Bandeed, nuevos caminos para la música en directo

Artículo publicado el 16 de Diciembre de 2013
Artículo publicado el 16 de Diciembre de 2013

Como no podía ser de otro modo, todo co­men­zó en un fes­ti­val de mú­si­ca, el Te­le­co­gres­ca. Allí coin­ci­die­ron  Mi­quel Mon­tal­vo y Anxo Ar­ma­da, com­pa­ñe­ros de uni­ver­si­dad y miem­bros de la or­ga­ni­za­ción del fes­ti­val. Allí co­no­cie­ron tam­bién las di­fi­cul­ta­des del di­rec­to y la ne­ce­si­dad de bus­car nue­vas for­mas de ges­tión para la in­dus­tria mu­si­cal. 

A día de hoy, la in­dus­tria mu­si­cal pa­re­ce co­men­zar a acep­tar el cam­bio al for­ma­to di­gi­tal y todo lo que con­lle­va el uso de In­ter­net. Tras una pri­me­ra etapa de ne­ga­ción por la pér­di­da que oca­sio­na­ba el des­cen­so en la venta de CDs, el triun­fo de pla­ta­for­mas de di­fu­sión y pro­mo­ción de la mú­si­ca como Mys­pa­ce, Spo­tify o Band­camp pa­re­cen haber abier­to un ca­mino aún sin ex­plo­tar del todo. Los usua­rios se han aden­tra­do en un mundo lleno de po­si­bi­li­da­des mien­tras la in­dus­tria de la mú­si­ca se afe­rra a una es­truc­tu­ra arcaica que se ha que­da­do ob­so­le­ta. El disco com­pac­to físico ha de­ja­do paso a un so­por­te digital con una mayor di­fu­sión y un menor coste. La sos­te­ni­bi­li­dad del sec­tor está de nuevo en el es­pec­tácu­lo en vivo.

En medio de este nuevo pa­no­ra­ma apa­re­ce Ban­deed, una he­rra­mien­ta de au­to­ges­tión que fa­ci­li­ta el con­tac­to del ar­tis­ta con sus se­gui­do­res con el fin de or­ga­ni­zar con­cier­tos. El fun­cio­na­mien­to de Ban­deed es sen­ci­llo. El ar­tis­ta o sala sube la in­for­ma­ción del con­cier­to y fija un ob­je­ti­vo. Una vez cu­bier­to el aforo mí­ni­mo, se con­fir­ma el con­cier­to. Se trata de una he­rra­mien­ta que com­bi­na dos ele­men­tos de las nue­vas tec­no­lo­gías: el mi­cro­me­ce­naz­go (también conocido por la versión inglesa crowdfunding) y las redes so­cia­les.

Según co­men­ta Anxo Ar­ma­da, uno de los crea­dores de la pla­ta­for­ma, "el mo­de­lo de fi­nan­cia­ción me­dian­te crowd­fun­ding está to­da­vía por ex­plo­rar para la mú­si­ca en di­rec­to, es algo que be­ne­fi­cia a todas las par­tes y lo único que im­por­ta ahora es cómo se ar­ti­cu­la para hacer ade­cua­da­men­te su pro­mo­ción y di­fu­sión, de ma­ne­ra que pue­dan sur­gir éxi­tos como los de otras pla­ta­for­mas'.

Desde Ban­deed, en­tien­den al pú­bli­co como motor. Sin em­bar­go, su par­ti­ci­pa­ción hasta el mo­men­to se ha li­mi­ta­do al voto, a de­ci­dir sobre con­cier­tos ya es­ta­ble­ci­dos. En este sen­ti­do, Anxo Ar­ma­da afir­ma que están "tra­ba­jan­do para que su voz cuen­te cada vez más y de la mejor forma". La pe­ti­ción de con­cier­tos por parte del es­pec­ta­dor es una de las op­cio­nes que están in­tro­du­cien­do.

Afir­man no hacer nin­gún tipo de fil­tro en el re­gis­tro de usua­rios y miem­bros de la co­mu­ni­dad lo que se con­vier­te en un arma de doble filo. Si bien fa­vo­re­ce la di­ver­si­dad y su uso, no queda exen­to de cier­tos pe­li­gros. Que­dan ex­pues­tos a la pre­sen­cia de miem­bros que al­te­ren la ima­gen y fi­lo­so­fía de la pla­ta­for­ma o a la acu­mu­la­ción de un nú­me­ro ele­va­do de usua­rios pa­si­vos que es­tan­quen el fun­cio­na­mien­to de la he­rra­mien­ta. 

Desde su lan­za­mien­to, allá por di­ciem­bre de 2012, hasta hoy, la evo­lu­ción y me­jo­ra de Ban­deed ha sido cons­tan­te. Ade­más de con­se­guir una pla­ta­for­ma más atrac­ti­va e in­tui­ti­va, in­ten­tan pro­bar nue­vos modos de ges­tión. Es el caso del "Ar­tis­ta In­vi­ta­do". A pesar de estar to­da­vía en fase beta, pa­re­ce que la aco­gi­da de esta op­ción ha sido po­si­ti­va. Así lo ex­pli­ca Anxo Ar­ma­da: "Es in­creí­ble, para los pocos días que tiene de vida, la res­pues­ta está sien­do muy buena. Nues­tra pri­me­ra apues­ta es el ar­tis­ta local The Lito como te­lo­ne­ro de El Ca­ni­jo de Jerez (De­lin­quen­tes) si vende 100 en­tra­das. Esto per­mi­ti­rá que The Lito toque de­lan­te de 800 per­so­nas que son afi­nes a su es­ti­lo, pueda en­trar en con­tac­to con una de sus ma­yo­res in­fluen­cias sin tener que preo­cu­par­se de la pro­duc­ción o al­qui­ler y que los me­dios pre­sen­tes en la oca­sión pue­dan co­men­zar a se­guir­le. Por otro lado, a El Ca­ni­jo de Jerez le per­mi­te dar la opor­tu­ni­dad a un local, hacer di­fu­sión de su con­cier­to a pie de calle y lle­gar a una gente que de otro modo qui­zás no lle­ga­ría".

UNO DE LOS CON­CIER­TOS DE THE LITO

Los chicos de Bandeed han con­se­gui­do fa­ci­li­tar la ges­tión y venta de en­tra­das sin co­brar nin­gún tipo de co­mi­sión. Los mo­ti­vos son cla­ros: "Real­men­te siem­pre hemos que­ri­do ser la co­mi­sión más baja, por­que nunca nos hemos sen­ti­do có­mo­dos con ese mo­de­lo de mo­ne­ti­za­ción. Ver a un ar­tis­ta des­con­tar co­mi­sio­nes en una en­tra­da es te­rri­ble… 21% de IVA, 10% SGAE, 10% ti­cke­ting, otro tanto para el ma­na­ger o la dis­co­grá­fi­ca... Para no­so­tros eli­mi­nar los gas­tos de ges­tión ha su­pues­to una gran li­be­ra­ción, nos ha per­mi­ti­do ac­ce­der a gente muy in­tere­san­te y crear nue­vos desa­rro­llos. Es­ta­mos di­se­ñan­do nue­vos mo­de­los de ne­go­cio y for­mas de mo­ne­ti­zar este pro­yec­to crean­do un mayor valor para nues­tros usua­rios".

Ade­más de Mi­quel Mon­tal­vo y Anxo Ar­ma­da, com­ple­ta  el equi­po de Ban­deed Marc Hill, parte fun­damen­tal en la pro­gra­ma­ción de la pla­ta­for­ma. Hasta ahora, han hecho po­si­bles más de 70 con­cier­tos con sus 1.600 en­tra­das ven­di­das. Su ha­za­ña está te­nien­do su justo re­co­no­ci­mien­to, desde haber ga­na­do el Con­cur­so  10 up pitch del II En­cuen­tro Na­cio­nal Yuzz a los pre­mios re­ci­bi­dos el pa­sa­do no­viem­bre en el V Con­gre­so Ibe­roa­me­ri­cano de Cul­tu­ra. En pa­la­bras de Anxo Ar­ma­da, este úl­ti­mo pre­mio "su­po­ne la guin­da para el pas­tel". "Después de un año duro tras el lan­za­mien­to de nues­tra pri­me­ra ver­sión, con sus ale­grías y sus re­ve­ses, esto sig­ni­fi­ca una in­yec­ción de moral muy ne­ce­sa­ria y un sello de con­fian­za en el pro­yec­to. Tanto nues­tro en­torno más cer­cano como pro­fe­sio­na­les del sec­tor ven la con­so­li­da­ción de una idea en un pro­yec­to em­pre­sa­rial que pre­ten­de ayu­dar a una industria que atraviesa se­rias di­fi­cul­ta­des". Sin duda, ven el fu­tu­ro como algo pro­me­te­dor, con­ven­ci­dos de que "la mú­si­ca en di­rec­to es un campo en el que to­da­vía queda mucho por hacer".