Berlusconi sin inmunidad: ¿una Italia más caótica?

Artículo publicado el 8 de Octubre de 2009
Artículo publicado el 8 de Octubre de 2009
Berlusconi tiene una mala semana. El Tribunal Constitucional italiano ha anulado la ley de inmunidad que lo protegía mientras fuera primer ministro de ser procesado por algunos delitos con lo que se le relaciona. La prensa internacional opina sobre el tema

Die Welt - Alemania: Una Italia más normal

Con la anulación de la inmunidad jurídica del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, Italia habría perdido una parte de su posición excepcional en Europa, opina Paul Badde en el diario conservador Die Welt: "Con esta decisión, Italia pasa a ser de nuevo algo más normal, o se podría decir, también algo más europea –perdiendo al mismo tiempo también una parte de su recuerdo histórico genuino, por ejemplo, del papa soberano de los Borgia Alejandro VI, reprochable moralmente en muchos sentidos, pero un político excelente y astuto para las aspiraciones y los intereses de su imperio".

Paul Badde

El País - España:  Seriedad y credibilidad a Italia

El diario liberal de izquierda El País celebra la anulación de la inmunidad jurídica del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi: "Señalando la ilegitimidad tanto de la sustancia (la manifiesta desigualdad ante la ley) como del método elegido para hacer el laudo (una ley ordinaria y promulgada en 25 días), el Constitucional ha devuelto seriedad y credibilidad a un país que Berlusconi ha tratado de convertir en paraíso de la ilegalidad y de la impunidad de los más poderosos".

©Alessandro Manfredi / FlickrThe Times - Gran Bretaña: Es hora de que los intereses del país pasen primero

El periódico conservador The Times remarca que tras la anulación de la inmunidad del primer ministro italiano Silvio Berlusconi, este debería responder a las acusaciones de haber sobornado a su ex gestor británico David Mills. El caso estuvo en los tribunales en Milán: "De reabrirse el caso judicial de Milán, Berlusconi, como cualquier ciudadano, tiene que comparecer ante los tribunales. Allí puede ejercer el derecho del que disponen todos los ciudadanos de defenderse contra los cargos; es inocente hasta que se demuestre lo contrario. El caso judicial, sin embargo, supondría una gran distracción de su trabajo como primer ministro. Ha pretendido vivir por encima de la ley; ahora será consumido por ella. Ya es hora de que Berlusconi deje de poner sus propios intereses por delante de los de su país. Debería dimitir". 

Corriere del Ticino - Suiza: Hacer naufragar a un gobierno mayoritario

Según la opinión del periódico liberal conservador Corriere del Ticino, la sentencia del Tribunal Constitucional italiano sobre la anulación de la inmunidad del primer ministro Silvio Berlusconi precipita al país a una crisis institucional y política: "Crisis institucional porque, como se ha visto inmediatamente después de la lectura del veredicto, el choque ya está abierto entre Silvio Berlusconi, que habla de 'sentencia política', y el jefe del Estado, Giorgio Napolitano, que defiende el Tribunal como 'órgano de garantía'. [...] Crisis, no obstante, también de inevitables y graves consecuencias políticas en el plano interno e internacional. [...] Era este el escenario previsto por muchos –en el caso de anulación de la Ley Alfano [de inmunidad]. [...] Con el resultado de que la crisis constitucional y la crisis política logran ahora alimentarse mutuamente. La elección de esta ley que Berlusconi había hecho en nombre de la gobernabilidad [...] se transforma ahora en una mina flotante capaz de poder incluso hacer naufragar un Gobierno que dispone de una amplísima mayoría".

Andrea Albertini

Il Sole 24 Ore - Italia: Un futuro movidito

Según la opinión del periódico financiero Il Sole 24 Ore, la política de Italia debería sobre todo amortiguar los daños ahora que el Tribunal Constitucional italiano ha anulado la inmunidad del primer ministro Silvio Berlusconi: "Sin inmunidad y con procesos abiertos, el camino de Berlusconi se hace inaccesible. Pero no hay alternativas inmediatas. Le corresponderá entonces al presidente del Consejo decidir en el futuro si se siente todavía en condiciones de gobernar con serenidad Italia. Sobre el papel existe una mayoría de centroderecha que todavía puede sobrevivir también a su líder carismático. Un centro-derecha del post-Berlusconismo. Pero no es una cuestión del orden del día. Ahora es más importante mantener la calma y evitar el daño extremo: la contraposición entre las instituciones democráticas y el pueblo."

Stefano Folli