Basta ya de ‘los alemanes trabajadores que pagan por los griegos vagos’

Artículo publicado el 13 de Mayo de 2010
Artículo publicado el 13 de Mayo de 2010
En un espíritu contrario a la agitación nacionalista y la ignorancia económica, los presidentes de los movimientos europeos en Berlín y Atenas firmaron un manifiesto común griego-alemán para Europa el 5 de mayo de 2010. Aquí está lo que tienen que decir después de que se acordara un paquete de rescate por 750 mil millones de euros

La especulación contra el euro, que dura ya varios meses, es un inmenso desafío fiscal y monetario. Pero esta especulación es también una amenaza muy real para el proceso de integración europeo, que entra en vigor como parte del enormemente progresista Tratado de Lisboa. Varios momentos recientes en el debate (la crisis financiera griega, la acción de apoyo de la Unión Europea en cooperación con el Fondo Monetario Internacional) mostraron niveles preocupantes de prejuicio nacionalista. Mostraron una increíble ignorancia económica con respecto a la interdependencia económica de Europa. Lamentablemente, los compromisos solemnes por parte de los políticos de nuestros dos países para el éxito de la integración europea son superficiales.

Basta de ‘golpes bajos nacionalistas’

Decididamente aconsejamos no continuar el abuso de los errores del pasado y la situación actual para ataques polémicos bajo el slogan trillado de 'alemanes trabajadores que pagan por los griegos vagos'. Parte de los medios de comunicación alemanes actualmente distorsionan el papel informativo y educacional que tienen en nuestra democracia y nuestra constitución en favor de diseminar el prejuicio nacionalista y la desinformación económica. Esta clase de agitación superficial ya ha dejado su marca en los sondeos de opinión.

Jóvenes alemanes y griegos responden a la versión de los medios de la crisis financiera en cafebabel.com

Aún en la política, algunos miembros poco importantes intentan hacerse famosos usando discursos superficiales, como pedir la venta de antiguos edificios o islas griegas. No es extraño que los golpes bajos nacionalistas lleven a reacciones adversas igualmente emocionales y estúpidas en la política y los medios de comunicación griegos. Esta semilla de un nacionalismo antieuropeo de reciente desarrollo tensa las relaciones griego-alemanas y podría diseminarse muy rápidamente a otros países siguiendo a la crisis financiera, destruyendo así los fundamentos ideológicos de la UE. 

¿Es la hora de la imagen europea?Por lo tanto apelamos a los cuatro principales actores: los medios de comunicación, los gobiernos de los Estados miembro de la UE, todos los miembros de los Parlamentos nacionales y Parlamento europeo que abordan las acciones estabilizadoras y a todos los actores políticos de Europa (sin considerar los puntos de vista legítimos sobre la introducción del euro) para que de verdad tomen cartas en el asunto. No demoren más: los procesos de decisión largos, los retrasos y las dudas son terreno fértil para la especulación financiera y maximizan los daños económicos y financieros. Es hora de implementar totalmente las reformas necesarias en los mercados financieros internacionales en seguimiento de las medidas estabilizadoras de corto plazo para el euro. Estas medidas no son nuevas, fueron anunciadas en innumerables cumbres de la UE y G20 desde el comienzo de la crisis en setiembre del año 2008. 

La reforma financiera fue anunciada en innumerables cumbres de la UE y G20 desde el comienzo de la crisis en setiembre del año 2008

El euro es el núcleo de la fortaleza económica del mercado interno europeo con más de 500 millones de personas. Pero si la especulación sin límites actual por parte de los ‘hedge funds’, bancos de inversión y agencias privadas de calificación no se controla mediante una estricta regulación de los mercados, las medidas propuestas para la eurozona y el pacto de estabilización de la UE podrían resultar en que más países sean víctimas de la euro-especulación. Los Estados miembro de la UE y especialmente de la eurozona tienen un destino político y económico común. La verdad es que Alemania, Grecia y todos los otros miembros de la UE tienen y han tenido ventajas económicas y políticas enormes e inextricablemente interconectadas debido a la integración europea.

Por esta razón todos los políticos responsables en Europa deberían reformar con decisión el marco político de los mercados financieros. No cedan ante las campañas nacionalistas de los medios; en su lugar enarbolen proactivamente la bandera europea de la ilustración y la racionalidad económica. 

Dr. Dieter Spöri y Michalis Angelopoulos