Autoras de Cómic: “Además de no existir igualdad de género se critica el hecho de pedirla”

Artículo publicado el 19 de Febrero de 2016
Artículo publicado el 19 de Febrero de 2016

Tras el escándalo de la falta de representación femenina en los nominados al gran premio del Festival del Cómic de Angoulême, en Francia, el colectivo español  Autoras de Cómic -hermanado con el Collectif des Créatrices de BD- nos habla sobre el papel de la mujer en el mundo de la ilustración.

Andrea Lucio Sotelo es ilustradora y dibujante de cómic, tiene 34 años y estudió Bellas Artes en la Universitat de Barcelona. Ya en el 2010 dibujaba viñetas en las que, según explica, ironizaba sobre la violencia de las decisiones políticas en un blog. Un año después empezó a colaborar en un periódico y en varias fanzines y publicaciones web. En 2012 llevó a cabo junto con el colectivo Iaioflautas un cómic-crónica sobre su experiencia de la movilización contra los recortes en el Estado de bienestar, y actualmente está trabajando en un cómic y en otros proyectos personales.

Como ella misma sostiene, le interesan "todas las historias, quizás sobre todo los momentos de cambio, de ruptura, de conflicto o contradicción, lo difícil y realmente interesante está en cómo contarlo". Entre sus principales referentes destaca a Fiona Stamples y Emma Rios, aunque confiesa que "hablar de referentes es difícil, cualquier cosa puede ser un referente y pueden ser transdisciplinares, varían en relación al proyecto y al momento vital sin que el estilo deba coincidir".

Irati Fernandez Gabarain –Irati FG– tiene 33 años, se dedica a la ilustración desde hace más de siete años y desde hace dos trabaja también haciendo storyboards para series de animación. Esta dibujante, que estudió Bellas Artes en Bilbao e ilustración en La Escola Massana de Barcelona, está muy interesada en todo lo referente a la narrativa visual, ya sea en formato cómic, álbum ilustrado o animación. "Me fascina el hecho de poder comunicar ideas con imágenes, quiero seguir dibujando y aprendiendo a través del dibujo y la narración gráfica", expresa.

Irati FG lleva junto con amigos un pequeño sello editorial llamado Ediciones Armadillo, mediante el cual autoeditan sus proyectos y publican un fanzine colaborativo. Al preguntarle por sus referentes, comenta que tiene "un montón, tal vez demasiados", y van desde Dave Mckean hasta Ben Shan, o también Jillian Tamaki o Carson Ellis como autoras de cómic. 

La infrarrepresentación femenina en un mundo masculinizado

Ambas ilustradoras, asociadas al colectivo Autoras de Cómic (AC), coinciden en que se trata de un mundo masculinizado en el que la representación femenina brilla por su ausencia. Andrea Lucio afirma que esta predominancia masculina ha dejado y deja aún en el olvido a muchas mujeres. "Si tengo la posibilidad de tener algún tipo de visibilidad, que en cualquier caso no es igualitaria a la del hombre aún, es gracias al trabajo de muchas mujeres que nunca fueron valoradas y que lucharon por que las siguientes generaciones estuvieran en mejores condiciones", sostiene.

Irati FG, por su parte, señala que hay muchas mujeres en el ámbito artístico, pero que a nivel de representación profesional hay pocas. "Sólo hay que comparar la cantidad de artistas masculinos que hay en galerías o museos con sus compañeras artistas; básicamente no pasa nada si la mayor representación de una profesión es de un solo género, y no creo que eso sea justo ni sano, ni para los individuos de una sociedad, ni para la sociedad en su conjunto", indica.

También se muestran contrarias a las etiquetas del tipo "cómic para mujeres", pues aseguran que esconden una visión androcéntrica que considera que lo que hacen los hombres es para todo el mundo, mientras que lo que hacen las mujeres es específico, sólo para ellas. A juicio de Andrea Lucio, "este tipo de etiquetas son un síntoma de que la situación de la mujer en el cómic no está todavía normalizada y marca aún más diferencias de género".

En cuanto a la polémica que desató el Festival International de la Bande Dessineé d’Angoulême en Francia el mes pasado al no incluir a ninguna mujer en la lista de 30 nombres que optaban al Grand Prix (Autoras de Cómic se hermanó con el Collectif des de Creatices de Bande Dessineé contra le sexisme), Andrea Lucio sostiene que "la falta de representación de las mujeres en el mundo del cómic es evidente en todos los países y el panorama español no tiene nada que envidiarle al francés. De hecho, es frecuente que además de no existir igualdad en la representación de género se critique el hecho de pedirla".

En la misma línea, Irati FG afirma que esto "no deja de ser un reflejo de la sociedad entera, el verdadero problema es que de alguna manera esto es algo que está muy interiorizado en toda la sociedad" y añade que "el festival de Angoulême es algo más flagrante porque es un evento importante a nivel mundial".

La lucha por una igualdad real y efectiva

Irati FG admite que al principio, tras unirse a Autoras de Cómic, tuvo "reticencias por no estar muy informada, ni ser consciente de la situación de la mujer en muchos ámbitos de la sociedad y en el mundo del arte en particular". Pero tras adquirir conciencia de ello, se dio cuenta también de que, si ellas mismas no hacen nada, "el futuro que les espera a las futuras artistas no cambiará, pues no habrá ejemplos que seguir de mujeres dibujantes, ni se animará a futuras autoras a unirse a la profesión". AC le ha servido para formarse en el feminismo, que la ha ayudado tanto a nivel personal como profesional.

Autoras de Cómic surgió en el 2013 por la necesidad de agrupar en un mismo colectivo a quienes "luchan por la igualdad real y efectiva en un mercado tradicionalmente dominado por el hombre como es la historieta". Desde la asociación quieren dejar claro que no hacen "apología de una diferenciación ni de una supremacía", sino que buscan "ocupar un lugar igualitario en el mercado del cómic", que se les reconozca por su trabajo y no por su género o sensibilidad.

Esta asociación, que ha ido creciendo y actualmente está formado por más de cien profesionales (también hombres), ante la escasez de datos oficiales, está confeccionando un listado general de autoras nacionales y extranjeras para visibilizarlas.