Amistoso de fútbol España-Inglaterra: ¡tú eres más racista que yo!

Artículo publicado el 11 de Febrero de 2009
Artículo publicado el 11 de Febrero de 2009
El racismo sigue siendo un problema en el deporte, pero es cuando salta a las portadas de los periódicos cuando comienza la guerra. Las relaciones anglo-españolas en este sentido no son ejemplares: acusaciones mutuas, hipérbole y permisividad. La mala prensa de España ya ha afectado al amistoso entre Inglaterra y España del 10 de febrero…

Empecemos fuerte: en 2004, el ex seleccionador español, Luis Aragonés, a fin de motivar a José Antonio Reyes le gritó en un entrenamiento: “Dígale a ese negro de mierda que usted es mejor que él”, en referencia al francés Thierry Henry. Este hecho provocó todo un escándalo en el Reino Unido, país donde jugaba Henry en aquel momento. En España ocupó portadas y abrió informativos. Algunos periódicos españoles, a pesar de la gravedad de los hechos, se centraban en cómo la prensa británica ‘sacaba las cosas de contexto’ y acusaba a Luis Aragonés de racista. Así, el diario El Mundo en su edición digital titulaba “La prensa inglesa ataca a Aragonés llamándole racista”. Y en el cuerpo de la noticia se refiere a este hecho como una anécdota: “El grueso de sus noticias [en referencia al enfoque de los diarios británicos] hablan del asunto como un incidente y no como una anécdota”. 

wikimedia‘Anécdotas’ a parte, en Inglaterra también ocurrió algo parecido cuando el entrenador y comentarista Ron Atkinson, creyendo que el micrófono estaba cerrado, llamó a Marcel Desailly “negro holgazán”. La palabra que Atkinson pronunció, Nigger (negro), tiene por sí sola un significado xenófobo. Atkinson renunció a su cargo en televisión y el diario The Guardian lo eliminó de su plantilla de colaboradores. En España, sin embargo, Luis Aragonés no fue cesado: recibió una multa de 3.000 euros por una “acción contraria al decoro deportivo” (tras la presión de la Comisión Antiviolencia para que se abriera una investigación) y la defensa del presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Ángel María Villar, quien no titubeó al llamar a su vez “racistas” a todos los que criticaron a Aragonés.

Racismo, también en la Fórmula 1

El caso del piloto de Fórmula 1 Lewis Hamilton (gritos racistas en Montmeló y aficionados con la cara pintada de negro) también alimentó las portadas de los diarios amarillistas británicos. Desde aquellos dos hechos la prensa británica está siempre vigilante y dispuesta a llamar racistas a los españoles ante cualquier nuevo acontecimiento de este tipo. Como hizo tras la campaña de apoyo a la selección española de baloncesto en los últimos Juegos Olímpicos de Pekín, en la que aparecían todos los jugadores achinando sus ojos con los dedos. Algo que pasó como un mero suceso gracioso en España. Sin embargo, The Guardian publicaba así: "obviamente no hay intención de enfadar a su anfitrión olímpico en Pekín, pero la irresponsable fotografía puede causar controversia y podría ser interpretada como racista".

wikimediaLos británicos no parecen ser los únicos en no comprender el ‘humor’ ibérico. Los altercados en el partido del Atlético de Madrid contra el Olympique de Marsella, que costaron una sanción de la UEFA al club español por carga policial excesiva y cánticos racistas, fueron reflejados de forma muy diferente en la prensa francesa y española. El diario digital de Marsella Le Phocéen habló de “campaña pro-atlético” en los periódicos españoles. Mientras que el diario español Marca titulaba “Platini nos mete otro gol”, relacionando el tanto marcado por el ex jugador francés a España en la final de la Eurocopa 1984 con un supuesto agravio comparativo hacia España con esta decisión de la UEFA, organismo que él mismo preside.

¿Racistas de verdad o obsesión malintencionada?

El afán por denunciar el racismo en España de la prensa británica a veces puede ser percibido como una obsesión malintencionada desde la península ibérica. Diego Jáuregui, portavoz de SOS Racismo España afirma que “en términos internacionales se suele caer mucho en que un país intente demostrar que el de al lado es más racista que el suyo o que tal equipo de fútbol es más racista que el suyo. Esto es tirar balones fuera, deberían preocuparse de qué está ocurriendo en Europa en general y en su entorno en particular”.

"Se suele caer mucho en que un país intente demostrar que el de al lado es más racista"

Todos estos altercados parecen haber sentado precedente y han provocado cambios en el partido amistoso entre la selección española y la inglesa. La Federación inglesa de fútbol afirmó en octubre que se negaba a celebrar este partido en el Santiago Bernabéu, la ‘casa’ del Real Madrid, por temor a que se repitiesen los altercados racistas del amistoso de 2004, cuando algunos aficionados españoles se dedicaron a hacer el mono cada vez que los jugadores ingleses de raza negra tocaban el balón. La Federación española reaccionó defendiendo al público madrileño. Finalmente, el partido se jugará en el estadio Sánchez Pizjuán de Sevilla, ya marcado por la polémica xenófoba.