Barroso en el país del sol naciente

Artículo publicado el 1 de Octubre de 2008
Artículo publicado el 1 de Octubre de 2008

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Riesgo de ingerencias de la UE en Japón. Últimas novedades desde Bruselas

Japón tiene otro nuevo primer ministro

Taro Aso acaba de ocupar su nuevo cargo, tras la votación que tuvo lugar en el parlamento japonés el pasado miércoles 24 de septiembre de 2008. La Comisión Europea no ha esperado para felicitar al “nuevo Primer Ministro de Japón” en un comunicado oficial, enviado tres días antes de su elección. En efecto, el ex Ministro de Asuntos Exteriores, Taro Aso, fue siempre el gran favorito de las quinielas, pero hay ciertas cosas que no se han hecho como debieran. Se trata de una grave falta de diplomacia. Cualquiera de los otros cuatro candidatos bien podría haber denunciado una intromisión de la Unión Europea. Ha sido el periódico belga Le Soir que ha tenido que advertir al ejecutivo comunitario de su error.

El domingo 28, el portavoz de guardia de la Comisión Europea, Olivier Drewe, reconoció “sin duda un error técnico” que podría “plantear un problema protocolario”. Finalmente la Comisión retiró su comunicado el domingo por la tarde, 8 horas antes de su publicación oficial a la vez que se presentaban las excusas pertinentes. Es de las pocas ocasiones en las que hemos visto a Barroso reaccionar con tanta prontitud.

Lanzamiento de la Misión de la UE en Georgia

Imagen: Contando Estrelas / FlickrEl pasado miércoles 1 de octubre, la UE envió su misión de observación a Georgia. Más de 300 observadores, en lugar de los 200 previstos inicialmente, serán desplazados en el país con el objetivo de asegurar que se cumple el alto el fuego. El personal encargado de la seguridad y de la administración estará compuesto sobre todo por franceses, italianos y polacos. La misión se desplegará en las “zonas de seguridad adyacentes” a Abjasia y a Osetia del Sur. Sin embargo, todavía se desconoce si la misión estará autorizada a penetrar en el interior de las provincias independentistas para comprobar la retirada de las tropas rusas. Se trataba de uno de los puntos débiles del acuerdo alcanzado entre Nicolas Sarkozy (en representación de la UE como actual presidente del Consejo) y Dimitri Medvedev, presidente de la Federación rusa.