Almodóvar, again

Artículo publicado el 15 de Enero de 2007
Artículo publicado el 15 de Enero de 2007
El director español vuelve a ser el máximo favorito para llevarse el Globo de Oro del 15 de enero a la mejor película de habla no inglesa con Volver y a la mejor actriz (Penélope Cruz). Sería su tercer galardón en pocos años.

Almodóvar. Almodóvar. Almodóvar. ¿Quien no ha oído este nombre centenares de veces durante las últimas semanas? No importa si vivimos en París o en Nueva York. O si miramos la RAI o la BBC. Está por todas partes y no hay forma posible de evitarlo. El Globo de Oro y los Oscars (que este año se entregarán el 25 de febrero) están a la vuelta de la esquina y el cineasta español hará todo lo posible por triunfar. Como haría cualquier otro director de Hollywood. Como Scorsese o Spielberg. Y es que Pedro Almodóvar (Castilla-La Mancha, España, 1951) ya juega en una liga superior al resto de cineastas europeos. Su marca arrastra masas y Volver (2006) es un éxito en los Estados Unidos. Increíble, pero cierto.

Lo más extraño de todo esto (y es que estamos hablando de Hollywood) es que el fenómeno empezase con una película protagonizada por travestidos y prostitutas: el maravilloso melodrama Todo sobre mi madre (1999). Este film, que resumía a la perfección todo el mundo de Almodóvar con una historia redonda, lo cambió todo. Premiada en el Festival de Cannes, a los Goya, al Globo de Oro y a los Óscar. Nada volvería a ser igual desde entonces. Ni siquiera el cine del propio Almodóvar. Su próxima obra (Hable con ella, 2001) significaría un paso arriesgado y ambicioso hacia un terreno más libre y excitante. Sin reminiscencias al pasado ni temáticas recurrentes. La película, volvería a ser aclamada y se llevaría un premio casi inaccesible para todo el que no habla inglés: el Óscar al mejor guión original. Después del moderado fracaso de público y crítica con La mala educación (2004), le ha llegado el turno a Volver. Un filme que, por lo que se ha dicho y comentado, ha vuelto a poner a Almodóvar por encima del resto de directores contemporáneos.

¿Éxito merecido?

¿Es tan brillante esta última obra como las demás? ¿Hasta qué punto el éxito del director español está justificado? Si tuviéramos que hacer caso de los premios y de lo que acostumbra a decir la crítica norteamericana, pensaríamos que Almodóvar es el mejor cineasta europeo y el que mejor sabe reflexionar sobre la realidad española. Sin embargo, estas afirmaciones no son del todo precisas. Es cierto que las películas de Almodóvar (especialmente las anteriores a Todo sobre mi madre) han mostrado, con ironía y acierto, tanto la España más tradicional como la más “macarra”. Pero el cineasta manchego no busca el realismo y sería un error pensar que los ciudadanos españoles son iguales a los personajes de sus películas. Si, en cambio, nos referimos al talento, pocos dudan de que Almodóvar es un gran director. Gracias a un mundo personal y una técnica cada vez más depurada, ha conseguido un papel relevante dentro de la industria del cine. Ahora bien, asegurar que es el mejor cineasta de Europa es atrevido.

Actualmente, hay una veintena de directores de un nivel similar o superior. Desde el austríaco Michael Haneke (La pianista, 2001) hasta los belgas Jean Pierre i Luc Dardenne (L’enfant, 2005). Por no hablar de auténticos clásicos que todavía siguen en activo como Jean Luc Godard o Manoel de Oliveira.

Volver, favorita

Entonces, ¿qué es lo que diferencia Almodóvar de los demás? ¿Por qué el cineasta manchego tiene más notoriedad que la mayoría de sus contemporáneos? La respuesta la encontramos quizá en la naturaleza melodramática de sus películas. Las situaciones trágicas siempre se ven rebajadas por una fina ironía, y la música y la fotografía siempre acompañan para crear un entorno peculiar que atrapa al público. Esto y que el director español ha estado apadrinado por Hollywood y por la crítica francesa. Con todas estas ventajas, Volver parte como favorita en la gala de los Globos de Oro de ahora. Dicho esto, la competencia en la categoría de mejor película de lengua extranjera es muy alta gracias a Letters from Iwo Jima y Apocalypto, dos producciones norteamericanas habladas en japonés y maya, dirigidas por dos pesos pesados como Clint Eastwood y Mel Gibson. Las otras dos candidatas, con muchas menos posibilidades, son la alemana Das Leben der Anderen del todavía desconocido Florian Henckel-Donnersmarck y la apreciable cinta El laberinto del fauno del mejicano Guillermo del Toro. ¿Podrá resistirse la prensa extranjera de Hollywood a los encantos de Almodóvar? En pocas horas, el resultado.