Arianna Huffington, la ateniense que reina en la blogosfera

Artículo publicado el 6 de Septiembre de 2010
Artículo publicado el 6 de Septiembre de 2010
Con citas como “Queridos, haced blogs y no la guerra”, esta ateniense de 60 años se ha convertido en un personaje de renombre en Estados Unidos. Sin embargo, la mujer que tiempo atrás era conocida como Arianna Stassinopoulos nunca ha disfrutado de semejante fama en los círculos de su país natal

Mi respuesta cuando me preguntaban sobre qué quería ser de mayor iba desde profesora, hasta actriz de cine o, incluso, cantante de música pop. Sin embargo, nunca se me pasó por la cabeza la idea de ser bloguera. ¿Acaso existía esta 'profesión' cuando era niña? Hoy, cerca de los 30, estoy orgullosa de presentarme como tal. De hecho, suelo participar en foros usando esa identidad. Además, me considero fiel admiradora de una griega de 60 años que vive en Los Ángeles llamada Arianna Huffington. Tras pasar unos años en Cambridge y Londres, esta ateniense se mudó a EE.UU. donde con el tiempo se convirtió en cofundadora del exitoso blog estadounidense The Huffington Post (a menudo denominado HuffPo) en mayo de 2005. En marzo de 2010, ya contaba con 13 millones de visitantes únicos y llegó a ganar un premio Webby Mejor Blog sobre Política elegido por los lectores.

Ícaro frente a Arianna Stassinopoulos-Huffington

‘La derecha está equivocada: Cómo unos extremistas secuestraron América, destrozaron la Constitución y nos pusieron en peligro’. El libro que Huffington publicó en 2008, no ha sido publicado en españolLa vida de Arianna Huffington ha estado marcada por tres acontecimientos: su infructuosa carrera política tras optar en 2003 al cargo de gobernadora del estado de California y perder las elecciones frente a Arnold Schwarzenegger, su fallido matrimonio con el republicano estadounidense Michael Huffington (padre de sus dos hijas adolescentes y que se declaró bisexual tras dar por acabado su unión de 11 años) y su escaso éxito como personaje televisivo. Al final, decidió eludir las instituciones políticas y crear un blog que la ayudase a establecer su vida y sus ideales políticos. Como demócrata 'convertida', Huffington cubrió las elecciones presidenciales de 2008, las del Congreso y se opuso firmemente a la intervención de EE.UU. en las guerras de Yugoslavia y en  Afganistán, sin dejar de atacar a políticos y a sus espectáculos circenses. En su blog liberal, en el que invita a blogueros famosos a realizar colaboraciones, ataca a la actual secretaria de Estado, Hillary Clinton: “En el infierno hay un lugar especial reservado para quienes pudieron haber hecho algo para detener la guerra y no lo hicieron, y entre ellos se encuentra Hillary Clinton”.

Sin embargo, en Grecia no se habla del “griego más ambicioso desde Ícaro”, como se ha hablado de ella más de una vez. Los buscadores de internet siempre muestran la misma información sobre Arianna Stassinopoulos-Huffington: “reina de la blogosfera” con ciertas ambiciones políticas polémicas, fallido “matrimonio de conveniencia” y muchos detalles sobre su estilo de vida. También se puede comprobar cómo Huffington ataca a sus enemigos a través de los 12 libros y biografías que ha escrito. Además, en el último ha incluido una guía para bloguear. Antes de crear el HuffPo, Arianna escribió una “respuesta” feminista al trabajo de la australiana Germaine Greer, así como las biografías de María Callas y Picasso, que en Grecia han sido criticadas por estar llenos de chismes. Incluso he descubierto que fue acusada de incumplir derechos de autor y de plagio, aunque el asunto se resolvió fuera del tribunal.

A postcard viewSu padre, Konstantinos Stassinopoulos, era un periodista “adicto al trabajo”, más conocido por haber participado en la “resistencia nacional griega” contra los alemanes y por haber sido prisionero de un campo de concentración. Arianna se crió en la Atenas de la década de los sesenta, y fue allí donde leyó por primera vez sobre la Universidad de Cambridge en una revista antes de volar al Reino Unido con su madre. Este tipo de viajes no era muy común entre los jóvenes griegos, a no ser que tuvieran mucho dinero o que pertenecieran a una familia rica. El hecho de que su madre le ayudara es algo revelador, ya que era una actitud poco común en aquella época en la que la mayoría de las familias eran conservadoras.

¿Griega o no?

Aunque en un reportaje comentó que dejó de usar su apellido griego tras su divorcio porque estaba cansada de deletrearlo siempre, yo diría que tomó esta decisión porque el apellido Huffington, relacionado con la industria petrolera, funciona mucho mejor para una audiencia estadounidense. Predica con el ejemplo y cumple a raja tabla aquello de obras son amores y no buenas razones. Es una activista que no se siente a gusto adoptando niños del Tercer Mundo o haciéndose eco de problemas sociales y políticos. No he encontrado muchas mujeres tan dinámicas a las que poder admirar en Grecia o en cualquier otro lugar del mundo civilizado occidental, ya sea en el ámbito de los negocios, las artes o la política. Todas ellas son más bien 'pseudomasculinas'.

La actitud de Arianna es τσαχπίνα: 'impecable'

Su ausencia en la televisión nacional viene a demostrar que sigue siendo una gran desconocida para el público. Eso no quiere decir que ella sienta lo mismo por Grecia. De hecho, en numerosas entrevistas ha confesado que se siente muy orgullosa de ser griega. Además, suele citar a autores nacionales famosos y su actitud llena de vida y entusiasmo es propia de todo heleno, esto es, tchahpina (τσαχπίνα) o 'impecable', como dicen los griegos. Aunque ha admitido que intenta ocultar su acento griego, lo ha defendido con gran afecto. Su cuenta de Twitter nos revela que ha estado de vacaciones en Grecia este verano, y que estuvo en Creta el anterior, ya que quiso celebrar allí el aniversario de su divorcio junto con su ex marido y sus hijas. La razón de que sepamos todo esto es evidente: todo está colgado en su blog.

Lee el blog oficial de Atenas de cafebabel.com

Imágenes: Arianna Huffington (CC) JD Lasica, socialmedia.biz; portada de libro (CC) amazon; postal de la plaza Omonia, en Atenas (CC) gichristof/ Flickr; vídeo: CourageCampaign/ Youtube