Alabama Monroe, Fe agónica entre cuerdas

Artículo publicado el 16 de Noviembre de 2013
Artículo publicado el 16 de Noviembre de 2013

Tan desolador es no creer en nada más allá de nuestra existencia que el hombre lleva toda su historia creando esperanza y consuelo de muy diferentes formas.

El único elemento que siempre ha sido común a todas estas maneras de aliviar el alma es la música y la película de Alabama Monroe es un extraordinario ejemplo de ello.

Ficha Técnica

Título original: The Broken Circle Breakdown (Alabama Monroe)

Año: 2012

Duración: 112 min.

País: Bélgica

Descripción: http://www.filmaffinity.com/imgs/countries/BE.jpg

Director:  Felix Van Groeningen

Guión: Carl Joos, Felix Van Groeningen

Música: Bjorn Eriksson

Fotografía: Ruben Impens

Reparto: Veerle Baetens, Johan Heldenbergh, Nell Cattrysse, Geert Van Rampelberg, Nils De Caster, Robbie Cleiren, Bert Huysentruyt, Jan Bijvoet, Blanka Heirman

Productora: Topkapi Films

Género: Drama | Melodrama. Drama romántico. Enfermedad. Música

Web Oficial: http://www.thebrokencirclebreakdown.be/en

Alabama Monroe narra la historia de amor entre dos artistas: una diseñadora de tatuajes, Elise, y un músico de Country, Didier, en Gante (Bélgica). Ambos apasionados, entregados a la magia de su encuentro y acompañados siempre de melodías. Crean su propio rancho americano en el corazón de Europa y afianzan sus sentimientos con la llegada de su hija Maybelle ante su Dios: la música.

Parece que tanta felicidad debe estar prohibida y el compás de la película se lo advierte continuamente al espectador a través de flashbacks en los que el corazón se encoge más y más. Maybelle tiene leucemia y el discurso del largometraje la condena casi desde los primeros 15 minutos de la obra. Aún así, la música como protagonista y telón de fondo da alas a los personajes y al propio público para escoger creer que hay un mundo mejor ¿Ingenuidad? ¿Salud mental?¿Pura imaginación? Nada de eso importa.

Es muy curioso analizar las contradicciones de Didier; él es ateo convencido, sin embargo, crea e interpreta piezas religiosas de la América profunda. Admira el nuevo continente como una tierra de oportunidades, pero a la vez lo condena por vetar por convicciones religiosas anacrónicas la investigación en la búsqueda de obtención de células madre. La tragedia lo confunde, al igual que a Elise, creyente cristiana aferrada a la idea de que su hija sigue rondándola en forma de pájaro o de estrella pero quien, a la vez, se rinde ante la aplastante realidad de la ausencia de su pequeña.

Un canto triste con picos de euforia que anuncian un fatal final a la vez que reconforta el espíritu. Arranque y cierre del film absolutamente perfecto, una sincronización de la historia y la música exquisita a través del maravilloso universo del bluegrass, el Country folclórico de los colonos británicos e irlandeses llegados a EEUU unas décadas atrás, pero con la misma necesidad de búsqueda de un padre. De nuevo: el pentagrama.

Elise decide cambiarse de nombre en un acto de desesperación. A minutos del desenlace se convierte en Alabama y lo único que reconoce en su marido es a Monroe, el músico que la enamoró con su banjo en honor al gran Bill Monroe.

Obra de teatro llevada al cine, Alamaba Monroe ha recibido premios a la Mejor Actriz y Mejor Guión en el Festival de Tribeca, y en este Festival de Cine Europeo de Sevilla está nominada a 5, entre ellos Mejor Película; la audiencia ya se ha pronunciado.

El único aspecto negativo de la proyección de este film fue la desincronización de los subtítulos durante unos 15 minutos de película por motivos de la organización del festival que aún no comprendemos.