Amor al primer clic

Artículo publicado el 13 de Febrero de 2006
Artículo publicado el 13 de Febrero de 2006
Cada vez más europeos se lanzan a la búsqueda del gran amor a través del teclado. ¿Y si la pareja de nuestros sueños sólo estuviera a un clic de distancia? Con Internet se superarán con gran rapidez los impedimentos y las fronteras entre países.

"Burbujas de jabón 72" ríe misteriosa, orgullosa y tranquila. "El que busca un megabombazo 75, se encuentra aquí en el lugar erróneo", declara la que ha vuelto locos a algunos "Panther72", "allnightlong43", o "987345". Casi uno de cada dos de sus más de 30.000 visitantes se han quedado flaseados con ella y por ello quizá deberán dejar un par de Krediz. Un tal "tippmirwas2" de Berlin añade: "Con un flash se puede mostrar sin demasiadas palabras, que a uno le gusta una mujer a primera vista, o lo que es lo mismo, que es amor al primer clic", y confiesa que se ha interesado por la búsqueda de mujeres parisinas en la "bolsa de contactos". "París", prosigue, "es la locura, chicas súper guapas, y si en Berlín sólo se acercan 25 tías a mis gustos, en París son más de 500".

12 millones de buscadores cada mes

A flashear y chatear en toda Europa es a lo que se dedica el teclado. Sólo en Alemania, Francia e Inglaterra visitaron en el transcurso de un mes -según Nielsen/Net Ratings (especialistas en contabilizar búsquedas en Internet)- más de 12 millones de usuarios las bolsas de contactos en línea. Sin embargo, "tippmirwas2" es con su excursión de Berlín a París la excepción. "La posibilidad -por ejemplo en Meetic- de conocer una pareja extranjera se producirá en primer lugar entre solteros que viven en zonas fronterizas", afirma Henning Wiechers, de Singleboersen-vergleich.de. Para ello Internet es útil, y bolsas de contactos como Meetic, Match.com, o Parship gastan mucho en publicidad. "En la página inicial de Meetic se puede hacer click sobre el país deseado y buscar allí una pareja. El amor no conoce fronteras”, opina Christian Köhler, gerente de Meetic Alemania y quien con sus 13,9 millones de fichas de datos registra usuarios de 13 países europeos, alzándose con el primer puesto de entre las bolsas de contactos.

El auge de los contactos en línea no escapa a los medios de comunicación. La versión americana en línea de la revista Businessweek ha encontrado ya un nombre para la nueva generación para la que "estar on line se ha convertido en una forma de vida": la generación @. La BBC describe el año 2006 como el de los ciudadanos digitales. Revistas on line como Die Gegenwart debaten sobre las consecuencias del "Estado de Software" en el futuro de las webs: además de las bolsas de contactos en línea están por delante los Blogs, los diarios en línea y los "Wikis", que se distinguen por su interactividad y la posibilidad de compartir información.

La pantera alcanza a su presa

El informe de singleboersen-vergleich.de, página en Internet que ayuda a los usuarios a obtener una visión de las ofertas en las bolsas alemanas de contactos, muestra especialmente una de las razones del auge de las bolsas de contactos: los cambiantes modos de vida actuales. Para la "generación @", Internet juega un papel muy importante. El paso dado para la búsqueda de la media naranja es cada vez más largo. La joven generación cambia a menudo de lugar de residencia, viviendo en grandes ciudades donde la soledad es la otra cara de la moneda de esa evolución. La búsqueda rápida, eficiente, gracias a los WAP, SMS e I-Mode, sin centrarse en un lugar concreto, facilita la búsqueda de la pareja de nuestros sueños.

En los grandes suburbios de Londres por ejemplo: "Panther72" tenía sus problemas para encontrar allí su media naranja: "laboralmente estoy muy ocupado, on line tengo mayores oportunidades de encontrar a la mujer de mis sueños, ya que tengo contactos con muchas mujeres". La pantera podría alcanzar a su presa. Tras dos meses de búsqueda diaria conoció a Lilli en un chat. "Le di mi número y cuando efectivamente llamó y oí su voz, supe enseguida que ella era mi media naranja". Lilli no estaba segura tan rápidamente. "Después de haber hablado por teléfono durante dos semanas casi a diario, tuve la confianza necesaria para quedar con ella". A ella le gustan sobre todo las bolsas de contactos porque se pueden aclarar muchas cosas antes de nada: "la gente se conoce de otra manera, primero a través de la escritura, no sólo a través de la vista. Así se puede, paso a paso, obtener una impresión del otro".

Advertencias frente a un excesivo optimismo

Como con la mayoría de las bolsas de contacto on line, Lilli no tiene que pagarse su aventura amorosa, pues las mujeres son minoría respecto a los hombres en estos espacios. También para los hombres, la búsqueda es casi siempre gratuita, pero cuando alguien cree haber encontrado a su media naranja, se le solicitará a ese hombre ir a caja: hasta 200 Krediz cuesta una gestión. Los costos para un contacto oscilan de bolsa a bolsa, en Meetic cuesta la unidad un céntimo. "En 2005 los solteros europeos que buscaban su gran amor en la red han gastado cerca de 160 millones de euros. Creemos, por otra parte, que el volumen de mercado se cuadriplicará para 2010", afirma Arndt Roller, gerente de Parship. Sin embargo, institutos de investigación sobre el mercado como Jupiter Research alertan sobre el excesivo optimismo sobre el mercado de las citas on line. Estas podrían desplomarse como las exageradas expectativas de los noventa respecto a la nueva economía. Y sobre los hombres de nuestros sueños, de los que tanto habla "Seifenblase72", más de lo mismo.