"Antifascisti Bruxelles": mucho más que futbito

Artículo publicado el 10 de Febrero de 2016
Artículo publicado el 10 de Febrero de 2016

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El próximo mes de junio se disputará en Molenbeek el primer partido de futbito antirracista de Bruselas. Una ocasión perfecta para reunirse, hacer un poco de deporte y reflexionar sobre los efectos del estado de emergencia decretado por las autoridades y la criminalización que aquel barrio bruselense viene sufriendo, como consecuencia de los atentados de París del pasado año.

El primer torneo de futbito -o fútbol sala- antirracista de Bruselas se celebrará precisamente en Molenbeek-Saint-Jean, a iniciativa del colectivo "Antifascisti Bruxelles". Esta liga tiene como objetivo llevar a cabo un encuentro de jóvenes, sin papeles y ciudadanos de Molenbeek y de otros barrios de Bruselas que comparten los mismos valores antirracistas. «Hemos organzado este torneo -afirma el colectivo de jóvenes antifascistas- para decir No al racismo, para reunirnos y luchar juntos contra el clima de miedo y terror, y para hacer frente a las medidas que tratan de limitar nuestros derechos y libertades fundamentales».

No al racismo

La idea de este torneo se inspira en la Copa del Mundo Antirracista, organizada en la región italiana de Emilia Romagna, concretamente en Bolonia, desde 1997, que viene celebrando partidos entre equipos de diversos colectivos, como el que enfrenta a grupos ultra, a menudo etiquetados como racistas, frente a comunidades de inmigrantes. De esta forma, una simple liga de futbito, la llamada "Copa del Mundo" se convierte en un festival multicultural que reune a miles de personas cada año. Además, nos movemos en un tema que, al tratarse de un sentimiento universal, los mejores jugadores de Europa participan activamente en las campañas que tratan de luchar contra el racismo en el deporte.

"Antifasciti Bruxelles"

El colectivo "Antifascistas Bruselas" (Antifascisti Bruxelles), activo desde noviembre de 2014, es un grupo de jóvenes italianos de ambos sexos, artistas, trabajadores o en paro, que comparten un mismo objetivo: mantener, promover y difundir los valores fundamentales del antifascismo en Italia y en el resto de Europa a través de una serie de iniciativas sociales en la capital belga, como manifestaciones, encierros y piquetes informativos, en colaboración con otros grupos italianos, belgas e internacionales.

"La idea de organizar encuntros como éste en Molenbeek – nos cuentan desde el colectivo – es algo que teníamos en mente desde hace algún tiempo, teniendo en cuenta las características de este barrio obrero y su historial como uno de los principales centros de afluencia de inmigrantes que, con su trabajo, en ocasiones poco y mal remunerado, han contibuído a hacer de Bruselas lo que es hoy en día".

"Además - añaden desde el colectivo -, Molenbeek continúa manteniendo una relación muy estrecha con la comunidad italiana, presente en el barrio desde los años 50. Desde el día siguiente de aquél fatídico 13 de noviembre - recuerdan -, la Comuna de Molenbeek se ha convertido en blanco de todo un proceso de criminalización a nivel mediático y social, que ha contribuído a crear un ambiente tenso y un clima de desconfianza frente a sus habitantes. Alguno de ellos ha sufrido en sus propias carnes la violencia policial y los cacheos selectivos, solo por tratarse de musulmanes o ser vecinos de terroristas».

Antirracismo y solidaridad con los habitantes de la zona

El pasado 18 de noviembre, la ciudad de Bruselas asistió, precisamente en Molenbeek, a una manifestación de solidaridad ante más de 2.000 personas. Como consecuencia de esa iniciativa, no han dejado de celebrarse debates y reuniones para protestar frente a las medidas de seguridad impuestas a los habitantes que conlleva la declaración del estado de emergencia.

«Nos afectó muchísimo la reacción de algunas madres de familia de Molenbeek, al denunciar publicamente las violencias, los abusos y el acoso al que se han visto sometidos sus hijos a diario. En este aspecto, la organización del torneo de futbito lo tiene claro: estamos convencidos de que el terror no puede ser combatido con terror. En el barrio, hay personas que se dejan la piel para tratar de alejar a los jóvenes del  fantasma del paro y de la radicalización, y nosotros queremos contribuir a ello, con esta iniciativa de acercamiento, de encuentro, de deporte y de amistad».

12 de febrero, a partir de las 19h, en Boom, el Café de Comercio Justo, situado en el nº 7 de la C/ Plétinckx: velada de presentación del proyecto, con aperitivo vegetariano a precios populares y música seleccionada por miembros del Colectivo "Antifascisti Bruxelles".