Bernhard Marfurt: “Suiza tiene derecho a poner los impuestos que quiera”

Artículo publicado el 31 de Julio de 2007
Artículo publicado el 31 de Julio de 2007
La neutralidad atávica de Suiza y el hecho de ser considerada como un paraíso fiscal entre muchos, los asuntos que nos interesa discutir con el embajador suizo ante la UE.

El embajador suizo ante la UE, Bernhard Marfurt, representa a Suiza a la hora de llevar a cabo las negociaciones con las instituciones europeas en Bruselas y considera que la relación que hay entre ambos es recíproca y muy productiva, incluso teniendo en cuenta su principal diferencia: su sistema político.

¿A qué cree que se debió el No a la adhesión al Espacio Económico Europeo en 1992?

A varias razones, pero la más importante es que habría afectado seriamente a nuestro sistema político. Y es que en el mercado interior comunitario hay campos en los que las decisiones son tomadas en Bruselas, mientras en Suiza el sistema político prevé que la última palabra de dichos campos la tiene el pueblo, pues disponemos de la fórmula del referendo [muy usado en este país]. Pueden llegar a producirse hasta cuatro referendos al año. Seguir el desarrollo del Espacio Económico Europeo significaría cambiar esto y desprenderse de ciertas competencias que pondrían fuera de juego al sistema político suizo. En estos momentos, los acuerdos bilaterales nos permiten tener más libertad.

Si Suiza perteneciera a la UE, ¿perdería su neutralidad?

No. Hay otros estados de la UE que se consideran neutrales en algunos aspectos. Un ejemplo es Austria. Esto no significa que no seamos solidarios con los demás Estados, sólo que el límite llegaría a la cooperación militar. Creo que en la actualidad no hay nada en los tratados europeos que obligue a un Estado a abandonar su neutralidad.

¿Qué diría usted a aquellos que piensan que Suiza es un paraíso fiscal para los ricos europeos que no quieren pagar sus impuestos en sus Estados?

Les diría que Suiza tiene una tradición de tener una tasa de impuestos baja y que en Suiza es el pueblo quien decide su tasa. Si un cantón quiere aumentar sus impuestos se tiene que hacer un referendo y el pueblo decide. Se trata de un control político muy eficaz para evitar poner los impuestos muy altos. Sé que de cara a algunos Estados de la Unión las tasa son muy bajas, pero son legítimas. Estamos en nuestro derecho de organizar nuestro sistema fiscal como queramos. Además, hay países de la Unión Europea, como es el caso del Reino Unido, en el que se producen acuerdos particulares diseñados para hacer atractiva la posibilidad de ir a trabajar a ese lugar. Así que no somos los únicos que tenemos acuerdos atractivos para atraer a personas que ganan mucho dinero.

Entonces, podemos decir que sí que es cierto que Suiza es un paraíso fiscal

Todo depende de lo que usted entienda por paraíso fiscal. En Suiza, todo el mundo paga sus impuestos pero es cierto que hay acuerdos particulares para personas que no realizan una actividad profesional en Suiza, como por ejemplo el cantante francés Johnny Halliday. Sin embargo, el número de personas que mantienen este acuerdo es de alrededor de 3.500. No se trata de una cifra relevante.

¿Son nacionalistas los suizos?

Me sorprende esta pregunta especialmente si se tiene en cuenta que en Suiza hay alrededor de un 21% de extranjeros. En Europa es la tasa más elevada de extranjeros después de la de Luxemburgo. Por tanto, no veo que podamos ser considerados xenófobos ya que el ejemplo prueba lo contrario. Por supuesto que estamos orgullosos de nuestra nación, de nuestra patria. Si Suiza tiene un equipo de fútbol vamos a defender una victoria suiza, pero no creo que por ello haya un nacionalismo exagerado que tenga un papel relevante en cuanto a nuestras relaciones con la UE. Creo más bien que es la tradición de la democracia directa la que nos distingue y la causa principal de que no seamos miembro de la Unión Europea.