Alsarah: "La desesperanza puede enseñarnos mucho" 

Artículo publicado el 13 de Octubre de 2016
Artículo publicado el 13 de Octubre de 2016

Obligada a abandonar su Sudán natal cuando era muy pequeña, Sarah Mohamed Abunama-Elgadi - más conocida como Alsarah – utiliza la música para mantenerse en contacto con su herencia y su cultura. Hablamos con ella en París sobre su banda, The Nubatones, su nuevo disco 'Manara' y sobre todo lo que la vida le ha ido enseñando.

Alsarah se encuentra como en casa sentada en el exterior de un café en medio del distrito 18 de París. Parece la clase de persona que se siente cómoda en cualquier lugar. Quizá porque desde pequeña ha ido de un lado para otro. Sus padres huyeron a Yemen tras el golpe militar en Sudán en 1989. Pero de allí también tuvieron que desplazarse al estallar la Guerra Civil y poner rumbo a Estados Unidos, donde acabaron en el pueblo de Amherst, Massachusetts. Como se puede imaginar, crecer en un estado de cambio constante no es algo baladí. 

"Tuve una crisis de identidad cuando era muy joven", dice. "La pregunta ¿De dónde eres?volvía a mí constantemente al ir haciéndome mayor, especialmente en la adolescencia. Siempre que intentaba integrarme en un nuevo lugar me acordaba de que era extranjera". Pero echando la vista atrás, también admite que aquello tuvo mucha importancia en su visión de la vida: "Me siento más segura conmigo misma. Pienso que después de cuestionarte constantemente quién eres y de sentir que necesitas demostrarlo todo el rato, al final tienes que dejarlo ir y aceptar el hecho de que la identidad se construye, de la misma manera en que lo hace un hogar o unos límites." 

Alsarah fue una "niña de ciudad" por definición, por lo que Amherst representó un verdadero choque cultural que le hizo sentir visible e invisible al mismo tiempo. "Éramos la única familia de África Oriental en toda la región, así que no podía ir a ningún sitio sin que la gente se girara y hablara de ello. En lo que a América se refiere, esta zona es muy liberal, por lo que podría haber sido mucho peor. Pero al mismo tiempo nos molestaba un poco el que nos trataran como si fuéramos algo exótico". Es en gran parte el motivo por el qué eligió mudarse a Nueva York y establecerse en Brooklyn. "Allí todos son inmigrantes, es una ciudad de inmigrantes y es normal ser diferente. Esa invisibilidad ha sido muy tranquilizadora para mí. Me siento muy feliz allí". 

Me pregunto si a Alsarah le hará feliz permanecer siempre en el mismo lugar. De momento, habla de México y bromea sobre si ésta será su siguiente parada. "Una vez que te das cuenta de que no tienes raíces en ningún lado, tiendes a reaccionar de dos formas: o te aferras a un lugar de por vida, o te conviertes en una de esas personas en constante movimiento."

Enfrentarse a la "mirada occidental"

 

En 2010, Alsarah fundó junto a su hermana Nahid el grupo The Nubatones. La música de la banda tiene raíces profundas muy personales, algo que se hace patente en sus letras compuestas en árabe sudanés y en el uso de instrumentos tradicionales. Sin embargo, hay otro elemento del que Alsarah ha obtenido mucha inspiración: los estudios en etnomusicología que cursó en la Universidad de Wesleyan [en el estado de Connecticut, EEUU, ndlr].

"Me sentí atraída por la etnomusicología porque quería estudia la música no-occidental, y hay muy pocas otras maneras de hacerlo. El estudio de campo que realicé en Sudán fue mi primer acercamiento hacia la música sudanesa, pero creo que lo más importante ha sido aprender cómo occidente mira al resto del mundo". 

Alsarah sabe bien lo que se siente al ser examinada por una mirada occidental, ya que está acostumbrada a cantar en árabe en países como Portugal, Francia y Suecia, donde la audiencia es, principalmente, de piel blanca. El truco para reducir este examen exhaustivo, en su opinión, es hacer que el público la vea como una persona de la que aprender sobre África, algo que para ella es toda una experiencia 'Venus Hottentot'.

"Sé que hay un dicho popular que dice que la música debería existir fuera del artista, pero mi música no es independiente a mí. Ella es una gran parte de mí y yo soy gran parte de ella. Por eso le cuento a la gente las historias que hay detrás de mis canciones, para que cuando cante, puedan entender de dónde vengo. Nunca es una traducción directa con palabras, es más bien un contexto. "Esta canción me gusta cantarla porque me recuerda a esto y esto. No sé lo que piensan cuando llegan al concierto. Pero sí espero que se vayan viéndome como lo que soy, un ser humano".

 "La conciencia también puede salvarte"

'Ya Watan' - Alsarah and the Nubatones

Le pregunto a Alsarah sobre el primer single del último álbum de los Nubatones. Se titula 'Ya Watan', que se podría traducir como "Oh, mi patria" y lo escribió el pasado noviembre tras los atentados de Francia y Bélgica. Pensaba también en la naturaleza, aparentemente sin solución, de los problemas de Oriente Medio. "Si uno no puede encontrar ni paz ni certeza en su tierra natal, entonces ¿a dónde puede dirigirse?", se pregunta.

Es una canción llena de metáforas. Alsarah intenta explicarla en inglés. "La compañía ha muerto en el patio familiar, ni siquiera el tiempo es consciente de su paso". Su reticencia a cantar en inglés o traducir sus letras se hace evidente. Después de todo, como me pregunta: "¿Cómo se explica una palabra que en inglés tiene seis signficados diferentes?"

Alsarah ha dicho muchas veces que su álbum 'Manara' ["El faro", ndlr] tiene que escucharse de un tirón. Cita como influencia a Pink Floyd y a su disco The Dark Side of the Moon, y lo cierto es que los sintetizadores que se oyen al inicio de la canción 'Ya Watan' tienen mucho de 'On The Run'. Es un sonido moderno y retro al mismo tiempo. El álbum trata de mirar hacia adelante, pero también intenta recordar el pasado. "Nunca podrás superar los miedos que te plantea el futuro si no entiendes el pasado. No tienes por qué quedarte quieto o volver hacia atrás, sólo ser consciente y usar esta cualidad para poder salvarte."

"Ver cómo se arruinan nuestras esperanzas puede enseñarte mucho" 

Como era de esperar, la conversación coge tintes políticos. Los padres de Alsarah fueron activistas muy comprometidos, [su madre le leía 'El capital' de Marx antes de ir a dormir, ndlr]  por lo que su interés por la política es evidente. En 2010, mientras Sudán se preparaba para las elecciones presidenciales, ella y la rapera sudanesa-americana Oddisee [su vecina de Brooklyn] crearon un vídeo musical llamado 'Vota!'. Con él, intentaron mobilizar a la población joven sudanesa para que lograran la expulsión del dictador Omar al-Bashir. Sus esperanzas duraron poco: a pesar de los informes de fraude electoral y amaño de las urnas, al-Bashir fue re-elegido con el 68% de los votos.

"Durante un tiempo me sentí muy tonta e ingenua por pensar que el cambio podía ocurrir", dice Alsarah. "Pero ahora me doy cuenta de que haber perdido esa esperanza me ha enseñado mucho. Necesitas ser capaz de ver las señales de alerta, reconocerlas y anunciarlas de inmediato en lugar de ignorarlas". Su experiencia vital en Sudán le ha enseñado sobre muchas otras cosas : "Espero que estas elecciones en EE.UU. saquen a la luz algo que vengo sintiendo desde hace mucho tiempo. Estados Unidos vive en una dictadura bipartidista. Estos comicios son una prueba bastante clara. Para una tierra de inmigrantes como ésta, estar donde están ahora es francamente vergonzoso." 

¿Habrá pensado lanzar un ¡Vota! 2.0 para una audiencia de jóvenes estadounidenses privados de sus derechos? "Estaba preparada a hacerlo pero entonces entonces me imaginé cuanta gente me gritaría 'Cállate, inmigrante!" Se ríe, pero puedo imaginarme con facilidad ese escenario. "Estoy registrada para votar y me aseguro de que todos mis amigos también lo estén. No soy una activista, pero me gusta cantar para ellos."

---

Manara salió a la luz el 30 de Septiembre.