Alemania, 20 años después

Artículo publicado el 1 de Octubre de 2010
Artículo publicado el 1 de Octubre de 2010

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Pražský deník - La República Checa: Diferente bagaje

Para el periódico liberal Pražský deník: cuando Alemania se reunificó hace 20 años, sus ciudadanos orientales y occidentales no se imaginaban hasta qué punto eran distintos. "Es algo que les quedó claro a medida que crecía su rechazo mutuo. Los alemanes del Este consideraban que los del Oeste eran arrogantes y fatuos. Los occidentales les recriminaban pereza a los alemanes del Este y se quejaban de haber tenido que pagar la reunificación con el estancamiento de su nivel de vida. La nacionalidad y la lengua común no pudieron eliminar las disímiles experiencias vitales acumuladas en dos sistemas sociales diferentes. No obstante, los aspectos positivos de la reunificación sobresalen y es la razón de que los alemanes la celebren. Tanto más porque no existía un 'plan B' a la reunificación de un pueblo separado de manera artificial." Artículo del 01/10/2010

The Guardian - Gran Bretaña: Menos orientales con poder, ¿falta de confianza?

Según un estudio de la Universidad de Bielefeld, los alemanes del Este representan sólo un 5% de la élite política, comercial, científica y mediática, aunque constituyen un 20% de la población total de Alemania. Ello puede deberse a una carencia de confianza en sí mismos. Es la opinión de la alemana oriental Sabine Rennefanz en el periódico liberal de izquierda The Guardian: "Ninguna de las 30 empresas líderes que participan en la Bolsa de valores cuenta con un jefe de Alemania del Este. El 95% de los catedráticos de Sociología o de Ciencias Políticas son originarios del Oeste, incluso en universidades del Este como Leipzig o Dresde. Los jefes de redacción de los grandes periódicos provienen todos del Oeste. (...) Tal vez nosotros mismos también seamos en parte culpables. Muchos de nosotros evitamos responsabilizarnos después de haber vivido el colapso de una sociedad. Pero los alemanes del Este poseen una confianza cada vez mayor, especialmente en la generación más joven, de que se puede alcanzar una reconciliación con el pasado sin caer en la nostalgia." Artículo del 01/10/2010

Il Sole 24 Ore - Italia: Alemania y Europa, proyectos paralelos

La reunificación forma parte de un difícil proceso histórico que Alemania no desea extrapolar al nivel europeo, opina el periódico financiero Il Sole 24 Ore: "Si la caída del Muro fue en sí la antítesis del acto de erigir un monumento, el proceso de reunificación ha demostrado ser la negación de la apertura de fronteras. (...) La reunificación ha vuelto a la sociedad alemana poco homogénea, creando flujos de apoyo financiero unívocos del Oeste hacia el Este. Esta falta de homogeneidad de la sociedad ha crecido incluso con los flujos de inmigrantes del Este de Europa. (...) La asimetría del sacrificio ha llevado a los ciudadanos de la eurozona a desarrollar una aversión paranoica sobre el papel de Alemania como supuesta 'pagadora oficial' de Europa. (...) Tanto la unión alemana como la europea son en realidad parte de un mismo proceso histórico. Pero mientras que se ha completado la parte alemana del proceso, el destino de la parte europea sigue siendo algo incierto." Artículo del 01/10/2010

Sme - Eslovaquia: Todavía, mucha Ostalgia

No todos los alemanes tienen la sensación de haber salido beneficiados de la reunificación hace 20 años, constata el periódico liberal Sme: "Sólo el 40% de la generación oriental de edad media y avanzada considera positiva la reunificación. Un tercio de los alemanes del Este expresa decepción. La reunificación iba unida a la visión del milagro económico, un sueño que no todos pudieron realizar. Sólo en 1991, 2 millones y medio de personas perdieron su trabajo. Algunos alemanes caracterizan abiertamente la privatización de muchas empresas como el robo del siglo. La Club Cola de la RDA también despareció y no volvió al mercado hasta 1992. De manera terca se autodenominaba el 'refresco antiimperialista'. Los jóvenes, sobre todo los que se fueron al Oeste, se alegran de la reunificación en el vigésimo aniversario y se han acostumbrado al sabor de la Coca Cola. La Club Cola sólo se sirve en las mesas del Este y abriga los corazones de los nostálgicos. ¿Quién sabe que los derechos de la bebida socialista pertenecen desde hace tiempo a una empresa del Oeste?" Artículo del 01/10/2010

28 países, 300 medios, 1 revista de prensa. La revista de prensa euro|topics muestra qué temas mueven a Europa reflejando la variedad de opiniones, ideas y tesituras.