Algas, la verdura del mar en la mesa

Artículo publicado el 16 de Octubre de 2009
Artículo publicado el 16 de Octubre de 2009
¿Y tú qué comes? Asia está a la cabeza del consumo de algas en la actualidad, aunque encontramos datos que demuestran que ya se usaban para la alimentación humana hace 10.000 años. En Japón, por ejemplo, suponen un 25 por ciento de la dieta nipona. Pero es otro país oriental el que se lleva la palma.Corea es el mayor consumidor mundial de algas.
Si bien en Europa no llegamos al nivel de Asia, en la cuenca mediterránea está documentado el uso de algas ya en el 600 a.c. y, hoy en día, se están revalorizando. En Austria y Alemania por ejemplo, se emplean para la elaboración de un pan muy apreciado, el , conglomerado de cereales donde hasta un 3% por ciento de la composición son algas disecadas en la harina. En Galicia (España), hay empresas como o que ya llevan años viendo la oportunidad que les ofrece esta verdura marina y las recogen, tratan y comercializan para la alimentación.

AlgenbrotAlgamarCannori

Algunos de los chefs más prestigiosos del mundo, como Ferrán Adriá, también se están atreviendo ya a introducirlas en sus exquisitos platos. Aunque viéndolas así a más de uno le daría reparo comérselas, hay muchas razones para no dejarlas escapar. Tienen un alto contenido en proteínas vegetales y sales minerales como el yodo, cobalto, hierro, magnesio, calcio, fósforo y potasio. Contienen un alto poder depurativo y ayudan a no engordar. Además, no poseen colesterol, grasas saturadas, pesticidas, ni hormonas de síntesis como sucede con las proteínas de la carne. Por enumerar algunas ventajas saludables de esta cosecha de agua salada, podemos decir que estimula el metabolismo en general, refuerzan las defensas, corrigen estados de carencia de vitaminas y minerales, reducen el colesterol de la sangre, rehidratan y reafirman las células cutáneas, fortaleciendo el pelo. Pero esto no es todo, previene de parásitos intestinales y tiene un efecto descontaminante de la radiactividad...¿Qué más podemos pedir? Aquí no queda la cosa; es más, las algas se usan también como fertilizante, incluso se están conviertiendo en ingredientes indispensables en cosmética y productos de belleza para el pelo. Multitud de posibilidades para esta fuente de riqueza que nos ofrece el mar, sobre todo teniendo en cuenta el agotamiento de otros muchos recursos del planeta, y la búsqueda constante de una vida más sana. Ahí están esperando los valientes que sepan ver su oportunidad de futuro.

Elena Urbina