Berlín Jukebox: Erich Lesovsky

Artículo publicado el 19 de Junio de 2014
Artículo publicado el 19 de Junio de 2014

Músicos con máscaras hay pocos, ¿Pero el flash es demasiado? El residente de Berlín, Erich Lesovsky hace música en dispositivos electrónicos y deja su aliento sobre el escenario con sus juguetes, lúces y fuegos artificiales junto con maniobras físicas. Berlin Jukebox tiene sonidos electro melódicos transparentes que viajan no sólo en las piernas, pero también en sus mentes. Prúebalo y enciéndelo.

Los ju­gue­tes de plás­ti­co, el par­pa­deo de las bolas de dis­co­te­ca y los fue­gos ar­ti­fi­cia­les no com­bi­nan ne­ce­sa­ria­men­te con la mú­si­ca elec­tró­ni­ca. Pero, ¿quién ha visto al­gu­na vez un set en vivo de  Erich Le­sovs­ky?  El sabe que el te­chno es no sólo ha­cien­do girar las  mo­nó­to­nas pe­ri­llas de una con­so­la de so­ni­dos. Erich, quien ha for­ma­do parte de la pro­duc­ción de mú­si­ca elec­tró­ni­ca desde 1995, elude cons­cien­te todas las cla­si­fi­ca­cio­nes mu­si­ca­les. Lo que co­men­zó con gui­ta­rras acús­ti­cas, punk rock, el reg­gae, se han con­ver­ti­do, en so­ni­dos bai­la­bles muy trans­pa­ren­tes, que se ca­rac­te­ri­zan por una gran me­lo­día, so­ni­dos ines­pe­ra­dos y un ritmo di­fe­ren­cia­do.

Erich Le­sovs­ky en vivo en él Mu­sik­fes­ti­val "Plötz­lich am Meer" (2013). 

Su pri­mer per­for­man­ce en vivo Erich lo tuvo en 1998 en ARM Club&Lo­li­ta Bar en Kas­sel, en­ton­ces con­ta­ba to­da­vía sólo con dis­que­tes y un viejo sam­pler. Mien­tras tanto, él in­ven­ta sus pro­pios sin­te­ti­za­do­res, como el The­re­min mí­ni­mo o el Atari Punk Con­so­la en una car­ca­sa de Nin­ten­do Game Boy, y toca re­gu­lar­men­te en los prin­ci­pa­les clubs de Ber­lín. Sus ver­sio­nes se dis­tri­bu­yen en di­fe­ren­tes se­llos como Par­quet Re­cor­dings, Stil vor Ta­lent, Bur­les­que Mu­si­queUni­vack Re­cor­ds y con Cir­cat Music tiene su pro­pio sello de mú­si­ca ex­pe­ri­men­tal también. Cons­ta afir­mar que el Te­chno no  sólo es un zum­bi­do mu­si­cal es­tú­pi­do  en re­cla­ma­ción a al­guien. Erich du­ran­te sus ac­tua­cio­nes en di­rec­to hace mú­si­ca elec­tró­ni­ca re­fle­xi­va, de forma seria y exi­gen­te.

¿Cómo se te ocu­rrió la idea de hacer par­pa­dear una más­ca­ra?

Esto acaba de su­ce­der fuera de mis re­to­ques con LEDs (tran­si­to­res di­mi­nu­tos, luces de co­lo­res) em­pe­ro ¿Por­qué fue que ter­mi­né en una más­ca­ra? Sin­ce­ra­men­te no me acuer­do. Así que ahora tengo dos ojos de LEDs y con la boca hasta yo puedo ilu­mi­nar a tra­véz de ella, hasta en tres co­lo­res. Más­ca­ras con fun­cio­nes elec­tró­ni­cas ge­ne­ra­les más el ma­qui­lla­je o el ves­tua­rio en el es­ce­na­rio es siem­pre algo muy lla­ma­ti­vo.

¿Qué tan im­por­tan­te es este es­pec­tácu­lo en sus pre­sen­ta­cio­nes en vivo?

Estoy em­pe­zan­do como una en­tra­da tras el des­can­so entre dos actos en vivo, en su ma­yo­ría con mis so­ni­dos de ju­gue­te. Cuan­do la gente ven mi pis­to­la de bur­bu­jas, se dan cuen­ta in­me­dia­ta­men­te de que algo su­ce­de aquí y ahora. ¿Por qué es­ta­mos en el es­ce­na­rio? Este es alocados de so­ni­dos elec­tró­ni­cos, ya que en la ma­yo­ría de los casos sólo hay que girar unos cuan­tos bo­to­nes. Por su­pues­to, esto tiene su lado bueno, por­que real­men­te es acer­ca de la mú­si­ca que se quie­re crear. Pero tam­bién a su véz es bas­tan­te abu­rri­do de ver. Per­so­nal­men­te, estoy en la es­ce­na Bo­na­par­te - la de­mos­tra­ción de la etapa hasta la em­pu­ña­du­ra, a lo cual siem­pre es bueno cuan­do al­guien se vuel­ve loco en el es­ce­na­rio. Por­que eso con­se­cuen­te­men­te es muy li­be­ra­dor para el pú­bli­co. En­ton­ces no hay nada mejor. Y por úl­ti­mo tie­nes un mur­cié­la­go que te muer­de la ca­be­za; en­ton­ces deja de ser lo mismo, para ser algo más.

Erich Le­sovs­ky, Re­gen­ma­cher (2011). 

¿Qué ele­men­tos mu­si­ca­les de­fi­nen su mú­si­ca?

Me gus­tan las me­lo­días con so­ni­dos muy di­fe­ren­tes, el ritmo esta allí, como una base. En mis pis­tas están, para cam­biar una gran can­ti­dad de so­ni­dos. Que por los puer­tos in­di­vi­dua­les se crean y cuan­do el so­ni­do ca­pi­tal acaba des­a­pa­re­cien­do, llega sor­pre­si­va­men­te un nuevo so­ni­do. El ritmo puede va­riar por horas, pero que no se puede re­cor­dar y eso tam­po­co causa nin­gu­na mo­rti­fi­ca­ción. Pero tan pron­to como tenga una me­lo­día, todo es di­fe­ren­te. El ritmo es mucho más neu­tral, para mí en ra­li­dad son las emo­cio­nes que se con­tro­lan más sobre las ar­mo­nías. La mú­si­ca, por lo tanto siem­pre debe en­con­trar un equi­li­brio entre un cier­to ritmo y las sen­sa­cio­nes que las trans­por­ta­rán. En mi caso, la me­lo­día más me­lan­có­li­ca. En­ton­ces en los úl­ti­mos años, tien­do más a me­nu­do a con­ver­tir­la en  him­nos.

La es­ce­na de la mú­si­ca elec­tró­ni­ca en Ber­lín es la mayor del mundo y la más vi­bran­te. Esto sig­ni­fi­ca mucha li­ber­tad  ¿Pero a su véz de­no­ta una gran can­ti­dad de com­pe­ten­cia?

A mis com­pe­ti­do­res por lo ge­ne­ral les rompo los bra­zos, por lo que con el tiem­po se hace menos. (Risas) No, en reali­dad es un gran cam­bio. Se trata todo de con­ver­sa­cio­nes, la tec­no­lo­gía y la crí­ti­ca mutua. Al final, la ca­li­dad y la re­sis­ten­cia cuen­tan muy a me­nu­do como algo ne­ce­sa­rio. 

Erich Le­sovs­ky, No Stone Should Be Left Upon (2012). 

¿Cuál es el fu­tu­ro de la mú­si­ca elec­tró­ni­ca en Ber­lín?  

Hay mu­chos vien­tos de es­pe­ran­za en cuan­to a ex­pe­ri­men­tar se trata. Desde luego las téc­ni­cas siem­pre tie­nen esa po­si­bi­li­dad de me­jo­rar­se, in­clu­so las mez­clas de los dis­tin­tos gé­ne­ros pasan por la misma si­tua­ción. Pero la gente ya no quie­re ex­pe­ri­men­tar, sólo quie­ren re­pe­tir lo que está so­nan­do, un ejem­plo es Beat­port Charts. Igual lo mismo pasa con otras co­rrien­tes mu­si­ca­les como por ejem­plo el so­ni­do House sigue sien­do muy po­pu­lar, tam­bién está el so­ni­do Mi­ni­mal y otras más... La mú­si­ca elec­tró­ni­ca, es para mu­chos ahora un ne­go­cio bas­tan­te per­so­na­li­za­do. El año pa­sa­do, por ejem­plo, los so­ni­dos de dis­co­te­ca eran muy  po­pu­la­res y el so­ni­do de los sin­te­ti­za­do­res de los 80. Su­pon­go que todo esto to­da­vía sigue, pero estoy fuera de allí - por suer­te. Yo no leo re­vis­tas sobre esto, me li­mi­to a es­cu­char un poco o mú­si­ca elec­tró­ni­ca, no co­noz­co a nin­gún DJ de Charts, que esté en estos mo­men­tos de moda. Por tanto a veces pre­fie­ro es­cu­char du­ran­te días punk rock y luego hacer una nueva pista te­chno.

café babel ber­lín y más no­ve­da­des en ju­ke­box

Can­sa­do de los mis­mos vie­jos éxi­tos de radio o de Spo­tify y sus lis­tas de re­pro­duc­ción? A par­tir de abril 2014, te po­ne­mos en la ca­te­go­ría Juke­box jó­ve­nes mú­si­cos DJs y ac­tua­cio­nes iné­di­tas en vivo desde Ber­lín. Más can­cio­nes y no­ve­do­sas lis­tas de re­pro­duc­ción, pue­des en­con­trar­las en Face­book y Twit­ter