Baila electro y consume Tecktonik

Artículo publicado el 3 de Diciembre de 2007
Artículo publicado el 3 de Diciembre de 2007
TCK. Tres letras para un fenómeno: la tecktonik. Asimilada a un baile electro que fascina en las calles y discotecas europeas desde hace más de seis meses, la danza tecktonik también es una marca registrada.

Jeyjey tiene 19 años. Su seudónimo no dice mucho. Sin embargo, más de cuatro millones de internautas ya han visto el vídeo tecktonik de este joven francés. Un videoclip de un minuto y medio, realizado sobre un fondo de música electro y bajo el neón instalado en el garaje de su casa. Movimientos desarticulados, repetitivos y ejecutados a un ritmo desenfrenado, que han hecho de él una estrella y también un portavoz del movimiento tecktonik que aparece en todas las cadenas de televisión francesas.

Lo mismo ocurre con Treaxy, campeón de Francia 2006 de TCK, quien realizó un casting para bailar en el videoclip de la cantante Yelle, o para los bailarines del colectivo Dance Generation.

En pocos meses, gracias a Internet, y en especial a YouTube, el movimiento ha tomado mayor importancia y ha llenado las calles de las grandes ciudades europeas.

Las tardes parisinas

“Basta cruzar los brazos por delante y girar las muñecas… ¡así!”. Ambiente de estudio en los alrededores del Centro Georges Pompidou de París. Como todos los miércoles por la tarde, los bailarines han llenado el lugar. Las tardes son el mejor momento para perfeccionar los pasos de baile o lanzarse a una de las “batallas” entre bailarines.

Los estilos y los looks varían. Milky way, electro poppin’, jumpstyle adaptado; crestas en la cabeza para unos, vaqueros ajustados, tops con mangas de murciélago y mechas rosas fluorescentes para otras... Aires de Mad Max y de David Bowie.

Los Tecks son fieles seguidores del estilo años ochenta y mezclan todos los estilos desectructurados de los últimos veinte años. Miradas socarronas de los viandantes, pero qué importa: los aficionados están ahí “para divertirse”. No hay una norma, una figura impuesta. “Cada uno baila como siente, con su look, su estilo y su personalidad”, afirma una rubia que parece haber escapado de Operación Triunfo.

El único consejo válido para todos y sobre todo dirigido a los debutantes es: “No mires te mires los pies o te caerás”.

Tecktonik, marca registrada

Antes del comienzo de la ola de TCK en Francia, la Historia del movimiento había comenzado en Bélgica, a finales de los años noventa. En la estela de la Hardtech y de la Hard Trance.

En 2000, dos franceses, Alexandre Baroudzin y Cyril Blanc, importaron el espíritu de estas tardes technos y quisieron trasladar “el ambiente festivo” a una enorme discoteca de los alrededores parisinos: Metrópolis. Así comenzó la contaminación al resto del continente.

“Tecktonik”, explican, “hace referencia al movimiento de las placas tectónicas del planeta. Es el encuentro y choque creativo entre distintas culturas musicales”. Estos dos compadres han fundado la sociedad Tecktonik Events, depositando la marca Tecktonik en el registro de patentes y marcas de Francia. Luego, han creado su línea de ropa de diseño y hasta una bebida, la Tecktonik Killer. El adepto a la Tecktonik no se droga demasiado pero quema muchas calorías en la pista de baile.

Cada fin de semana, son casi 6.000 fans quienes se dan cita en las pistas de Métropolis. En cuanto a las tiendas Tecktonik, son las únicas que pueden vender ropa con el logo oficial: un águila con las alas dsplegadas. Vaya preparando 30 euros por una “simple” camiseta de algodón serigrafiada. Bailar con libertad y estilo tiene su precio. Los amantes extranjeros de Tecktonic ya no pueden usar el término: ¡la web belga www.tecktonik-belgique.com ha debido rebautizarse como web de la “liga belga électro style”!

El tupé: oficial y universal

Por su parte la industria discográfica, con EMI a la cabeza, han cazado la ocasión al vuelo y no deja de sacar al mercado compilaciones de música Tecktonic, como Tecktonik vol.3.

Gracias a Internet, los vídeos made in Spain, Japan o Morocco circulan de puerto en puerto. Siguiendo la ola de marketing Tecktonik imparable, los disc jockeys como DJ Dess o DJ RVB, hacen giras interminables por Europa y sus estaciones de radio. Lo último: la apertura de peluquerías Tecktonik, en asociación con una célebre marca de geles y champús para el cabello que ha visto en este movimiento un fenómeno con “gran potencial” para el negocio. ¡Los anti-tupé que se vayan preparando!