Ataque desde la Blogosfera

Artículo publicado el 9 de Diciembre de 2006
Artículo publicado el 9 de Diciembre de 2006

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El Studiverzeichnis es considerado un éxito del Web 2.0 en Alemania. Sin embargo, se ha visto desprestigiado a causa de las críticas de los bloggers.

Todo había empezado tan bien… Tres estudiantes, Ehssan Dariani, Michael Brehm y Dennis Bemmann, crean en Alemania una a red social en Internet, el “studivz” (abreviación de “Studentenverzeichnis”, guía de estudiantes).

En este espacio, todo estudiante puede inscribirse, crear una página personal, comunicar con otros estudiantes o crear un grupo. El proyecto sigue las tendencias actuales del Internet de segunda generación, el “Web 2.0”. Páginas como MySpace o YouTube son los exitosos predecesores.

También para el studivz todo iba de maravilla. En un año, un millón de estudiantes se inscriben, los medios lo alaban, gana el premio Online-Star y en Francia, Polonia, Italia y España se crean nuevas ramificaciones. Al menos, esto es lo que cuenta la versión oficial.

La versión no oficial de esta historia de éxito la encontramos en los blogs. Al principio, la crítica es bastante inofensiva: el proyecto no sería más que un clon barato del modelo americano facebook, el funcionamiento deja que desear, miembros del equipo habrían introducido spam y publicidad escondida en foros extranjeros y habrían embellecido los artículos de Wikipedia alemanes, franceses e italianos ara volverlos a colgar en esta web. En el Blog propio de studivz, los comentarios críticos incluso habrían sido borrados.

No son más que errores de principiante de jóvenes empresarios ambiciosos, podríamos pensar. Según la mayoría de usuarios, studivz era un pequeño proyecto estudiante sin ánimo de lucro.

Sin embargo, la pregunta sobre cómo era financiado studivz se impuso. Las respuestas no tienen ya nada que ver con el “pequeño proyecto estudiantil”, como el que studivz gusta presentarse. Oliver Samwer ha invertido al menos 500.000 euros en el proyecto. En una entrevista con el Tagesspiegel declaró que el dinero invertido debería generar un 25% de ganancias. Como mínimo. Al año. Suena a negocios. Pero esto no es todo. El grupo Holtzbrink Ventures parece haber invertido dos millones de euros en el proyecto.

Todavía no está claro cómo van a ser rentabilizadas estas inversiones. “Nos financiaremos gracias a la publicidad”, dice uno de los fundadores, Michael Brehm. Nadie parece creerle del todo. Uno de los blogeros más críticos, Don Alphonso alias Reiner Meyer, ha reunido indicios que apuntan a una venta de studivz a facebook.

Con esto, los críticos de studivz resaltan el punto débil de todas las redes sociales de la nueva generación de Internet Web 2.0: los datos de los usuarios. Estos deben ser transferidos sin que los ususarios pierdan la confianza. No sólo studivz tiene este problema. Las discusiones sobre facebook en Estados Unidos han mostrado que empresas y policía pueden recuperar los perfiles de candidatos o sospechosos. Además, Harvey Jones y José Hiram han descubierto cómo algunas empresas son capaces de descargar los perfiles de usuarios específicos.

El cofundador, Ehssan Dariani, ve las cosas de otra manera: “En Alemania existen las leyes de protección de datos más estrictas del mundo. En muchos aspectos somos incluso más estrictos que la ley”. En cualquier caso, pronto se descubrió que studivz tenía más problemas de seguridad de los asumidos.

Al poco tiempo, Reiner Meyer descubrió un grupo en studivz, en el que 700 usuarios –sólo hombres– se mostraban fotos de mujeres y las comentaban. Sin el conocimiento de estas. Un criadero de obsesos en studivz. La formación de tales grupos es un riesgo de toda red social y es probablemente imposible de erradicar por completo. Los críticos echan a studivz en cara no haber hecho lo suficiente para proteger el derecho de estas mujeres. Los administradores habían subestimado los riesgos y por lo tanto no habían podido informar debidamente a los usuarios.

Después de que los administradores de la página web hubieran sido advertidos de la existencia de este grupo, estos reaccionaron simplemente solicitando eliminar los “elementos pornográficos” de la descripción del grupo, para que la orientación sexista y pornográfica no fuera visible para todo visitante casual. Uno de los cofundadores pidió incluso una invitación a este grupo.

Hasta ahora, studivz no responde a las acusaciones de la Blogosfera y prefiere dedicarse a acciones como “¿Quién hace la postal navideña más bonita?”, pero la imagen del proyecto de éxito fulgurante recibe cada vez más daños. Todavía la mayor parte de la comunidad no sabe de lo ocurrido en studivz, pero poco a poco medios establecidos como Spiegel Online o Heise empiezan a tratar el tema.

Si estas medidas han sido tomadas a tiempo para salvar el proyecto, y si son suficientes para recobrar la confianza de los utilizadores, el tiempo lo dirá.