Berlusconi vuelve a la carga

Artículo publicado el 13 de Marzo de 2015
Artículo publicado el 13 de Marzo de 2015

El 10 marzo, después de nueve horas de deliberaciones, el Tribunal Supremo italiano absolvió a Silvio Berlusconi, confirmando así la decisión tomada por el Tribunal de Apelación. Los días de la condena a siete años quedan lejanos. Y ahora Berlusconi está listo para volver al ruedo.

Eso que parece una película de Mel Brooks -al menos según el fiscal general Eduardo Scardaccione- es, en cambio, la realidad cotidiana de un país, Italia, que continúa haciendo reír al mundo entero. Si se tratara de un chiste, de una historia inventada de esas que se leen en Lercio.it, nos desternillaríamos de la risa. Pero no. La noche del 28 de mayo de 2010 al otro lado del teléfono de la comisaría de policía de Milán estaba el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi.

"Estáis cometiendo un error", dijo Il Cavaliere, "la chica que habéis detenido es la sobrina de Mubarak". Y es precisamente así como, según Scardaccione, se termina en un guión digno del director de Las locas, locas aventuras de Robin Hood (o de El jovencito Frankenstein, podéis escoger vosotros mismos). Entre los protagonistas destacan Ruby Robacorazones, apodo de Karima el Maroug, la consejera regional Nicole Minetti, el representante de famosos Lele Mora y el entonces director del informativo TG4 Emilio Fede.

Con los años se han derrochado palabras. Los cargos -los que en junio de 2013 le llevaron no solo a la condena a siete años en primera instancia sino también a la inhabilitación para el ejercicio de cargos públicos, según la entonces recién nacida Ley Severino- son de abuso de poder e incitación a la prostitución de menores. Pero en estos años se ha hablado realmente de todo, desde las proezas de Ruby Robacorazones -de todo menos sobrina de Mubarak- hasta las dotes musicales de Giuliano Ferrara, exdirector del periódico Il Foglio, que dedica una canción a la fiscal Ilda Boccassini, apodada para la ocasión Ilda roja de la fiscalía. Y también las palabras de la exmujer, Veronica Lario, las de las Olgettine (las chicas que acudían a las fiestas) y las de quien ha participado, aunque solo fuera una vez, en aquellas misteriosas "cenas elegantes".

Durante estos años, el bunga bunga ha animado parodias y relatos, e incluso se ha rebautizado un juego como Bunga bunga room. Lentamente esta expresión se ha ganado un espacio entre las primeras tres palabras que los italianos se oyen decir cuando se presentan como tal: pizza, espagueti y bunga bunga. No necesariamente en este orden. Así, en lugar del waka waka, seguiremos bailando la versión de los Elio e le Storie Tese que dice: "Si no vas con cuidado, acabas en la cárcel por culpa de África". 

Ilda roja de la fiscalía - Giuliano Ferrara, exdirector de Il Foglio (2013)

La noticia ha dado la vuelta al mundo: rubygate, bunga bunga, sexgate. Se llame como se llame, este paréntesis en la vida del Cavaliere ha terminado. Y ahora que también se han acabado los servicios sociales en la residencia de ancianos de Cesano Boscone (Milán), Berlusconi está formalmente libre. Listo para luchar contra la Ley Severino.

Cada vez que nos parece haber llegado al último acto, las cartas de la mesa se mezclan y nos llevan, inevitablemente, a preguntarnos qué sucederá después.