Ataques en París: Llámame hipócrita mañana

Artículo publicado el 18 de Noviembre de 2015
Artículo publicado el 18 de Noviembre de 2015

[OPINIÓN] Tras los atentados en París del pasado viernes, 13 de noviembre, las redes sociales se han llenado de opiniones y sentimientos a raíz de estos ataques. Muchos las utilizaron para expresar su solidaridad con los fallecidos y con sus familias y amigos. Otros, no tanto.

Recuerdo que quise avisar a mis padres por teléfono y un instante después empecé a recibir mensajes en mi móvil. Recuerdo el momento en el que se me ocurrió hacer una publicación en Facebook para hacerles saber a mis conocidos rápidamente de que estaba bien. Y recuerdo también lo agradecida que me sentí al ver que uno de mis amigos ya había señalado en el Security Check que tanto yo, como el resto de compañeros que nos encontrábamos en aquel bar, estábamos bien. 

Y recuerdo la mañana siguiente, en la que el canal de noticias 24h francés fue el único sonido de fondo y en la que me encontré las redes sociales inundadas de banderas tricolor y mensajes de apoyo. Volví a sentirme agradecida, porque yo seguía temblando, pero sabía que no estaba sola. Y repente, ahí estabais todos vosotros, terriblemente numerosos, abrumadores. Cientos de posts en los que tachabais de hipócritas a todos esos amigos que se habían sentido conmocionados por los atentados, a todos los que nos habían mostrado su apoyo.

Confieso que tampoco me gustó la iniciativa de la bandera francesa en Facebook, pero también sé que la mayoría de los que eligieron esta opción lo hicieron porque, en ese instante, la consideraron la forma más rápida y efectiva de mostrar su solidaridad con los afectados por los ataques terroristas en París.

También vosotros habláis de solidaridad, pero lo hacéis con un tono de distinto. Lo hacéis para recriminarnos que, según vosotros, no seamos igual de solidarios con esos otros países que también han sufrido atentados recientemente. A vosotros me dirijo hoy, porque quiero deciros que me he sentido atacada. Un ataque por motivos que considero falsos y que ha llegado en uno de mis peores momentos.

Coincidiréis conmigo en que todos tenemos derecho a sentir pena y dolor y frutración y miedo, y que cada uno de ellos llega sin ser invitado, sin avisar. Así que creo que no habéis elegido el mejor momento para intentar convencernos de que no somos lo bastante buenos o lo suficientemente solidarios. Prefiero pensar que no habíais pensado en ello, que os dejasteis llevar por el desconocimiento de una situación que sentisteis lejana. Pero debéis saber que duele.

¿Hipócrita quién?

Ahora es mi turno. Porque os aseguro que puedo contar con los dedos de una mano a aquellos de mis contactos que sí se preocupan a diario por las tragedias humanitarias en otros países. Y no se me escapa que la mayoría de quienes habéis llenado estos días vuestras redes sociales con la palabra "hipocresía" no estáis entre ellos. Por suerte, comprobarlo es tan fácil como echar la vista atrás en vuestros muros. Pero yo no voy a llamaros hipócritas ni a faltaros al respeto, como sí habéis hecho conmigo y con quienes han intentado mostrarme su apoyo.

¿No es ridículo tener que llegar a esto? No me gusta tener que atacaros, porque es más que evidente que todos nosotros compartimos opinión. Tanto la mayoría de quienes utilizaron la bandera francesa en sus fotos de perfil como yo misma también esperamos que llegue el día en el que las muertes de personas inocentes reciban el mismo tratamiento y nos afecten a todos por igual, sin importar de dónde provengan. Y, francamente, también creo que Facebook cometió un gran error y mandó un mensaje al mundo terribemente equivocado. Y me resulta absurdo verme obligada a explicarlo.

Pero también quiero recordaros que ni la situación actual es únicamente culpa del tratamiento desigual que hacen los medios de comunicación, como muchos habéis sugerido, ni tiene fácil solución. Porque siempre nos afectará más la información que concierne a lugares y a personas cercanas, y por eso nos ha conmocionado especialmente el ataque a París: Eran gente de nuestra edad que hacía lo mismo que nosotros esa noche. Y puede que esta os parezca una actitud hipócrita, pero, si os parece, mejor lo discutimos mañana. Aún es demasiado pronto.

Por cierto, hoy un atentado en un mercado en Nigeria ha causado 32 muertos. Me indigna tener que bucear en los medios para encontrar la información. Pero también me indigna que apenas lo he visto en las redes sociales. Ni en las mías ni en las vuestras.