Albanofobia: ¿Tierra de los villanos de Harry Potter?

Artículo publicado el 30 de Agosto de 2011
Artículo publicado el 30 de Agosto de 2011
La cultura pop no puede dejar de beber de prejuicios y estereotipos. Una periodista serbia, que hizo las maletas indecisa con rumbo a Tirana, averigua si esto revela la existencia de una permanente albanofobia o anti albanismo

A lo largo de los libros de Harry Potter, el perverso Lord Voldemort huye en varias ocasiones a una tierra llama Albania; se trata de un lugar cubierto de oscuros bosques y plagado de criaturas malvadas. Si se había saltado la franquicia de la escritora británica J.K. Rowling pero ha visto las populares películas de acción de Hollywood (hablamos, por ejemplo, de Casino Royale en 2006 o Venganza en 2008), los albanos resultan ser los amos de las organizaciones criminales. Pudiendo tomarse o no como un término real en Ciencias Sociales, la "albanofobia" se ha incluido como expresión en las páginas de Wikipedia y en sus epónimos anglosajones en papel de 2010. El concepto en general se refiere a los albanos como “delincuentes y degenerados”: la albanofobia o antialbanismo está “más extendido en países con grandes minorías étnicas albanas, como Serbia, Macedonia y Montenegro, y en países con un gran número de inmigrantes albanos, como Grecia e Italia”.

Acercando Belgrado a Tirana

Experimento una muestra de esta fobia al reservar el billete para un vuelo de Belgrado a Tirana; parece que a mi agente de viajes le sorprende. No existe ningún transporte directo entre ambas capitales, un vuelo directo que operaba la aerolínea serbia JAT se canceló en 2008. Otras formas de llegar a Tirana son ir a la ciudad de Ulcinj, en Montenegro, y tomar una furgoneta o un taxi desde allí; o ir a Pristina (algo que aún aterra a muchos serbios) y allí coger un autobús. Al final, vuelo con escala en Roma por unos 200 euros. Mientras hago las maletas recibo más llamadas de lo normal de amigos y familiares, con una frase recurrente: “Ten cuidado cuando estés en Tirana” , a pesar de que ninguno de ellos ha estado en Albania. Los estereotipos negativos sobre los albanos se han agravado en Serbia a causa del suizo Dick Marty, ponente del Consejo de Europa, y de su informe sobre el tráfico de órganos serbios por parte de kosovares en Albania en diciembre de 2010. También ha molestado a los albanos: recientemente, en junio de 2011, la demanda por difamación de una familia albana fue desestimada.

"Mientras hago las maletas recibo más llamadas de lo normal de amigos y familiares, con una frase recurrente: Ten cuidado cuando estés en Tirana.

Es en los ámbitos científico y cultural donde mejor se superan estos prejuicios. En 2010, universidades de Tirana y Belgrado firmaron un acuerdo de cooperación para recibir a ponentes invitados albanos en el departamento de albanología en Belgrado. Merima Krijezi, asistente del departamento, dice que las relaciones entre ambos países están empezando a marchar a buen ritmo después de un largo período de estancamiento. “Los medios de comunicación en Albania tienen una actitud positiva” , explica. “En los medios serbios no hay tanta información al respecto. Por ejemplo, cuando el teatro nacional de Belgrado actuó en Tirana, los medios de comunicación albanos informaron de ello, pero un cuarteto de cuerda albano que visitaba Belgrado no recibió demasiada atención mediática”.

La Gran Albania y la Albania otomana

Para mi sorpresa, el profesor Shaban Sinani habla un poco de serbio. El investigador albano está especializado en etnología y asuntos regionales y pone en contexto el antialbanismo, explicando que todos los tipos de xenofobia de los balcanes surgieron con la creación de las primeras fronteras en la región. “Durante el Imperio Otomano no había fronteras ni surgían diferencias entre los pueblos balcanos”, me dice en el hotel internacional de Tirana. “Era lo único bueno del reinado”. Los estudios sociológicos sobre distancia étnica en Serbia muestran altos niveles de animosidad contra los albanos. Por ejemplo, mientras que el estudio Camino hacia el fin de la hermandad y unidad - encuesta de distancia étnica a ciudadanos serbios, publicada este año, dice que la distancia étnica con los albanos está disminuyendo ligeramente, los resultados muestran que el 70% de los encuestados no querrían casarse con una persona albana. En Albania, esas relaciones no parecen ser un problema. Más bien al contrario. “Aquí la gente, los jóvenes sobre todo, no se han formado una opinión sobre Serbia porque en general no saben mucho sobre ella“, dice un joven albano.

Otra razón que los albanófobos usan para justificar su miedo es el plan de creación de la Gran Albania. Dicho término fue muy empleado en los medios serbios y macedonios durante la reivindicación de la independencia kosovar de Serbia y durante el conflicto armado en Macedonia en 2001. La Gran Albania es un término que abarca territorios de la región con una mayoría de población de etnia albana (Kosovo, Montenegro, Serbia, Macedonia y Grecia). El profesor Shaban Sinani sacude la cabeza rotundamente. Este término no lo crearon los albanos” subraya. “Fue una invención de los fascistas nazis, de Mussolini y del Tercer Reich. Claro que ya no existe ningún proyecto de la Gran Albania”. Aunque sea un insulto a la historia en la política moderna, una encuesta Gallup de 2010,  llevada a cabo en cooperación con el European Fund for the Balkans (Fondo Europeo para los Balcanes), citado por el canal macedonio Kanal5, muestra que un gran número de albanos apoya la idea de una Gran Albania.

No es olviden de los griegos

Mientras tanto, una iniciativa de registro que habrá dentro de poco muestra que los albanos tienen sus propios miedos, similares, respecto a Grecia, al sur del país. Un censo popular que habrá en noviembre de 2011, la Alianza Roja y Negra, ha puesto en marcha una iniciativa para recoger 50.000 firmas para prohibir que haya preguntas sobre nacionalidad y religión en el formulario de registro. En un café no muy lejos del lugar de firma de la petición en el centro de Tirana, el activista Endrit Shabani expresa su miedo a una declaración nacional improcedente durante el registro. Aunque normalmente se incluyen preguntas sobre nacionalidad y religión en los formularios de registro de otros países europeos (sin que sea obligatorio responderlas), en Albania no se han incluído en el censo popular desde hace más de setenta años. Por ello no hay datos oficiales exactos del número de minorías en Albania. “30.000 familias pobres en el sur de Albania reciben pensiones de algún tipo de Grecia”, explica Endrit. “Si no se declaran como griegos no seguirán recibiendo esa ayuda económica. Por otro lado, que se declaren griegos va a provocar tensiones étnicas en Albania. El registro debe ser un proceso estadístico, no uno que conlleve implicaciones legales. Pero gracias a la nueva ley sobre el registro que ha adoptado nuestro gobierno, cualquier declaración en el censo no tendrá que ser demostrada y tendrá preferencia sobre la información en documentos personales, como el pasaporte”.

Están en contra de las actuales condiciones de registro

Mientras los Balcanes pueden ser conocidos por sus disputas nacionalistas, Albania, como país, ha conseguido mantenerse ajeno a éstas. El asunto principal desde que salió del comunismo en 1991 ha sido el acceso a la Unión Europea. De hecho, los albanos han mostrado el índice más alto de euro optimismo de la región. En cuanto a la albanofobia, según la encuesta Gallup realizada este año, más del 60% de los albanos está convencido de que la imagen de su país es positiva y está mejorando dentro de la UE; nada que ver con lo que nos puedan hacer creer los poderes oscuros de la literatura de hoy.

Este artículo forma parte de Orient Express Reporter 2010-2011, la serie de reportajes realizados por cafebabel.com en los Balcanes. Más información sobre Orient Express Reporter, aquí.

Fotos: portada, fotograma principal de la película Casino Royale en imdb; el profesor Shaban Sinani, cortesía de su página oficial de facebook; imagen de la campaña de La Alianza Roja y Negra