Barcelona, Göteborg, Berlín

Artículo publicado el 12 de Mayo de 2008
Artículo publicado el 12 de Mayo de 2008
Lonely Karen Drifter es una típica cantante de folk alternativo. Hace música pura y bella con tan sólo una guitarra y una voz bonita pero, sobre todo, con mucho sentimiento. El otro día estaba escuchando una entrevista suya en la radio. Más que la música (que sigue siendo preciosa!
) lo que me llamó la atención de esa entrevista fue que la cantante explicaba cómo su vida había influido en su música. En especial los sitios donde ha vivido: Göteborg y Barcelona. “Suecia y Cataluña?” te preguntarás ahora. Pueden dos países tan diferentes interesar a la misma persona? Pues sí! Y lo digo tan efusivamente porque yo también he vivido en estos dos países. De manera voluntaria, claro. Suecia y Cataluña son dos países muy diferentes, pero precisamente por eso, son a la vez tan complementarios. Tranquilidad, organización y mucho espacio en el país nórdico; movimiento, caos y calles estrechas llenas de gente en una de las regiones más nórdicas de España o una de las más meridionales de Europa, si lo miramos desde una perspectiva continental.

La vida no es escoger una u otra opción (esto sería muy aburrido) sino, sobre todo, vivirlo todo: pasar momentos de tranquilidad y otros llenos de acción, momentos solo y con la pandilla, momentos estructurados y momentos de caos. No sería perfecto pasar medio año (a causa del tiempo, claro, otra diferencia importante!) en Barcelona (invierno) y el otro medio (durante el verano) en Suecia? Eso sí, debido al dinero, esto no es tan fácil de llevar a cabo…

Mientras tanto, he decidido vivir en Berlín. Un punto de compromiso perfecto: en el centro de Europa, entre el norte y el sur, con lugares tranquilos y llenos de vida, organización y caos… Una ciudad tan diversa como la vida. Desde mi apartamento, incluso con las ventanas abiertas, no se oye ningún coche. Además, a cinco minutos de mi casa hay varios bares, cafés, calles llenas de vida, etc… La vida cotidiana está bien organizada, con una red de transporte público muy larga y eficaz que te puede llevar a explorar el caos berlinés cuando quieras. El extraordinario dinamismo urbano, los barrios industriales caducos desde la caída del muro de Berlín, bares denominados clubes “privados” porque venden bebidas a precios que tú mismo decides… De vez en cuando, esta red de transporte público tan bien organizada produce un poco de caos, como ahora, que desde ayer, los conductores de buses están en huelga (aunque bueno, este tipo de caos no siempre tiene gracia. Y aún menos cuando estás a punto de viajar y necesitas el autobús / bus para llegar a la estación con tu maleta…).

A ver cuando vendrá Lonely Karen Drifter a descubrir este sitio (casi) perfecto.

Este artículo forma parte de la serie de retratos eurobarceloneses.

Traducción de Gemma Herrero