Berlín: paraíso de oportunidades para hacer prácticas

Artículo publicado el 23 de Agosto de 2014
Artículo publicado el 23 de Agosto de 2014

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

“No me arrepiento de las cosas que he hecho, sino de las que no he hecho”, decía el actor americano Rory Cochrane. 

Esta frase inspiró a la joven eslovaca Jana Balusikova a escribir sus pensamientos y compartir su experiencia con todas esas personas que no saben si arriesgarse a salir de su zona de confort. 

Autora: Jana Balusikova

Editores: Ana Alibegova, Stefan Alijevikj

“No me arrepiento de las cosas que he hecho, sino de las que no he hecho”, decía el actor americano Rory Cochrane. Esta frase inspiró a la joven eslovaca Jana Balusikova a escribir sus pensamientos y compartir su experiencia con todas esas personas que no saben si arriesgarse a salir de su zona de confort. Esta es la historia de cómo dio el gran paso de vivir en el extranjero y de la gran experiencia que vivió en la capital alemana:

Hace unos meses me enfrenté a la dura decisión de hacer prácticas en Berlín. Por un lado, era como cumplir un sueño, pero también sabía que eso significaba dejar el lugar donde he vivido todos estos años, ese lugar que conozco tan bien y en el que estoy tan cómoda. A pesar de que el futuro fuera misterioso, mi decisión fue positiva y ahora sé que es lo mejor que podía haber hecho.

La primera vez que visité Berlín fue hace dos años, con mis compañeros de clase. Estudiábamos fotografía y medios de comunicación, por lo que fuimos de excursión a visitar varias galerías de Berlín. La ciudad tiene un espíritu multicultural, está llena de diferentes nacionalidades, ideas y puedes sentir libertad en cada esquina. Aquí, expresarte libremente en cada momento se ve como algo natural. “Esas son las vibraciones que estoy buscando”, pensé, y sentí que algún día volvería a Berlín. Pero la verdad es que ¡no esperaba que fuera tan pronto!

Hace unos días terminé mis prácticas de seis meses en una empresa de Berlín, donde obtuve nociones sobre el campo de marketing y aprendí a ser parte de un equipo internacional de trabajo; pude cooperar con compañeros agradables que provenían de más de cuarenta nacionalidades distintas. Para mi sorpresa, las diferencias culturales no solo se encuentran en los gestos, en el temperamento o en el modo de vida, sino también en las estrategias de trabajo. Es fascinante ver cómo diferentes estilos de trabajo están presentes en diferentes mercados. Ninguno de ellos es peor que otro, todos son únicos y se ajustan a la perfección a su público objetivo. Aun así, todos tenemos una cosa en común: ¡nos encantan las tartas! Cuando alguien cumple años, tiene que preparar una tarta para sus compañeros. Tener ciento ochenta empleados significa que podemos disfrutar de una tarta deliciosa cada pocos días del año.

Sin embargo, Berlín es una ciudad dinámica llena de posibilidades. Ahora mismo, no puedo pensar en un lugar mejor para realizar prácticas, especialmente para aquellos que quieran aprender tanto alemán como inglés y que tienen ganas de experimentar distintas culturas de diferentes partes del mundo. Si quieres unirte al club de los berlineses, aquí dejo unos consejos:

1. Impresionar = Destacar

Seguramente no serás la única persona interesada en hacer prácticas en esa empresa en concreto. Por lo tanto, es crucial dar una impresión positiva y llamar la atención como empleado potencial al mandar la carta de presentación y el CV. Todo cuenta: la estructura, los colores, elegir las palabras correctas… Te recomiendo que te ayudes de algunas herramientas como prezi, visualize.me o re.vu. Mi experiencia personal demuestra que esta estrategia funciona; tuve la oportunidad de conseguir hacer prácticas fuera de mi campo de estudio principalmente porque mostré interés y entusiasmo tanto en el CV como en la carta de presentación, y también durante la entrevista por Skype. 

2. Precisión = lo más importante

En Berlín, si la reunión está programada para las diez de la mañana, empieza a las diez en punto. Ni cinco minutos antes, ni cinco después. A la capital de Alemania le encantan las fechas, los horarios, los calendarios de Google y correos de notificaciones; cuanto más precisos, mejor. Todos los bancos, ayuntamientos e incluso el edificio del Reichstag requieren reservas y preparativos. No hay nada que pueda ser pura coincidencia.

3. “Meet-up” es tu amigo

No importa si trabajas para una organización juvenil, una empresa start-up o solo quieres mejorar tu alemán, podrás encontrar un grupo para cualquier cosa a través de la plataforma Meet-up. Filósofos, amantes de perros e incluso hipsters orgullosos que quieren aprender algo de turco se encuentran habitualmente gracias a esta plataforma en los bares locales, cafeterías u otros lugares sociales, intercambian sus habilidades, experiencias y comparten momentos agradables.

4. No des un paso más sin una bicicleta

¡No hay nada de lo que preocuparse al montar en bicicleta en Berlín! Hay caminos en todas partes, conductores pacientes y, como la mayoría de las carreteras son espaciosas, también pueden usar la bicicleta las personas menos aventureras. Si tienes suerte, puedes comprar una bicicleta vieja pero funcional por 50 euros. Por comparar, el billete de un mes de transporte público en la zona básica de Berlín cuesta 78 euros, lo que hace que usar bicicleta sea una elección razonable y obvia debido al bajo presupuesto que tenemos los becarios.

5. El primer paso: intentarlo

Las posibilidades son ilimitadas. Si te interesa hacer prácticas (no solo) en Berlín, puedes seguir pensando o hablando de ello, o puedes ser activo e intentarlo. Rodearte de oportunidades es fácil. Intenta suscribirte al newsletter de las empresas en las que te gustaría trabajar, sigue sus perfiles de LinkedIn y Facebook y, lo más importante, contáctales directamente y muéstrales qué tipo de talento tienes.

En resumen, hace medio año tomé una decisión y no me arrepiento, porque decidí salir de mi zona de confort y desarrollarme profesionalmente y personalmente. Si decides hacer prácticas en el extranjero, espero que tengas valor y decidas lo correct, que encuentres un lugar que te pueda llenar y te dé todo el conocimiento y las experiencias posibles.