Ajo contra la gripe porcina

Artículo publicado el 31 de Agosto de 2009
Artículo publicado el 31 de Agosto de 2009
El miedo a la gripe porcina también acecha en Letonia. Mientras la atención médica gratuita empeora cada vez más, la medicina popular experimenta un boom. El último descubrimiento de los que creen que entienden de medicina en Letonia, no huele demasiado bien…

En la guardería de Liva, de 6 años, el olor es insoportable. La culpa es del ajo que se les da a los niños para protegerles del virus de la gripe A. Bien es cierto que el efecto es discutible, pero con la crisis muchos letones vuelven a creer en la fuerza de la medicina popular ya que pronto, muchos no podrán permitirse una visita al médico. Eso podría conducir a una rápida extensión del virus de la gripe en Letonia.

©xaminmo/flickrLos expertos avisan de que la influenza de tipo H1N1 (gripe porcina) se extenderá con fuerza en otoño, cuando el sistema inmunológico se vea debilitado a causa de las condiciones climáticas. Contrariamente a las gripes estacionales, el nuevo virus afecta en un 80% a la población comprendida entre 10 y 49 años. La OMS, Organización Mundial de la Salud, calcula que un tercio de la población mundial podría enfermar a causa de la pandemia.

¿Miedo fundado o alarmismo?

En la mayoría de casos de contagio por la gripe H1N1 en los países bálticos, se trata de ciudadanos que volvían de sus vacaciones en el extranjero y que han contraído el virus durante su viaje. El número de contagiados se eleva a 80, con Estonia como principal afectada con 39 casos, seguida de Lituania con 22 y Letonia con 20. Sin embargo, la aterradora cifra puede crecer. Hasta 70.000 personas –casi un 3,5% de la población– podría contagiarse, solo en Letonia, en otoño, según el diario letón Diena.

En Letonia además, por si fuera poco, el futuro de la atención médica financiada es incierto. Los necesitados, los parados y los pensionistas reciben actualmente asistencia médica gratuita. La inversión en el sector sanitario se ha reducido una tercera parte como consecuencia de las medidas de ahorro. Muchos temen pronto no poder permitirse una visita al médico y con ello ser excluidos de la atención sanitaria.

¿Atención sanitaria básica? ¡Parece que no!

©CarbonNYC / flickrNo solo eso, el precario estado de los hospitales también hace tambalear al sistema de la atención sanitaria gratuita. Los hospitales financiados estatalmente amenazan con cerrar sus puertas debido a la situación económica del país. Jevgenijes Kelejs, presidente de la asociación de hospitales letones, declaró al diario Dienas Bizness: “En esta situación, en la que los medios para los hospitales se han reducido entre un 70 y un 90%, los hospitales no son capaces de seguir con su función”. A principios de agosto, el hospital Rigas Pirma Slimnica fue el primero en cerrar sus puertas a pacientes de la seguridad social y a pacientes sin recursos, para tratar solo a enfermos que pagaban al contado. Especialmente preocupantes son las malas condiciones higiénicas en las capas más pobres de la población. Además, con el avance de la crisis financiera, podrían empeorarse las condiciones de vida ya que en invierno existe la amenaza para aquellos que no pueden pagar sus facturas, de sufrir cortes en los suministros de agua caliente, gas y electricidad.

La OMS avisa de que infecciones secundarias o déficits alimentarios pueden llevar a complicaciones graves en casos de contagio de la gripe A. Lo que hace todavía más importante un tratamiento médico profesional en casos de contagio. Liene Johansone, portavoz del Ministerio letón de Sanidad, explica, sin embargo, que el Ministerio y el Instituto para enfermedades infecciosas han estado observando la situación en Letonia. Por razones económicas, no comprarán ninguna vacuna. Aun así, tienen esperanzas en recibir dinero del fondo de solidaridad europeo.

La medicina popular como último recurso contra el virus

A causa de la mala atención médica, en Letonia está renaciendo la medicina popular

Entretanto, la homeopatía y la medicina popular tradicional renacen en Letonia. Según Marite Kriscuna, toxicóloga jubilada, los efectos de la medicina popular son a menudo muy parecidos a los de la medicina convencional moderna. Aun así, medicamentos como antibióticos o los utilizados en terapias contra virus gripales no pueden ser sustituidos por medicamentos naturales. El grado de efectividad del ajo como prevención no se puede medir, comenta Dina Zobena, la madre de Liva. Los expertos suponen que la causa del efecto fortalecedor del ajo en el sistema inmunológico son las composiciones de azufre de los alil-sulfidos. Esos compuestos repararan vasos dañados y aumentan la capacidad de defensa contra cuerpos extraños. Sin embargo, según el Instituto alemán Robert-Koch, no hay estudios que avalen dichas teorías. Según Dina Zobena, que es contable en una sociedad bancaria, una atención médica privada y una buena alimentación siempre han protegido a su hija y a ella misma de epidemias de gripe. Dina espera, como muchas otras familias, que siga siendo así.

El autor de este artículo, Thorsten Pohlann, es corresponsal de la red alemana N-ost (25-08-09, Riga)