Alexander De Croo y el (ya no) gobierno belga

Artículo publicado el 11 de Mayo de 2010
Artículo publicado el 11 de Mayo de 2010
“Las elecciones anticipadas son casi inevitables”, admitió el primer ministro Yves Leterme, que anunció que no se volvería a presentar. Después de que el rey Alberto II aceptara su dimisión el pasado 26 de abril, Leterme puede reflexionar sobre las razones de su fracaso.
En el retrovisor, verá el rostro del idealista Alexander De Croo, líder del partido liberal flamenco Open VLD, que con su repentina salida del gobierno de coalición llevó al Estado belga a la crisis

 Desde el miércoles 21 de abril por la noche, el nombre que está en boca de todos en Bélgica es el de Alexander De Croo. Sin embargo, con 35 años, el presidente del partido liberal flamenco sigue siendo un recién llegado en política. Presente por primera vez en la lista del Open VLD en las últimas elecciones europeas, nunca antes había ocupado un cargo político. Su padre, Herman, es un veterano de la política belga. Ministro de Estado y ex presidente de la Cámara, en Bélgica se le considera un sabio y un francófilo. Durante el verano de 2007, tras las últimas elecciones legislativas y la crisis política que éstas provocaron, el rey Alberto II lo consultó para encontrar una solución negociada.

Un flamenco francófilo 

Desde el 22 de abril y debido a su salida de la coalición de gobierno Alexander de Croo forma parte de los “instigadores de disturbios"De hecho, en la elección de Alexander como líder de su partido, este joven flamenco defendió su imagen de francófilo. Para su contrincante, Marino Keulen, antiguo ministro del Gobierno flamenco, no era su primer ataque contra los franceses. En varias ocasiones se negó a nombrar a los alcaldes francófonos de la periferia de Bruselas que habían enviado las convocatorias a las elecciones en francés, lo que está permitido por la ley belga, pero prohibido por un comunicado flamenco. El trabajo que emprendió este joven erá difícil.El partido estaba contra las cuerdas tras las elecciones en junio de 2007. Su tema de campaña, el renacimiento, se convirtió en una política comunitaria más radical. El ex primer ministro liberal Guy Verhofstadt tenía por costumbre dejar de lado los problemas comunitarios cuando éstos amenazaban a su Gobierno. No obstante, en el tablero político flamenco son los partidos extremistas como el N-VA (separatistas), el Vlaams Belang (extrema derecha, separatista) y la lista De Decker (derecha separatista) los que monopolizan los votos. La colaboración establecida hace varios años entre el MR (liberales francófonos) y el VLD se deterioraba y las exigencias flamencas son más fuertes dentro del partido.

El distrito BHV, bazar del Gobierno belga

Antes de su elección, durante una entrevista con la RTBF, el joven Alexander advirtió: "Si no hay división [del BHV], los puntos de vista flamencos van a radicalizarse aún más”. Sin embargo, en ese momento el caso estaba en manos del CD&V de Jean-Luc Dehaene. Para todos, el Open VLD de Alexander De Croo no era un partido peligroso. Todos los ojos miraban al CD&V y a su antiguo socio N-VA. En ese momento, las prioridades eran otras: las consecuencias de la crisis económica y financiera aparecían en las portadas de todos los periódicos y mantenían ocupados a los gobiernos federal y estatal.

"Esto no es un país"

En casi cuatro meses, el joven león adquirió confianza y trataba las negociaciones con un cierto idealismo. Los demás partidos lo acusaban de "seguir creyendo en las promesas”.  Dehaene tenía que presentar varias propuestas para facilitar las negociaciones sobre el distrito del BHV (el distrito electoral de Bruselas-Halle-Vilvoorde) después de las vacaciones de Semana Santa.

Pero el martes de la vuelta al trabajo, Dehaene abandona su cargo político ante la sorpresa de todos. Los socios políticos incluso pensaban que se lograría llegar a un acuerdo. De Croo dijo entonces que quería una solución para el jueves, el día de pleno de la Cámara de Representantes. Sin embargo, en la tarde del miércoles, los negociadores se pusieron de acuerdo sobre una declaración de intenciones. Todos estaban satisfechos, salvo el VLD, quién, en la mañana del jueves, reunió a los miembros de su partido.

Los rumores hablan entonces de una salida del VLD de la coalición. A las 09:20 horas, los miembros del partido comenzaban su reunión; a las 11:21, Vincent Van Quickenborne, ministro federal cercano a De Croo, anunciaba en su página web de Twitter "alea jacta es" (‘la suerte está echada’) y el VLD salía de la coalición. Unos minutos más tarde, el joven presidente del Open VLD anunciaba que retiraba su confianza en el gobierno y en el país en crisis. 

Artículo publicado el 26 de abril de 2010 por Zoé de York en el babelblog de Bruselas