Aviv Geffen: “Soy el gran rebelde de Israel”

Artículo publicado el 20 de Febrero de 2009
Artículo publicado el 20 de Febrero de 2009
Música cargada de esperanza desde Israel: El cantante pop de 35 años Aviv Geffen fue uno de los primeros objetores de conciencia en Israel. Hasta hoy, el músico de la paz en Oriente Próximo y quiere dar voz con sus canciones a una “Nueva Generación”

Sin escolta ni chaleco salvavidas, el delgado cantante de pop hace su aparición en la estación Postbahnhof de Berlín. Pisa presuroso su cigarrillo con sus zapatos negros de charol y se sienta frente a la luz de los focos de la cámara de televisión. Su voz suena fatigada, contesta diligentemente las preguntas de los periodistas. Nadie habla de su música, ni de los dos millones y medio de discos vendidos. El cantante es recibido en Alemania como un embajador de paz y aparentemente le gusta ese papel. “Con mucho gusto hablo sobre política, no soy ningún animador”. 

Sin miedo a morir

En su país de origen, Israel, Aviv Geffen no podría responder de esta forma. El cantante de 35 años se ha ganado en los últimos años muchos enemigos a causa de su dura crítica a la política de ocupación israelí. “Soy el gran rebelde de Israel”, afirma Geffen con voz firme y no sin orgullo, “en Israel los jóvenes no se atreven a abrir la boca. Yo no tengo miedo de morir”.

Aviv Geffen pertenece a los pocos que abren la boca, y bastante. Desde el atentado al entonces Presidente del Gobierno israelí y al ganador del premio Nobel Jitzchak Rabin, considera su música como un "arma pacífica". Geffen y Rabin se encontraban juntos en el escenario, en una manifestación pacífica en Tel Aviv, antes de que Jigal Amir, un fundamentalista judío, disparara al Presidente del Gobierno. “Fue el momento más dramático de mi vida. Fui el último que le abrazó. Rabin encarnaba para nosotros la esperanza y la paz”. Desde entonces, el cantante de pop israelí ha tomado la herencia de Rabin a su manera. Su canción To cry for you se ha convertido en sinónimo para el atentado contra Rabin, otra canción, Hayeled Shel Koulanu, está dedicada al Presidente del Gobierno y el soldado israelí Gilad Shalit, al que Hamas mantiene cautivo desde hace más de dos años en Gaza. 

Apoyo al ataque de Gaza

Por supuesto, el icono pop israelí apoya la ofensiva militar Operación Plomo Impune. “Sé que Olmert ha hecho lo posible para evitar este ataque mediante el diálogo, era ineludible. En Europa uno se hace una idea, sin saber lo que significa realmente encontrarse todo el día bajo el punto de mira de los misiles. La ofensiva militar se ha prolongado demasiado y ha exigido demasiadas víctimas. Bajo la protección de EE UU, Rusia, y China deben iniciarse diálogos serios y forzar a una partición del territorio”. Las conquistas israelís en los territorios autónomos palestinos son una úlcera cancerígena en el cuerpo de Israel. Las personas no viven por motivos religiosos allí, sino porque el Estado hebreo les concede subvenciones. No necesitamos esos territorios y deberíamos ceder también el este de Jerusalén a los palestinos", esa es la propuesta de Geffen, que se identifica con “la extrema izquierda de la política israelí". Aunque los puestos de embajador se venden mal en Israel, un país con servicio militar obligatorio para hombres y mujeres, Geffen es una estrella de pop, que llena las salas más grandes y, según el periódico Welt, vende más discos que Coldplay. 

Con su apariencia andrógina quiere provocar desde el escenario a los conservadores israelís y llama a un movimiento antimacho, en el que nadie debería ser discriminado. “Israel es un país paranoico, en el que las personas siempre tienen que ser fuertes, y esto es mentira”. De esta manera su música no es siempre únicamente política, sino que en los últimos años es sobre todo suave y melancólica, música de corazón inglesa. “Mis nuevas canciones se dirigen a los jóvenes de todo el mundo, tratan del amor, drogas y violencia”, dice Geffen, que con su nuevo álbum también quiere irrumpir en Europa.

Canciones para la víctimas de la guerra

Cientos de fans y curiosos se reunieron en la estación Postbahnhof en Berlín, cuando Aviv Geffen subió al escenario. Entre el rumor de voces se distinguen aquí y allá gritos hebreos. Su nueva canción, Heroes, se dirige a las víctimas de la guerra, tanto de la parte israelí como de la parte palestina. Trata de soldados que mueren innecesariamente, solo para ser respetados como héroes: ”Don’t send your boy, when the country calls you”. (No mandes a tu hijo, cuando tu país lo llame). Una petición provocativa en un país en el que una gran parte de la población considera lo militar como la única seguridad para su existencia.

Su música no es nueva, es música pop en inglés del estilo de U2 o Depeche Mode. Lo nuevo es que un cantante israelí, con una camiseta en la que aparece escrito "Love", actúe ante un público tan numeroso en su misión de paz. Finalmente, da una sacudida y muestre su tatuaje en el brazo: Un gran símbolo de paz.