Al detalle: Cinco artistas Queer en Europa

Artículo publicado el 12 de Agosto de 2013
Artículo publicado el 12 de Agosto de 2013

Ser un artista "queer" es fácil. Tener impacto es más difícil: hacer a la comunidad más accesible a los otros. Desde Hungría, dónde según constitución, y de forma explícita, se limita el matrimonio a la unión entre un hombre y una mujer, hasta Bosnia y Herzegovina, los artistas "queer" están cambiando mentalidades. Kati, Mel, Tonci, Andrea y Dorothee explican sus historias. 

Mel, Bosnia

"En Bosnia, el término "arte queer" sigue siendo incomprendido" dice Melisa Ljubovich, de 23 años. "No está especificado en la escena artística y desesperadamente necesita ser más común en su uso. El arte Queer no es aún libre en Bosnia, está en progreso. La comunidad LGTB conoce el significado del término pero lo siguen considerando arte y no ven las cuestiones que trae consigo. Nunca especifiqué mi arte como "queer" antes de leer sobre la teoría y cultura de este movimiento. Eventualmente la gente que he conocido se llaman a sí mismos artistas "queer" dejan de ser "queer". Empiezan a tener una actitud vieja y académica de gente de mierda". 

Mel vive su vida "queer" a tope, enseña a jóvenes a ser artistas "queer", incluso viajando a Viena. "Croacia y Serbia están avanzando, promocionando eventos y el arte "queer", pero Macedonia tiene más visibilidad con los artistas "queer". 

Andrea, Italia

Definir a Andrea Giuliano como un artista es presuntuoso; él dice que siente la urgencia de expresarse de diferentes maneras: una pintura mejor que una declaración, una performance en oposición a una fiesta. "Como "queer" tengo mucho veneno dentro de mí", dice este italiano de 32 años que vive en Budapest- "Estaba cansado de estar dentro, así que me fui fuera. Siempre he tenido fascinación por los puntos de vista, lo que es normal para mí podría no serlo para otra persona". 

La mayoría de las pinturas de Andrea forman parte de una trilogía homoerótica, que no tienen que ver con que "el elemento queer/gay" como un factor, sea lo que sea que eso signifique. Como artista puedo ser "queer" incluso sin tener idea de que lo que significa, dice Andrea. Él también forma parte de las actividades de KLIT, un espacio feminista "queer", sex shop y biblioteca en Budapest. "La comunidad LGTBQIA es sólo una de las muchas partes de la sociedad que están siendo víctimas por una absurda moderna caza de brujas" dice. "La reacción contra toda discriminación y violencia es inevitable y mala por necesidad. El arte "queer" es una forma de hechizar, entretener e informar".  

Tonci, Croacia

"Nunca atendí a las clases de arte en el colegio" dice Tonci Kranjčević Batalić. "Encontré mi lenguaje en el arte de una forma fácil para hablar de los problemas. El arte de permite una total libertad para acercarte a un tema, no tienes por qué ser políticamente correcto. Comparado con la Ciencia o las leyes, donde no podría decir nunca que es "queer". Como una chica, Tonci se siente aterrorizado cuando él ve esas películas en la televisión que terminarán en boda. Se presenta como la única opción en la vida para todos, y él se sintió aliviado cuando salió. "Ser un artista "queer" significa ser crítico", dice. "Un artista puede ser "queer" sin saberlo. No es necesario insistir en el laboratorio. Mi objetivo es poner en relieve las prácticas diarias de la comunidad gay y qué preguntas dominan el sistema desde esta posición. Lo que yo llamo "aprender de la mariconería", que ofrece un modelo de una sociedad diferente, basada en valores comunes, negociados entre los individuos que hacen una sociedad". 

Dorothee, Alemania

En Alemania los proyectos artísticos "queer" están en plenitud pero no son "mainstream", dice Dorothee Zombronner, que es promotora del género en su país desde que tenía 22 años y era estudiante de Artes. "La primera pintura que hice de mi serie de "chicas extrañas" ilustraba la brecha de las expectativas sin cumplir de los jóvenes ambiguos a causa de la publicidad. No pensaría que llamaría a mi arte "queer", nunca pensé que estaba trabajando en esa temática tanto tiempo antes. Conocí a un artista que se llamaba a sí misma "queer" porque amaba a las mujeres. ¿Debe el título de tu arte depender de tu sexualidad? Soy feminista, ¿soy una "queer"? ¿Es mi trabajo feminista porque soy una mujer? Cuando expongo o hablo a la gente sobre mi trabajo en Alemania, siempre me preguntan "¡Estás loca! Por qué?", o una amiga mía que se tiene a sí misma como "abierta y tolerante" les dice a los demás en mi presencia: "Dorothee siempre hace cosas extrañas". 

También le han preguntado a Dorotheer si tiene cáncer porque sus ropas son de color carne, con pelo o con formas de genitales o bonitos parches. Algunas galerías son reacias a exhibirlas.

Kati, Budapest

"Cuando era niña estaba interesada en el arte, el grafismo y la fotografía, pero terminé casada con un biólogo con tres hijos" dice  Kati Holland. "Después de mi divorcio, terminé por salir del armario por mí misma ( hace como cuatro años). Pasé por un intenso período de transición y auto-exploración. La escuela de pintura Buda es muy tolerante y me dio la confidencia de hacer posters de mi examen final de diseño gráfico. En él enseñaba a gente LGTBQ besándose; las palabras del acrónimo están presentes en los posters".     La activista y artista "queer" creció aprendiendo sobre el taoísmo y el yin y el yang. Ella comprendió que el género binario es artificial, una construcción social. La sociedad húngara tiene su propia lucha con las leyes homófobas, pero la gente sólo piensa de una forma heteronormativa, con sus estereotipos en un género binario, dice ella que no encaja en el estereotipo de una mujer. "Me siento en una mezcla entre masculinidad y feminidad, una humanista en oposición a una feminista. Aceptando ambas, la masculinidad y la feminidad es el camino a seguir. No acepto el patriarcado, pero no lo remplazaría por el matriarcado".