¿Azerbaiyán al borde de la revolución?

Artículo publicado el 30 de Mayo de 2005
Artículo publicado el 30 de Mayo de 2005

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

La tensión aumenta en Baku. Tras el asesinato del periodista Huseynov, el movimiento YOX ha ido formándose. Sigue el ejemplo de PORA, grupo de activistas que catapultó la revolución ucraniana.

“Como las elecciones parlamentarias estén trucadas por el gobierno, no sería extraño que estallara una revolución”. Así lo ve Isa Gambar, dirigente de uno de los partidos opositores más importantes de Azerbaiyán. Mientras los representantes de la oposición creen en la posibilidad de una revolución del estilo de las de Georgia y Ucrania, el círculo alrededor del presidente Ilham Aliyev contempla esta eventualidad desde la duda. El propio Aliyev, que sucedió a su padre hace diecisiete meses, ha declarado que “ve poco probable una revolution en Azerbaiyán”, mientras que Aydin Mirsasade, el funcionario líder del Nuevo Partido de Azerbaiyán, asegura que el país va a prosperar velozmente, haciendo innecesaria una revolución.

Muerte de un periodista

A la luz de la alarmante situación económica del país, su alta tasa de paro y la corrupción generalizada, la declaración de Mirsasade puede parecer absurda. La mascarada de las elecciones presidenciales de 2003 y las numerosas persecuciones a opositores han herido de muerte la democracia en este país. Los ataques contra los periodistas que critican al gobierno son moneda diaria desde hace unos años. Tras ser acusado “de participación en las revueltas que siguieron a las elecciones presidenciales de 2003 en Baku, capital de Azerbaiyán”, Rauf Arifolgu, redactor-jefe del influyente diario opositor Yeni Musavat, ha pasado casi 18 meses en prisión. No ha sido liberado sino en marzo de 2005 gracias a las presiones del Consejo de Europa. Más trágico fue lo que tuvo que padecer el semanario en lengua rusa Monitor. Después de denunciar el sistema de corrupción generalizada, la falta de respeto a los Derechos Humanos, y ciertas luchas intestinas por el poder, varios periodistas fueron procesados. A pesar de las amenazas y el acoso continuo que han sufrido los periodistas, no han dejado de realizar su trabajo. El 2 de marzo de 2005, su redactor-jefe Elmar Huseynov resultó violentamente asesinado en la puerta de su casa. Huelga decir que la libertad de prensa en Azerbaiyán no existe.

La unidad de la oposición es su fuerza

La dimisión presidencial de Heydar Aliev, presidente de 1993 a 2003, ha acentuado la concentración del poder. Con todo, la prensa independiente había logrado hasta entonces defender su espacio. Pero desde que su hijo Ilham tomó el poder en octubre de 2003, la oposición y la prensa independiente viven la peor situación desde la independencia de Azerbaiyán en 1991. Un parlamento dominado, cuya mayoría de miembros pertenece al Nuevo Partido de Azerbaiyán instalado en el poder, y un poder judicial designado por el ejecutivo, cercenan toda tentativa de democratización. Incluso la Georgia de Szeverdnadze, la Ucrania de Kuchma y el Kirguizistán de Akáyev -tres de los antiguos Estados soviéticos que han experimentado un cambio en el poder en los últimos tiempos- disfrutaban de más libertades civiles que Azerbaiyán actual. El acceso al poder de las fuerzas democráticas parece más complicado aquí, pues su unidad es muy reciente. Sin embargo, es posible que la oposición haya aprendido la lección a raíz de las pasadas elecciones. Los líderes de los principales partidos, Musavat, el Frente Popular de Azerbaiyán y el Partido Democrático de Azerbaiyán, se han declarado dispuestos a formar una plataforma opositora única para concurrir a las elecciones presidenciales en otoño de 2005.

¿Otro PORA?

El nuevo movimiento de oposición en Azerbaiyán se llama YOX (que significa “No” en el idioma local), y logra ya transparentar una cierta esperanza de cambio en el país. Se creó a raíz de la aparición de otros movimientos similares anteriores como KMARA en Georgia y PORA en Ucrania. “Luchamos por un cambio democrático del poder y protestamos contra el régimen corrupto del país”, explica Razi Nurullayev, principal creador de YOX, plataforma que acoge a miles de jóvenes de Azerbaiyán. La popularidad de esta organización pacífica no deja de crecer, y no sólo dentro de las fronteras del país, sino también fuera de ellas gracias a sus jóvenes estudiantes en el extranjero. YOX, además, mantiene un contacto estrecho con sus organizaciones gemelas de Georgia y Ucrania.

La reacción de occidente es decisiva para el futuro de la democracia en el país. Muchos piensan que la amnistía a 114 presos políticos decretada por parte del presidente Ilham Aliev el 22 de marzo de 2005 se produjo gracias a la presión constante del Consejo de Europa. Una presión que ha generado en la oposición la esperanza de un cambio democrático cercano. El pueblo de Azerbaiyán espera que los Europeos se muestren firmes y resueltos frente al poder en cuanto al respeto de los Derechos Humanos.