André Locussol: “Lidero un nuevo partido en las europeas para sacudir conciencias”

Artículo publicado el 13 de Mayo de 2009
Artículo publicado el 13 de Mayo de 2009
Cansado de que los políticos estén cada vez más “apoltronados”, André Locussol, profesor de facultad en Francia, ha decidido combinar, a sus 63 años, su pasión por el fútbol con la política europea.
Este francés de origen italiano unido sentimentalmente a una finlandesa, considera que el Mercado Único es aún una quimera y se propone colocar los derechos de ciudadanía europea en el centro de las preocupaciones del nuevo Parlamento europeo si es elegido en su circunscripción de Isla de Francia en las listas del partido Ciudadanía y Cultura Europea. “Somos todos de los que no se callarán nunca”, asume antes de confesar que sus únicas armas mediáticas son Internet, los correos electrónicos y los carteles diseñados por sus amigos venidos de toda Europa para acompañarle en esta aventura electoral.

Una baja tasa de participación en las elecciones europeas es el terreno perfecto para el éxito de partidos extraparlamentarios o recién-nacidos. En Francia, a Ciudadanía y Cultura Europea le ha costado superar la prueba del “papeleo a la francesa” para competir en las elecciones europeas del 7 de junio, y ahora quiere que Internet le aúpe hacia el escaño .

¿Cuándo surgió su iniciativa?

André Locussol

Me vino la idea tras sucesivos debates, reuniones y conferencias en las que participo desde hace años en la estela del referéndum sobre la constitución europea en 2005. También porque doy clases sobre Europa a estudiantes de quinto de carrera. La falta de interés sobre Europa entre los estudiantes al principio, y luego su motivación creciente –desde el instante en que se les hace querer a Europa- hasta el punto de que unos y otros figuren en mi lista electoral o acepten pegar carteles electorales conmigo, me ha convencido de que hay que presentar batalla. Luego, con Marie-Chantal Bert, mi compañera de lista, y muchas otras amigas principalmente finlandesas, suecas, eslovacas y alemanas. Hemos desarrollado nuestras ideas y construido nuestra estrategia en el tiempo limitado del que disponemos, pero siempre con nuestro dinamismo, nuestra perseverancia y nuestras convicciones, con las cuales coinciden numerosos ciudadanos.

¿Qué les motiva a presentarse a estas elecciones europeas?

Sacar a la gente del lodazal de las luchas intestinas, "heredadas" y recurrentes, entre los partidos de derecha y de izquierda que pasan su tiempo en insultarse, incluso en campaña de elecciones europeas, y hablan de todo salvo de Europa. Pero también denunciar eso de echar mano de los ciudadanos útiles cuando se les necesita y considerarlos inútiles cuando se convierten en un lastre o unos acompañantes incómodos de quienes quieren dar siempre las mismas vueltas alrededor de los mismos temas. Mientras los ciudadanos europeos tengan pocos o ningún derecho, no se interesarán por una Europa que les resulta lejana y condescendiente.

¿Cuál será su principal compromiso con los electores?

"Meter los pies en el tiesto" como dice la expresión, sacudir el cocotero del que penden los viejos encaramados a la política partidista y que podrían caer pesadamente faltos de ideas y proyectos.

Qué anécdota retiene de este campo de minas que es presentarse a las elecciones europeas?

El 1 de mayo, cuando disputaba con los chicos de la escuela de fútbol de Ville d'Avray (de la que soy responsable) un torneo en Plessis-Robinson, en medio de 500 jóvenes y un millar de padres, uno de mis amigos, manager de un club de fútbol de la región de París a quien le dije que me presentaba a las elecciones me lo hizo repetir tres veces mientras me contestaba que "no es posible" y añadiendo: "¿pero bajo qué etiqueta?". No se creía que uno pudiera presentarse a estas elecciones bajo una etiqueta distinta de los partidos clásicos. ¡Eso sí, luego me pidió un puesto de secretario en el caso de que fuera elegido! Acostumbrado a verme sólo en pantalón corto sobre los terrenos de juego, no se imaginaba que un “futbolero” pudiera presentarse a tal puesto...

¿Cuál es el tipo de elector potencial al que se dirige en estas elecciones europeas?

No tenemos un perfil concreto, como se dice en mercadotecnia. Nos dirigimos a todos nuestros amigos, a nuestras relaciones y a nuestros estudiantes. Esto representa decenas de miles de e-mails que esperamos que den de sí lo suficiente. También nos dirigimos a los que están hartos de ver que nada cambia, que nuestros políticos están cada vez más apoltronados y tienen muy poca consideración por la gente de abajo y los de en medio que podrían encontrarse pronto abajo. Queremos salir de este sistema de castas y que cada cual pueda expresarse e intercambiar, viajar en Europa sin limitaciones. El Mercado Único sigue siendo una Utopía. Es más, ahora tiende a cerrarse más. Es importante hacer una Europa de ciudadanos para los ciudadanos.