Berlín, Plaza de Europa: salida taxi y salida parking

Artículo publicado el 12 de Noviembre de 2007
Artículo publicado el 12 de Noviembre de 2007

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Berlin-Hauptbahnhof, la estación central de la capital alemana, se ha convertido en el orgullo arquitectónico de la ciudad, al nivel de la Fernsehturm o la cúpula del Reichtag. En el pleno centro de la Plaza de Europa.

“¿El nombre de esta plaza? ¿Seguro que tiene un nombre? ¡Estamos delante de la estación central, nos da igual como se llame la plaza!”, exclama un joven viajero ataviado con gorra. Sentada en un banco, una adolescente escondida debajo de su abrigo grita por teléfono: “Estoy delante de la estación, mamá, en la salida del parking... ¡Si, por donde salen los autobuses!”, añade, tras echar un vistazo alrededor buscando mejores elementos de descripción.

Indicativo y aburrido

“Del lado del parking” o “donde los taxis”. Así es como la mayoría de los viajeros describen la plaza a quien debe venirlos a buscar. Hay que reconocer que, en contra de la costumbre alemana, esta vez la señal que indica el nombre de la plaza “Europaplatz” (Plaza de Europa), esta más bien escondido en esta plaza con cuatro niveles distintos. Y la relación con Europa tampoco es que salte a la vista. Sólo a la salida de la estación, y siempre que el viajero levante la vista, se puede ver la indicación “Europaplatz” en letras blancas sobre fondo azul. Como si el Ayuntamiento de Berlín en el fondo se avergonzara de haber llamado “Europa” a una plaza tan desnuda, tan aburrida.

Despeinados y con los ojos todavía hinchados, Florence y Matthias llegan de París en el tren nocturno a primera hora de la mañana. Es la primera vez que Florence viene a Berlín y le sorprende un espacio abierto tan inmenso, demasiado amplio, como abandonado, sin ninguna estructura. “Es como llegar a una isla desierta después de una tormenta. Como Berlín sea esto..., o peor, ¡como sea así que Berlín ve a Europa!”. Ofendido, Matthias le explica: “Esta estación central se inauguró hace apenas un año, justo antes de los Mundiales de Fútbol de mayo de 2006. Durante años, aquí sólo había una estación de la S-Bahn en medio de la nada. Dales un poco de tiempo a los berlineses para que se apropien de este espacio!”.

Matthias cree que el nombre de la plaza es merecido. Europa también es un espacio geográfico inmenso, un entresijo de comunicaciones, un lugar de paso y un espacio geopolítico por construir. Son apenas las 8 de la mañana y en Europaplatz el bullicio es enorme. A cada instante aparecen nuevos viajeros en la acera. Echando un cigarro, hablando por teléfono.

Algunos paran uno de los taxis aparcados en fila justo delante de la estación. Otros atraviesan la calle y pasan entre las 50, puede que hasta 100 bicicletas a la espera de ser alquiladas, en dirección a las paradas de autobuses a unos metros de la estación.

Autobuses a Kreuzberg, el barrio multicultural al sud-este de la ciudad, a Friedrichshaim, la alternativa al este, al Mitte, el centro chicki-micki, o aun mas lejos, mas allá de los “Kiez” (barrios populares en argot) que aparecen en las guías, hacia Marzahn, Pankow o Wedding. La Plaza de Europa es sin duda uno de los ejes de Berlín. Pero solo eso.

Kioscos condenados

Antes de continuar su periplo, algunos viajeros hacen un alto en el “imbissibude” (Kiosco de comida rápida) de la esquina. En el segundo parking, el de los autobuses, cuatro puestos idénticos se alinean en la acera. ¿Primera muestra de las tendencias culinarias multiculturales de la cuidad? ¿Prueba de que la concepción berlinesa de Europa no se limita geográficamente sino que se extiende a Turquía, a Asia? En realidad, no.

En la plaza vacía, estos stands con decoración kitsch y música folclórica reflejan la conquista de la comida basura: rápida, barata, calórica e insípida. ¿Le apetece un mini wok o una sopa vietnamita casi transparente por apenas 2 euros? ¿Donuts chorreantes de azúcar y de fritura de chocolate? Poco más. O sí: un espacio enorme, sin límites. El parking de autobuses continúa detrás de los puestos hasta la calle de los Inválidos, que sale hacia otras direcciones. La plaza de Europa no tiene confines geográficos, ¿como su homólogo?

Sumérjase con nosotros en el significado de las calles o plazas “Europa” de las ciudades europeas. Cada mes nos daremos un paseo por una de estos espacios en ciudades europeas distintas para averiguar la relación de su nombre con Europa, su pasado y quienes viven, trabajan o consumen en dichas calles. ¿Qué relación tienen con el resto de la ciudad? Próxima estación: Viale Europa de Roma, el 11 de diciembre