Alex Winston: cara pop "sweet", perfil folk "cínico"

Artículo publicado el 4 de Marzo de 2011
Artículo publicado el 4 de Marzo de 2011
Una voz educada diez años en el mundo de la ópera llega a los escenarios con tanta fuerza como una soprano salida directamente de una obra de Puccini, pero ¡con composiciones donde se entremezclan la música pop, folk y electrónica! La cantante estadounidense Alex Winston no tiene más que 23 años, pero su música apunta ya muy alto.
Encuentro fugaz entre su aterrizaje en París y un nuevo viaje a Berlín.

Llego con tiempo al hotel donde Alex Winston daba una serie de entrevistas el día antes de un concierto en París de 16 de febrero en el Nouveau Casino. Tengo el placer de escucharla cantar cumpleaños feliz a una pareja de estadounidenses que festejaba su treintavo aniversario de bodas con una copa de champán...

"Sweet", no gracias

Estamos a un tiro de piedra de la place de la République, Alex Winston lleva en París unas horas y no oculta su entusiasmo: "Es la primera vez que vengo a Francia", me confiesa casi disculpándose. "Inmediatamente después viajo a Berlín y Fráncfort. Pero es todo muy rápido, me hubiese gustado poder quedarme un poco más de tiempo". Aunque su nombre comienza ahora a circular por Internet, Alex no es una debutante: "Todos piensan que tengo 19 años, pero me siento orgullosa de decir que tengo 23 y que ya hace tiempo que hago música". Hay algo en ella que se resiste a dejarse encasillar en el papel de "revelación del año" que le han adjudicado. Ya no es esa "niña fantasiosa" de música "japonizante" que quisiéramos ver en ella. Y es verdad que, cuando descubrimos el título Choice Notes en el último pub Hyundai, tenemos la tendencia - yo soy primera que la ve- a encontrarlo "muy bonito" y a pasar rápidamente a otra cosa. Esto es precisamente lo que Alex Winston quiere evitar. Además, cuando le digo que su música es "sweet", se defiende educadamente pero con firmeza. Es seguidora de PJ Harvey y demuestra gran sensibilidad por la la "pasión" que transmite su música. Aunque no presume de tocar en el mismo registro que en la frenética Gran Bretaña, se describe a sí misma como una persona "cínica" y, sobre todo, como alguien que siempre ha sabido lo que quería.

"Control freak"

Nació y se crió en Detroit, donde aprendió "todo lo que sabe". Aunque se instaló en Nueva York en 2010, sus padres todavía viven allí y ella vuelve a menudo. Detroit es "su" ciudad. Alex se ha acostumbrado al ambiente que se vive en la Gran Manzana, el único sitio donde existe una posibilidad de "hacer algo en el mundo de la música". Cuando habla de su ciudad natal, lo primero en lo que piensa es en esos años que pasó en pequeñas salas de conciertos locales. "Hay buenos grupos allí. Las salas de conciertos son dinámicas. Algo ocurre en ellas". Durante la adolescencia formó parte de varios grupos. En 2007, incluso llegó a publicar un miniálbum, By The Roots, con un de ellos. No obstante, todo eso "le aburría un poco", pues quería producir "su propia música". Estar bien rodeada también ayuda, sobre todo cuando todavía no eres más que una joven cantante que apenas acaba de salir del instituto: "Los chicos del grupo eran bastante más mayores que yo; y eso era genial, ya que sabían muchas cosas. Me hicieron descubrir estilos de música que desconocía por completo". Hoy está acompañada el dúo de productores The Knocks, pero no la controlan, Alex reconoce ser una "control freak" de su música: quiere tener libertad.

 "La música tiene que ser pura"

Antes de unirse a una banda y de hacer novillos para ir a escuchar a sus compañeros tocar, Alex Winston recibió una formación musical clásica, gracias a lo cual aprendió a conocer, escuchando nada menos que a Pucinni, su voz, preciosa, cristalina y capaz de alcanzar tonos (muy) altos en los agudos. Hay que reconocer que diez años de "clases de ópera" no ha sido "algo especialmente divertido", pero su madre insistió en ello. Echando la vista atrás, Alex piensa que esa formación le aportó mucho: "No aprendí solfeo. El instrumento con el que trabajaba, era mi voz. Cantar es ante todo saber respirar". Su herencia musical es "muy americana": el conocido sello discográfico de música soul y folk Motown,Chuck Berry,Bob Dylan. "En la actualidad, cuando escribo, no pienso precisamente en Puccini", dice sonriendo. Entonces. ¿cómo le viene la inspiración? "Por la noche, ¡tras tomar algunas copas!". Las melodías siempre preceden a las letras, aunque no siempre son letras propiamente: "Tarareo palabras que no existen: solo lo hago por acompañar la música". Le digo que, sin duda, eso es lo que constituye la propia esencia de la poesía, de la música antes que nada. Pero Alex Winston no se considera una poetisa. Lejos de eso. Para ser songwriter hay que ser antes de nada músico. No tiene nada en contra de los cantantes comprometidos, al contrario, pero reconoce ser demasiado «púdica» a la hora de exponer sus ideas políticas, aunque las tenga. Para ella "la música tiene que ser pura".

"Camaleón" vocal

El miércoles 16 de febrero, el día siguiente de nuestra entrevista, descubro, sobre el escenario del Nouveau Casino, el pequeño mundo de Alex Winston. En el escenario se siente cómoda. Va vestida completamente de negro, con los brazos al descubierto, acompañada de su guitarra y el micrófono, tras los cuales, esa simpática chica de Detroit con la que había charlado tranquilamente y que se quejaba por tener la apariencia de una "joven debutante de 19 años", parece tener fácilmente diez más. Sabe imponer su voz, defender su estilo y transmitir pasión tanto a su team, como al público. Realmente sabe como animar. Presenta los seis títulos que componen el EP Sister Wife y, a la vez que participa con los coristas y con el público, saca a relucir todas las tonalidades de su voz. Y es que como ella misma me dijo, quiere convertirse en un "camaleón" vocal. Alez Winston puede hacer con su voz lo que quiera, retomar el estilo añejo de Chuck Berry, perderse en notas etéreas del estilo de Kate Bush o o susurrar Don’t Care about Anything, la preciosa balada de su estupendo (mini) álbum. Esperamos con impaciencia el lanzamiento álbum mayor, en el que ya está trabajando.

Fotos : Todas, cortesía de ©Alex Winston/myspace