ASmallWorld.net: El Rotary-Club de las comunidades online

Artículo publicado el 5 de Diciembre de 2007
Artículo publicado el 5 de Diciembre de 2007

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Ser un miembro de una red selectiva está de moda, pero no a todo el mundo se le concede el acceso a los círculos elegidos de la Elite 2.0.

El objetivo de grandes redes como Facebook o MySpace es tener el máximo de miembros posible y ser accesible a todo el mundo. Y lo han conseguido: con más de 50 y 180 millones de miembros respectivamente. Ahora bien, este éxito representa al mismo tiempo una desventaja, ya que con tamaño número de miembros la calidad de la información y de los contactos disminuye.

Esta oportunidad en el mercado para redes más exclusivas ha sido aprovechada por el sueco Eric Wachtmeister, creador de una comunidad restringida en 2004, que cuenta con 250.000 miembros. La gente con dinero prefiere relacionarse entre los suyos, distanciándose de las masas. Entre otros, supermodelos como Naomi Campbell, músicos como James Blunt, directores de cine como Quentin Tarantino y deportistas como Tiger Woods prefieren pulular en “círculos reducidos”.

En aSmallWorld.net (ASW) –el nombre delata el programa–, las personalidades y los jóvenes empresarios intercambian prometedoras sugerencias especiales para las vacaciones. Ya que viajan mucho, necesitan informaciones de confianza sobre lugares y eventos. Se recomiendan mutuamente hoteles, restaurantes o lugares de fiesta “in”.

Consejos de alto standing para amigos de la elite

Una de estas personas es Nicola, un italiano que no quiere decir su nombre completo: “Se trata de una red de personas de confianza, en la que el Spam y otros fenómenos estresantes de la web no existen”, explica este joven que trabaja en Bruselas. “Es una red de calidad. Yo mismo vivo muy bien. Por eso pregunto enseguida a la comunidad de SmallWorld antes de visitar una ciudad en la que no tengo amigos que puedan indicarme dónde cenar bien o dónde ir a la sauna. No me han decepcionado nunca.”

Por lo demás, aprecia la calidad de los contactos y de las informaciones de la página, mucho más orientados que los de Facebook, por poner un ejemplo. Pero, desde su punto de vista, la cantidad de ciudades ASW –sobre todo en Asia– debería aumentar. 65 guías de ciudades detalladas redactadas por miembros están disponibles en la página.

3, 2, 1 … la isla es mía

En esta plataforma no sólo se intercambian consejos, sino que también hay un tablón de anuncios para artículos, propiedades inmobiliarias y puestos de trabajo. Los miembros alquilan por ejemplo islas o cuelgan anuncios del tipo: “Busco 20 coches deportivos de lujo para un evento en Suiza el 6 de Septiembre, en alquiler. ¡Maserati, Ferrari, Lamborghini o Aston Martin exclusivamente!”

Muchos miembros de aSmallWorld vienen de Italia, como cuenta Nicola: “He percibido a muchos italianos, por lo general entre 25 y 40 años: sobre todo de la comunidad de los emigrantes o de los que vuelan mucho”. En total, la media de edad del chat VIP es de 32 años. La mayoría de los miembros son europeos (65%), seguidos de un 20% de estadounidenses.

El chat de la Jet-Set

Como en tantas otras redes, las funciones básicas en el pequeño mundo son el perfil, la mensajería, los foros y el calendario de eventos. Nicola Dell'Arciprete utiliza la plataforma esporádicamente, para informarse: “Para mí no es una actividad diaria, pero una vez por semana miro qué se cuece en mi red y en las ciudades que voy a visitar”.

En este aspecto la exclusividad marca la diferencia, pues los famosos buscan una red de confianza. Quieren conocer gente que viva la vida apropiada y tenga lazos fuertes entre ellos.

Por ello, no todo el mundo puede inscribirse. La invitación de un miembro de confianza es necesaria. Esta forma de proceder garantiza el equilibrio entre cantidad y clase –y tranquiliza a los miembros-. “La exclusividad es muy positiva. Es más, es lo que da sentido al proyecto. Si quiere estar en una comunidad con cualquiera, ya hay otras direcciones, como facebook.com.”

Tampoco se aceptan pseudónimos en ASW, sólo el nombre verdadero. Por la nobleza. Ya que los usuarios gastan entre 20.000 y 50.000 dólares (entre 13.000 y 34.000 euros) al mes, son un público adecuado para campañas de marketing. La página se financia a través de publicidad exclusiva -marcas de lujo, por supuesto-. Los miembros no pagan ninguna cuota.

Pero cuidado: el que intenta utilizar la página para subir en la escala social, no es bienvenido y es rechazado en seguida. “No sé quién decide, sólo sé que hay un administrador”, explica Nicola. “De injusticia no se nada. Nunca he tenido una experiencia así. Hay reglas que son conocidas por todos. Para mantener el buen ambiente en la comunidad es oportuno que sean aplicadas con rigor.” Nicola confía en el futuro de ASW: “Soy un conservador. Si el futuro se parece al presente, sería feliz.” La elite debe permanecer y permanecerá entre sus miembros, también en Internet.