Alfombra azul sin contrastes para el cine europeo

Artículo publicado el 15 de Noviembre de 2006
Artículo publicado el 15 de Noviembre de 2006

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

La británica Venus de Robert Michell gana el Giraldillo de Oro, mientras el cine alemán arrasa en las demás secciones.

"El cine europeo es un cine de emociones, un cine de sensaciones, de pequeñas y grandes historias”. Es lo que declaró Manuel Grosso, el director del Festival de Cine Europeo en Sevilla la semana pasada. Un Festival de Cine Europeo tan distinto a los demás que hasta la alfombra por la que se han paseado Kenneth Brannagh y compañía es azul y no roja como en San Sebastián o Venecia.

Italia vuelve a la carga

“Ahora está reapareciendo el cine italiano con fuerza con una nueva generación de directores”, declaró Grosso el primer día de festival, “sobre todo con películas como Romanzo criminale, de Michele Placido, Il caimano, de Nanni Moretti, Nuovomondo, de Emanuele Crialese, o Rosso come il cielo, de Cristiano Bortone”, ampliaba. Por eso, este año, el Festival de Cine Europeo decidió dedicar una especial atención al cine italiano. Durante las dos divertidas horas clase magistral que dieron los maestros del neorrealismo italiano, el director napolitano Francesco Rosi y el guionista Tonino Guerra, el primero quiso señalar que “la corriente neorrealista de posguerra en el cine italiano fue una exigencia ética para conocer y dar a conocer el país. Más que un discurso propagandístico socialista, era el deber moral de ser justo y solidario.” Uno se pregunta si no será apropiado regresar al realismo visto el debate en Italia sobre si enviar o no el ejército a Nápoles. Precisamente, Tonino Guerra le sugirió a Rossi “que siguiera haciendo cine”, a lo que Rosi contestó con sorna que “aunque no lo descarta, ahora prefiere dedicarse al teatro”.

Alemania arrasa sin grandes sorpresas

Venus es la película británica dirigida por el sudafricano Robert Michel ganadora de la Sección Oficial, llevándose el Giraldillo de Oro, dotado con 60.000€. Una historia que destaca por su “defensa del valor de la vida y del amor”, según las palabras de la presidenta del jurado Margaret von Trotta. El Giraldillo de Plata, dotado con 30.000€, recayó sobre La vida de los otros, del director alemán Florian Henckel, y que ya había ganado hasta 7 premios con anterioridad. Una película de espías ambientada en la Alemania de los años ochenta precisamente ahora que ha fallecido el mítico espía alemán Markus Wolf, el “Espía sin Rostro”. “Un tema de vital importancia para Alemania”, según el productor de la obra, Quirin Berg, “toca mucho a los berlineses”. De cara a los premios EFA de la academia europea de cine, que se entregarán el 2 de diciembre en Varsovia, es una de las cintas favoritas, junto a Volver, de Pedro Almodóvar y El viento que agita la cebada, del británico Ken Loach.

En la sección Europa_Europa, el público premió con otros 60.000€ a La suerte de Emma, del alemán Sven Taddicken. Otra historia intimista sobre un hombre enfermo terminal de cáncer que aprende junto a Emma, una solitaria granjera, a disfrutar de sus últimos momentos de vida. En cuanto a los documentales, la sección Eurodoc, volvió de nuevo a premiar a una cinta alemana: Massgeschneiderte Traüme (Sueños a la medida), del director Marco Wilms, que narra el viaje de un sastre indio por Europa en busca de sus sueños, fue la que se alzó con el Giraldillo de Oro a la mejor cinta documental. Vamos, ¡ni que Lakshmi Mittal, el indio que acaba de hacerse con la multinacional europea del acero, Arcelor, la hubiera producido!

Foto micro: mipan / stock exchange