Beppe Grillo: “El entorno político italiano es una piscina sin fondo de intereses en conflicto"

Artículo publicado el 29 de Abril de 2011
Artículo publicado el 29 de Abril de 2011
Guiseppe Piero Grillo, más conocido como Beppe Grillo, es un ácido cómico y blogger italiano de 62 años. Tras ser vetado en los medios tradicionales, encontró en Internet la trinchera perfecta para combatir la corrupción de la sociedad italiana. Además, lleva su espectáculo cómico por todo el país y lidera una nueva formación política, Movimiento a Cinco Stelle.
Bruno van den Elshout ha hablado en exclusiva con él para cafebabel.com

"Mi blog me permite compartir las ideas que los medios tradicionales se niegan a cubrir, como el hecho de que entre los miembros de nuestro parlamento hay al menos veinticinco personas con antecedentes penales. La infraestructura de la web me ha ayudado a crear mi propia plataforma mediática, independiente de los medios de masas. Mi historia con los medios italianos ha sido un ir y venir continuo. No tengo ningún valor ni prestigio que proteger, al contrario que otros muchos italianos, especialmente cuando se creen influyentes. Necesitan cubrirse las espaldas continuamente, mientras que lo que yo hago es ser curioso desde la sinceridad, reflexionando sobre lo que veo para después contárselo a la gente. Desde la perspectiva italiana, ésta es una revolucionaria aproximación a la realidad. Dentro de Europa, Italia es uno de los pocos países en los que la simple costumbre de ser honesto es suficiente para hacerse famoso. La sinceridad en Italia es como un milagro.

Los comienzos de mi carrera poco tuvieron que ver con la política. Organicé pequeñas actuaciones, tocaba la guitarra, cantaba, contaba chistes. Dejé la carrera de económicas en la Universidad para dedicarme por completo a viajar y a actuar. Como la versión italiana de Jacques Brel, poco a poco fui convirtiéndome en un cómico adulto y más tarde en presentador de televisión. No volví a interesarme por la economía hasta los ochenta. Estaba trabajando en una campaña de marketing para una famosa marca de yogur y me dio por pensar: ¿qué hace falta de verdad para hacer que la leche se convierta en un producto alimenticio procesado? Pasé por todas las fases logísticas diferentes entre la vaca y la nevera de mi casa, y me di cuenta de que había 7.000 kilómetros de trayecto entre los dos puntos. Quedé enormemente sorprendido ante lo que parecía una ineficiencia imperdonable, el descubrir que cada parte de nuestra realidad láctea está compuesta por tal despilfarro. Cristobal Colón, un genovés, ya había mejorado la técnica en el siglo XV al traer semillas de tomate a Europa en lugar de traer los tomates, que es lo que sucede hoy en día. Hoy en día, la propiedad parece prevalecer ante las oportunidades: es el mundo al revés.

Bruno van den Elshout

Italia, la gallina de los huevos de oro

No hay nada que celebrar. Italia es una colección arbitraria de regiones geográficas. Sigue siendo un país tan pequeño como lo era hace 150 años. Se ha quedado dormido. Como si todo el país se encontrara en un mal viaje, la mayoría de los italianos se pasan la vida temiendo a enemigos que nunca acaban de aparecer. Mientras tanto, se olvidan de los problemas a los que tienen que hacer frente hoy en día. Somos famosos por ser pasionales y dejarnos guiar por emociones, pero utilizamos la energía en batallas equivocadas. Nuestro intervalo de atención se ha reducido a escasos cinco minutos, que es más que insuficiente para trabajar en mejoras estructurales. Nuestra población es demasiado vieja y si no fuera suficiente, estamos en quiebra. Somos como ese dibujo animado, el Coyote, cuando acaba de caerse por un barranco. Sigue corriendo y no se cae hasta que mira hacia abajo y se da cuenta de que está flotando en el aire. Nosotros somos como el Coyote, pero nos negamos a mirar hacia bajo.

"Las historias europea e italiana se han visto reducida a un marco de beneficios económicos a corto plazo para un reducido número de personas"

Se ha diseñado un sistema político tan sumamente complejo que nadie puede siquiera figurarse qué es lo que está pasando. Se mantiene de esta forma porque a medida que se complica, más dinero genera para los participantes. O más bien lo malgasta, desde el punto de vista de los ciudadanos. En muchos sentidos, la UE e Italia se encuentran en posiciones similares. El pueblo italiano sobrevive porque su sistema político es tan complicado que a la gente deja de importarle. La UE se base en exactamente el mismo principio: una vez concebido por los intelectuales visionarios, las tramas de la historia italiana y europea se han visto reducidas a un marco de beneficios económicos a corto plazo para un reducido número de personas. El entorno político italiano es una piscina sin fondo de intereses en conflicto. Los alcaldes de los ayuntamientos locales son comisionados con bancos, dueños de un par de empresas y personajes muy importantes en Italia, que poseen uno o dos canales de televisión y una cartera de bienes inmuebles. Por ello, toda la sociedad italiana está entremezclada. Incluso la mafia se ha visto corrompida por la infiltración de los funcionarios del gobierno, al igual que sucede al revés: la mafia corrompe a las autoridades.

Bruno van den Elshout

Los políticos recurren a palabras para gradualmente convertir al mundo en la gallina de los huevos de oro que sirva a sus intereses personales, como es el tema del agua potable. Anuncian con orgullo "no, no vamos a privatizar el agua. Simplemente queremos elegir el socio comercial más adecuado para que se encargue de la distribución dentro de la cadena de suministro". Pero eso es una gilipollez, adornan sus dudosas iniciativas con palabras de consuelo. Si no hacemos nada al respecto, el abastecimiento de agua en Italia se convertirá en un proyecto comercial, ¡basta!.

¿Orgulloso de ser italiano? Depende

A pesar de la penosa situación en la que se encuentra Italia, nuestra historia está repleta de hitos memorables. El fascismo se inventó en Italia. Los bancos, tal y como los conocemos hoy, se inventaron en Génova, al igual que los seguros, la logística o la navegación marítima. Las tres organizaciones mafiosas más grandes del mundo son italianas. Teníamos coches antes que los americanos y turismos eléctricos antes que los japoneses. Las ideas italianas se expanden como los virus: tanto las buenas como las malas.

Si me preguntan si estoy orgulloso de ser italiano, pues depende. Por el momento, no me urge vivir en un sitio diferente de Italia. La gente me conoce. Me abrazan, me dan palmaditas en la espalda, me hablan. Mi público me sirve de protección contra las ideas políticas o económicas diferentes a las mías. Rara vez presto a atención a mis facturas: los taxista se ofrecen a llevarme y los dueños de los restaurantes me invitan. En Italia a la gente le gusta pensar en los famosos como si fueran sus amigos. ¿Quién soy yo para despreciar tanta hospitalidad? Lo haría si me dedicara a la política pero no lo hago. No le debo nada a nadie. No tengo cuentas pendientes. Cualquier italiano respetable hoy en día recibe una bala en el correo de vez en cuando. Yo me he enviado una, ya que nadie lo ha hecho por mí.

© PHOTOLOGIX.NL/ Bruno van den Elshout)De lo que me siento realmente orgulloso es de ver un creciente contragobierno de jóvenes italianos que están hartos de la ridícula complejidad de los políticos italianos, que ven que nos dirigimos al desastre si las cosas no cambian. Me siento orgulloso de la creación del Movimento a 5 Stelle (Movimiento cinco estrellas), una red tremendamente popular de jóvenes y ambiciosos italianos unidos en grupos locales por todo el país. A pesar de que mantienen reuniones con asiduidad y que dio lugar al nacimiento de partidos políticos, el movimiento en sí no es un partido. No soy su líder político. Sólo estoy alimentando sus ambiciones, haciendo de amplificador y ofreciéndoles un escenario para que sus voces se oigan en el mundo. Sirviéndoles de inspiración para hacer de Italia un país mejor en los 150 próximos años".

Beppegrillo.it nació en 2005 y llega a miles de italianos cada día. Se publica también en inglés y japonés.

Vox populi: tres italianos hablan sobre Beppe Grillo

 Alessandro, 34años

Bruno van den ElshoutBeppe Grillo fue uno de los primeros en escribir sobre quién era el culpable y el por qué de que nuestro sistema político sea un absurdo. Publica entradas en su blog con los nombres de los miembros del parlamento que han sido condenados: no solo sospechosos, sino condenados confirmados por delitos que sin embargo logran conservar su sitio en el parlamento porque sirven de tapadera a otros, que a su vez tapan a otros. Hace un par de años, logró reunir cuatro veces las firmas necesarias para celebrar un referéndum de 'limpieza política' para echar a los delincuentes del parlamento, limitar las carreras políticas a dos legislaturas y conseguir el voto directo a los candidatos. El referéndum nunca se celebró, pero no importa lo influyente que su poder político sea o pueda ser, es extremadamente necesario que mantenga su compromiso con la revelación de la verdad sobre el país a los ciudadanos, prediciendo y sacando a la luz escándalos. Ninguno de los actuales líderes políticos que tenemos podría asumir este papel, a pesar de lo penoso que esto pueda parecer".

Simona, 37años

Bruno van den ElshoutEl sistema político de este país está podrido y toda una generación está pagando el pato. Los italianos de entre 25 y 40 años son conocidos como bamboccioni, bebés adultos, porque muchos de ellos siguen sin trabajo y si no fuera por el apoyo de sus padres tampoco tendrían dónde vivir. Yo estudié magisterio pero desde que me diplomé las leyes han cambiado tanto que si quisiera ejercer de maestro, tendría que volver a la universidad otros dos años. Los profesores de idiomas de hoy en día ni siquiera tienen que hacer exámenes de la lengua que enseñan. El sistema educativo no está preparando para la otra generación perdida que nos sigue, todo porque los intereses personal de los políticos les aleja de una toma de decisiones basada en los intereses de las personas. Yo no votaría al movimiento de Beppe Grillo por que creo que sus ideas son demasiado extremistas. Pero desde luego tiene razón cuando dice que nuestro país necesita un cambio”.

Isaia, 29años

by Bruno van den Elshout“Internet es el único sitio donde se puede acceder a la información de lo que está sucediendo de verdad en Italia. Los jóvenes no leen los periódicos porque saben que no se puede confiar en ellos. Muchos confían en lo que se dice en la televisión, en caso de que la vean, pero lo único que se oye es que Berlusconi está haciendo un gran trabajo. ¿Y de quién son los canales? De Berlusconi. Muy pocos italianos están dispuestos a cuestionarse lo que oyen o ven. Lo mismo pasa con Beppe Grillo. Sus ideas son populares, pero muchos de los que deciden hacerlas suyas son incapaces de pensar por sí mismos. Copian y pegan, lo que hace que el movimiento de un poco de miedo. ¿Cuánto tardarán las estructuras de poder en prevalecer sobre las buenas ideas? Berlusconi no es el mayor de los problemas de Italia, sino que somos nosotros mismos. Somos un país de eternos adolescentes. Ansiamos cosas bonitas y cuantas más, mejor. Necesitamos compararnos, ansiamos tener más que el de al lado. Necesitamos a un jefe que nos domine, casi como un padre y alguien con quien discutir continuamente. Necesitamos jefes, creamos jefes y por eso tendremos jefes. Y no es justo culparles porque quieran también tener cosas bonitas aunque sea a costa de los demás."

Fotos: © PHOTOLOGIX.NL/ Bruno van den Elshout