Biodiversidad... ¿Súper-Europa al rescate?

Artículo publicado el 18 de Abril de 2008
Artículo publicado el 18 de Abril de 2008
La Unión Europea ha adoptado numerosas medidas para proteger su flora y fauna pero, ¿son efectivas? Un vistazo a la experiencia de Grecia, Portugal y Rumanía en el Día Mundial de la Tierra.

“Una meta esencial para la Humanidad”. Así define Stravros Dimas , comisario europeo de Medio Ambiente, la necesidad de preservar la biodiversidad por el beneficio de generaciones futuras. Dimas comparte esta opinión con el resto de europeos: según una encuesta Eurobarómetro, el 90% de los habitantes de la UE están seriamente preocupados por la desaparición de especies y ecosistemas.

Las medidas adoptadas por la UE para preservar la biodiversidad se remontan a la cumbre de Gotemburgo de 2001 donde los Estados miembros firmaron su primer acuerdo con el objetivo de detener la extinción de especies en Europa en 2010. La útima de estas iniciativas se produjo 2006, con la firma del Convenio sobre Diversidad Biológica. Los países de la UE fueron exhortados a designar zonas protegidas para las especies más amenazadas. Con este fin, la red ecológica Natura 2000 protege un 18% de la superficie de la UE15.

Grecia: las tortugas no tienen coche

A lo largo de sus casi 14.000 kilómetros de costa –la más extensa del Mediterráneo- Grecia posee una gran variedad de flora y fauna que hasta hace pocos años apenas se había visto afectada por la actividad humana. Muchas de las especies en peligro en otras partes de Europa abandonaron sus hábitats originarios para refugiarse en este paraíso de seguridad. Además, un 25% de las especies animales y casi el 20% de la flora de Grecia son endémicas.

A pesar de todo esto, en 2006 un reportaje de WWF sobre la aplicación de Natura 2000 dio a conocer la falta de voluntad y apoyo político que se dedicaban a proteger las zonas de alto valor ecológico y a aumentar la conciencia de los ciudadanos al respecto. Se afirma además que, a pesar de las presiones por parte de las oenegés, Grecia ha fracasado en la protección de sus tortugas en extinción y de una especie de lobo marino de la isla de Zante, frente a la costa noroccidental del país.

En 2002, el Tribunal de Justicia Europeo resolvió que Grecia no había cumplido con su obligación de aplicar de forma efectiva y estricta las medidas a favor de la protección de especies en peligro y amenazó con sancionar al país en caso no producirse mejoras. Siguiendo el propósito de conservación de especies se construyó el Parque Nacional Marino. A pesar de ello, cinco años después, la instalación de dos zonas de aparcamiento en las cercanías de áreas de playa protegidas parecen demostrar que los esfuerzos de los ecologistas pueden haber sido en vano.

Portugal: Sin pájaros en la cabeza

El origen volcánico y el clima tropical de los archipiélagos de Azores y Madeira hacen del patrimonio natural de Portugal uno de los más importantes de Europa. Con sus dunas, zonas rocosas, ciénagas y lagos, Portugal sirve de hábitat a un gran número de especies, aunque muchas de ellas también están amenazadas. De unas 313 especies de pájaros que hay en Portugal, el 35% se encuentra en peligro de extinción.

Portugal ha jugado un papel decisivo en el desarrollo de estrategias para alcanzar la meta de 2010, con su labor, entre julio y diciembre del 2007, como presidente de la UE. Otro gran logro de este país fue dar a conocer la relación fundamental entre economía y biodiversidad, con el objetivo de evitar la extinción de las especies. Y en lo que se refiere al tema biodiversidad a nivel nacional, Portugal da muestras de haber usado correctamente sus fondos en la designación de las zonas protegidas.

Rumanía: la fauna en el centro geográfico europeo

A pesar de la enorme riqueza natural de Rumanía, el crecimiento de la agricultura y de las zonas urbanas han hecho mella en sus hábitats naturales. Un informe de 2006 destaca que este país se ha comportado por debajo de lo estimado en muchas áreas del plan Natura 2000. Los fondos nacionales para la protección de la naturaleza se consideran inadecuados y, además, Rumanía ha fracasado en la aplicación de las directivas europeas en la legislación nacional y en las estrategias de concienciación de sus ciudadanos. En octubre del 2007, la Comisión Europea dio un toque de atención a Rumanía amenazándola con tomar medidas legales por haber infrigido la legislación de biodiversidad, al no haber designado zonas protegidas para las aves migratorias vulnerables, tal y como se establece en Natura 2000.

Fotos: en el texto- tortugas(Pierre Pouliquin/ Flickr), laguna en Portugal (Positiv/ Flickr), ave migratoria(ferran pestaña/ Flickr), En portada: (sagabardon/Flickr)