Birgit Õigus: La voz del bosque

Artículo publicado el 13 de Noviembre de 2015
Artículo publicado el 13 de Noviembre de 2015

El 50% de Estonia está cubierta de bosques: Parece que, los números a un lado, la relación entre estonios y la naturaleza es una fuente constante de inspiración. El pasado agosto, un grupo de estudiantes de la Academia de Bellas Artes de Estonia construyó una serie de megáfonos gigantes de madera, en mitad de un bosque en el condado de Voru. ¿El propósito? Amplificar los sonidos de la naturaleza.

Cafébabel: Birgit, ¿cómo nació tu idea de crear estructuras con forma de megáfonos de madera que se pudiesen insertar armoniosamente en el bosque estonio?

Birgit Õigus: Se nos había encargado crear una especie de biblioteca dentro de un bosque. Sin embargo, desde el principio yo tenía claro que no quería llevar ningún libro al bosque. La instalación se llama Ruup (ruupor significa megáfono, n.d.r.): La idea es que los sonidos de la naturaleza atraviesen esta especie de “megáfonos” y que sean amplificados por las estructuras que hemos creado. El bosque tiene un catálogo infinito y propio de “audiolibros” que se renuevan contínuamente. Ruup fue creado para permitir que nos inspiremos y relajemos con la paz ofrecida por la naturaleza. El objetivo es abandonar nuestro primer sentido, la vista, para concentrarnos exclusivamente en el oído. En pocas palabras, es un lugar para escapar de todo.

Cafébabel: ¿Comó nació la colaboración con Derelict Forniture, la empresa que ha proporcionado los materiales? Puesto que Derelict recicla la madera de deshechos industriales y de montones de maderas abandonas ¿cuál es el origen de los megáfonos?

Birgit Õigus: Nosotros consultamos con Derelict y ellos nos ayudaron a pensar de manera creativa. En este caso, sin embargo, los megáfonos fueron creados totalmente a partir de materiales nuevos.

Cafébabel: ¿Cuál es tu relación con el bosque? ¿Cómo te sentiste la primera vez que escuchaste aquellos sonidos amplificados?

Birgit Õigus: Con los bosques estonios tengo una relación de afecto. Me gusta pasear entre los árboles y la naturaleza cuando tengo la necesidad de liberar mi mente. Me sentí feliz una vez que habíamos terminado la instalación y la inspección. Los sonidos presentes en la naturaleza son totalmente diferentes de los sonidos de la ciudad: Son tan puros y agradables que la primera vez que los escuché amplificados percibí una especie de recuerdo agradable dentro de mí. Se trata de sonidos familiares pero al mismo tiempo nuevos porque a menudo se los olvida y no se los escucha.

Cafébabel: ¿Qué sonido devuelven los megáfonos?  ¿Hay alguno que sin la ayuda de los mismos no se escucharía?

Birgit Õigus: La forma simbólica de los megáfonos ayuda a las personas a concentrarse y a escuchar qué sucede a su alrededor. Nos ayuda a recordarnos a nosotros mismos que debemos escuchar lo que la naturaleza tiene que decirnos. La madera no es un material duro y rígido como el acero, sino más ligero y “acogedor”. La forma amplifica sonidos de una cierta frecuencia como un verdadero megáfono, mientras que la madera agrega una acústica más delicada a esos sonidos.

Cafébabel: En París tendrá lugar la COP21, ¿cuál es tu nivel de confianza en los grandes acontecimientos globales relacionados con el cambio climático? ¿Y qué papel consideras que puede tener el arte en este tipo de procesos?

Birgit Õigus: No estoy formada científicamente sobre este tipo de asuntos, pero creo que los artistas pueden hacer reflexionar a su público si crean un artefacto que tenga cierto objetivo. Como mis megáfonos que amplifican los sonidos que nos rodean cada día, pero que no pueden ser escuchados o son percibidos como ruidos de fondo por la mayor parte de nosotros.

Cafébabel:¿Cómo crees que los bosques podrían ser preservados en el futuro?

Birgit Õigus: Yo me ocupo del diseño y de la arquitectura. En mi caso he intentado trabajar en un diseño que no contamine el ambiente y que no sólo esté rodeado por éste, sino que se convierta en parte del mismo. El bienestar de la naturaleza le compete más a los especialistas del campo ambiental. En mi opinión, lo principal es que los bosques sean verdaderamente preservados y no abandonados completamente: Un bosque permite que el territorio crezca más fuertemente. También garantiza que las personas que habitan ese territorio vivan mejor. Estonia es uno de los primeros 5 países de la UE con el porcentaje más alto de áreas boscosas, cerca del 55-60%. Espero que sea siempre así.

_

Este artículo forma parte del proyecto #21Faces: hemos reunido 21 historias de 21 jóvenes para contar sobre una Europa “verde”, original e innovadora en vistas de la COP21, la gran conferencia mundial sobre el cambio climático, organizada en París del 30 de noviembre al 11 de diciembre de 2015.