Bibliotecas europeas, el futuro ha llegado

Artículo publicado el 3 de Septiembre de 2008
Artículo publicado el 3 de Septiembre de 2008
Llevábamos tiempo esperando un competidor europeo del Google Library Project. Este otoño, Europeana, la primera biblioteca digital europea, hará su aparición en la red. El proyecto es prometedor, pero hay todavía muchos retos por delante

El próximo mes de noviembre, Viviane Reding, la comisaria europea responsable de la Sociedad de la información y los medios de comunicación, inaugurará la página web europeana.eu, una biblioteca digital en la que se podrán consultar más de dos millones de obras: libros, películas, fotografías, cuadros, piezas musicales, mapas, manuscritos, etc. Europeana propondrá una selección de obras ya digitalizadas por diferentes bibliotecas y museos europeos.

“La Gioconda sin tener que hacer cola”

crabchick/flickr“La biblioteca digital europea permitirá a todos acceder fácil y rápidamente, desde su país de origen o desde el extranjero, a obras de arte y literatura europeas”, explicó Viviane Reding el pasado 11 de agosto. “De este modo, un estudiante checo podrá consultar las obras de la British Library sin verse obligado a ir a Londres, así como un amante del arte irlandés podrá admirar la Gioconda sin tener que esperar a la entrada del Louvre”, añadió. La Comisión europea concederá 120 millones de euros en 2009-2010 para ayudar a los Estados miembro a que ofrezcan su contenido cultural en línea.

Europeana, que estará disponible en francés, alemán e inglés desde su lanzamiento, responde a una fuerte demanda de los Estados miembro de la Unión Europea, especialmente de Francia, que lleva tiempo soñando con una herramienta anti-Google. En 2005, Jacques Chirac comenzó el proyecto de la Biblioteca digital europea con el fin de reafirmar “la identidad cultural europea y difundir su patrimonio” contra el todopoderoso motor de búsqueda estadounidense.

¿Alguien tiene 225 millones de euros?

World Economic Forum/flickrNo cabe duda de que Google Library Project está mucho más avanzado que Europeana. Desarrollado en 2004, el proyecto de Google cuenta hoy en día con más de diez millones de obras digitalizadas, procedentes de bibliotecas de todo el mundo, principalmente europeas. Entre sus recientes colaboradores europeos se encuentra la Universidad Complutense de Madrid y la Universidad de Lausana. Pero la competencia de Google no es el único reto. La Comisión europea debe además convencer a los Estados miembro de que financien el proyecto para hacer accesibles sus tesoros nacionales. Las bibliotecas europeas se reservan para ellas mismas más de 2.500 millones de libros de los que solo el 1% está disponible en formato digital. 

Solo en 1% de los archivos de las bibliotecas europeas está disponible en formato digital

“Incluso si los Estados miembro han realizado importantes progresos para ofrecer su contenido cultural en Internet, se necesitan inversiones públicas y privadas suplementarias para acelerar la digitalización”, señalaba Viviane Reding. En efecto, la Comisión calcula que el coste total de la digitalización de cinco millones de obras procedentes de bibliotecas europeas ascendería a 225 millones de euros, sin contar los cuadros y los manuscritos. En pocas palabras, Europeana no se convertirá de la noche a la mañana en el rival de Google Library. A esto hay que añadir el problema de los derechos de autor: aunque las obras de dominio público pueden utilizarse libremente, no se ha encontrado ninguna solución para las obras protegidas por derechos de autor. Todas las obras de Europeana a las que se podrá acceder en noviembre serán, por tanto, anteriores al siglo XX.

Mientras esperamos el estreno oficial de la página web este otoño, europeana.eu propone una demo virtual, limitada pero que muestra el funcionamiento de la biblioteca en línea. Las obras estarán acompañadas de pequeñas descripciones y existirá la posibilidad de compartirlas en las redes sociales. Para consuelo de los internautas, mientras esperan los seis millones de obras previstas para 2010.