directamente, sino de forma más implícita.

The Summer of Sangaile es una película muy sensual que habla del descubrimiento del cuerpo y de la sexualidad. ¿Te ha resultado difícil rodar las escenas de sexo con tu compañera de reparto, Julija Steponaitytė?

No. Desde el momento en el que comprendí por qué esas escenas eran esenciales para la película, no supusieron ningún problema. Y no fue tan difícil porque me preparé para ellas. Vi la serie The L world, hablé con mis amigos homosexuales... De verdad quería que esas escenas reflejaran la realidad. Espero que la gente comprenda que lo que hay entre Auste y Sangaile es amor, y que no sea necesario preguntarse si es correcto o no. No, es simplemente amor. 

¿Qué te podemos desear de cara al futuro?

La próxima etapa para mí ahora es el ámbito internacional. ¡La pequeña actriz lituana a la conquista del Oeste! Tengo ganas de retos, de interpretar personajes históricos. Mi sueño sería actuar junto a Marion Cotillard o Meryl Streep, o con el director Lars von Trier...

Rememora la 65ª edición de la Berlinale en nuestro perfil de Facebook y a través de @CafebabelBerlin en Twitter.