ARTE CONTEMPORÁNEO EN Georgia

Artículo publicado el 17 de Febrero de 2014
Artículo publicado el 17 de Febrero de 2014

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El pulso del arte con­tem­po­rá­neo en toda ciu­dad se mide por el nú­me­ro de ga­le­rías y sus ca­rac­te­rís - ticas. Tanto el es­pa­cio como el am­bien­te con­tri­bu­yen a la for­ma­ción de un ar­tis­ta. Por tanto, es im­por­tan­te en­con­trar todos los es­pa­cios pú­bli­cos y pri­va­dos donde un ar­tis­ta pueda re­pre­sen­tar y ex­po­ner su obra en Tbi­li­si.

En un  país de 4,5 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes de los que 1,5 mi­llo­nes vive en la ca­pi­tal, pa­re­ce fre­cuen­te la falta de es­pa­cio para los ar­tis­tas. Pero el pro­ble­ma no es la falta de es­pa­cio. El ver­da­de­ro pro­ble­ma ra­di­ca en la idea ge­ne­ra­li­za­da de que "todo ocu­rre en Tbi­li­si". De­bi­do a esta creen­cia, ar­tis­tas como Ba­tu­mi, Zug­di­gi o Ku­tai­si están mu­dán­do­se a Tbi­li­si y trans­for­man­do su arte y su es­ti­lo de vida en busca de nue­vos mu­seos y apoyo fi­nan­cie­ro.

EL ES­PA­CIO COMO UN FAC­TOR DE­ter­mi­nan­te

Al­gu­nas de las ga­le­rías más im­por­tan­tes que dan la bien­ve­ni­da a ar­tis­tas con­tem­po­rá­neos son: Baia, Gala, Shard­eni, Vache, Vernis­age, Acad­emy Hall y Kamea. Pero mien­tras agra­de­ce­mos esos es­pa­cios, no en­con­tra­mos un museo de arte con­tem­po­rá­neo en Geor­gia. Sí, te­ne­mos el re­cien­te­men­te inau­gu­ra­do MoMa en Tbi­li­si, pero es una sala de ex­po­si­ción per­so­nal úni­ca­men­te para la obra de Zurab Tse­re­te­li. Apar­te de esta sala, los ar­tis­tas con­tem­po­rá­neos geor­gia­nos pue­den pre­su­mir del Cen­tro para Arte Contemporáneo-Tbil­isi en la calle D. Abas­hid­ze. El Cen­tro para Arte Con­tem­po­rá­neo es un cen­tro re­gio­nal to­tal­men­te fun­cio­nal e in­de­pen­dien­te para ar­tis­tas, es­tu­dian­tes e in­ves­ti­ga­do­res , que re­de­fi­ne y ex­plora el arte de la era so­vié­ti­ca re­pri­mi­do por aquel en­ton­ces. Tam­bién está el Ar­tis­te­rium, un fes­ti­val de arte con­tem­po­rá­neo anual en Tbi­li­si que se ce­le­bra con el apoyo del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra. Pero la lista acaba ahí y ahora los ar­tis­tas salen a las ca­lles.

Los es­pa­cios de­fi­nen a los ar­tis­tas y vi­ce­ver­sa, al igual que el arte re­fle­ja la reali­dad tal y como es. Nos guste su arte o no, la cruda reali­dad que vi­vi­mos está po­de­ro­sa­men­te pre­sen­te en él. En Geor­gia, como en cual­quier tí­pi­ca so­cie­dad post-so­vié­ti­ca, la vida dia­ria está llena de po­lí­ti­ca y re­li­gión, dos cosas de las que nos han pri­va­do tras la caída de la Unión So­vié­ti­ca. En un es­ta­do así, la ne­ce­si­dad de un arte con­tem­po­rá­neo que des­pier­te a la so­cie­dad y les dé un es­pe­jo donde re­fle­jar­se es in­mi­nen­te. La ma­yo­ría de los ar­tis­tas culpa al go­bierno por no fi­nan­ciar su­fi­cien­tes pro­yec­tos ar­tís­ti­cos. Mien­tras tanto, las ini­cia­ti­vas pri­va­das son tan es­ca­sas que la enor­me falta de in­ver­sión en arte no puede ex­pli­car­se solo por las di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas del país. Sim­ple­men­te se es­pe­ra a que la mano in­vi­si­ble actúe en lugar de hacer lo ne­ce­sa­rio para cons­truir un museo de arte con­tem­po­rá­neo. Geor­gia tiene al­gu­nas per­las que mos­trar a los vi­si­tan­tes de la re­gión y del mundo en­te­ro, y por eso ne­ce­si­ta­mos un museo.

AR­TIS­TAS CON­TEM­PO­RÁ­NEOS RA­DI­CA­LES EN GEOR­GIA

Ra­di­cal es la pa­la­bra más usada en la po­lí­ti­ca geor­gia­na, pero como nues­tra reali­dad está tan llena de po­lí­ti­ca no hay es­pa­cio para nada más que sea ra­di­cal. De vez en cuan­do vemos ac­tua­cio­nes, pero son muy pocas e irre­gu­la­res. Sin em­bar­go, esta sec­ción in­ten­ta­rá enu­me­rar la va­rie­dad de ar­tis­tas ra­di­ca­les que tra­ba­jan ac­tual­men­te en Geor­gia.

Cuan­do ha­bla­mos de arte con­tem­po­rá­neo, de­be­mos men­cio­nar siem­pre a la Aca­de­muia Es­ta­tal de Arte de Tbi­li­si y sus fru­tos: la nueva ge­ne­ra­ción de ar­tis­tas que está crean­do su pro­pia ola de arte con­tem­po­rá­neo en Geor­gia. Este mo­vi­mien­to re­pre­sen­tó la per­for­man­ce más im­pre­sio­nan­te que se ha visto hasta hoy, y que fue el pro­yec­to de gra­dua­ción de un grupo de es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios a fi­na­les de 2007. Se su­po­nía que la per­for­man­ce ten­dría lugar en la ga­le­ría de arte es­ta­tal, lo cual ha­bría sido aún más im­pre­sio­nan­te, pero de­bi­do a al­gu­nas di­fi­cul­ta­des se vie­ron obli­ga­dos a tras­la­dar­se la ga­le­ría de arte in­fan­til. Ima­gi­na un círcu­lo de siete per­so­nas, sen­ta­das con ca­mi­sas blan­cas, to­tal­men­te tran­qui­los y co­lo­ca­dos de forma or­ga­ni­za­da, es­cu­pién­do­se unos a otros. Esto era la pro­tes­ta que surge con el arte.  Era la cul­tu­ra usada para opo­ner­se a la vio­len­cia de una so­cie­dad ce­rra­da. Pero tal y como es­pe­ra­ban, las reac­cio­nes fue­ron ma­yor­men­te ne­ga­ti­vas. Pa­re­ce que muy poca gente en­ten­dió el ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do de esta per­for­man­ce.

Zaza Burchu­ladze, el acla­ma­do autor geor­giano, es el si­guien­te en ser de­no­mi­na­do ar­tis­ta al­ter­na­ti­vo y ra­di­cal. Ya sea por la pre­sen­ta­ción de su nuevo libro o por una apa­ri­ción pú­bli­ca, siem­pre sor­pren­de al es­pec­ta­dor a tra­vés de su na­rra­ti­va y sus ac­cio­nes. “In­stant Kafka”, “Adi­bas”, “Con­formist Es­says”, “Min­eral Jazz” e “In­flat­able Angel” son sím­bo­los de la li­te­ra­tu­ra pos­mo­der­na de Geor­gia. El autor trata temás tabú como la se­xua­li­dad, el con­for­mis­mo, la gue­rra y la vio­len­cia. Como dijo un crí­ti­co una vez, en los tex­tos de ZaZa hay bom­bas ocul­tas y una gran pro­ba­bi­li­dad de que ex­plo­tes con ellas.

Guram Tsi­bakhashvili es el fo­tó­gra­fo más ac­ti­vo e im­por­tan­te de Geor­gia. En su úl­ti­mo pro­yec­to lla­ma­do “IX-Blo­ck” alias “Me­ckh­re Bloki/მეცხრე ბლოკი” re­pre­sen­ta mo­men­tos de la his­to­ria geor­gia­na de los 90. Esta época se ca­rac­te­ri­zó por la falta de elec­tri­ci­dad, co­mi­da y un es­ta­do efi­cien­te, pero las cosas ocu­rrían. Su cen­tral eléc­tri­ca con el nú­me­ro nueve fue algo mí­ti­co, tan ilu­sio­rio como la reali­dad de prin­ci­pios de los 90.

Out­si­der es una banda for­ma­da en Ku­tai­si en 1989 por Robi Kukhi­an­idze. Este grupo per­te­ne­ce al gé­ne­ro punk-ro­ck al­ter­na­ti­vo. Ce­le­bra­ron su con­cier­to más fa­mo­so en 1999 lla­ma­do “Live in Ku­taisi”. En el 2000 la banda se mudó de Ku­tai­si a la ca­pi­tal, donde em­pe­zó a ac­tuar en pe­que­ños bares para pú­bli­cos re­du­ci­dos. La mú­si­ca de Out­si­der está siem­pre pre­sen­te cuan­do se pla­nea una pro­tes­ta con­tra el es­ta­blish­ment, y su exis­ten­cia es una ins­pi­ra­ción para ge­ne­ra­cio­nes más jo­ve­nes.

'Dzud­zu' por el grupo de punk-ro­ck geor­giano 'Ou­tis­der'

La calle  es un es­pa­cio al­ter­na­ti­vo para que los ar­tis­tas pre­sen­ten su obra y se ex­pre­sen. El arte ca­lle­je­ro en Geor­gia es cada vez más im­por­tan­te hoy día, ya que capta la aten­ción sobre temas so­cia­les, po­lí­ti­cos y de gé­ne­ro.